Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Salvadoreños que piden refugio alrededor del mundo

 Datos del ACNUR evidencian el aumento de solicitudes de refugio de salvadoreños desplazados alrededor del mundo. En muchos casos son familias completas 

Campo de refugiados

Dos niñas caminan al amanecer en un campo de refugiados en Herat, Afganistán. | Foto por EFE/ Jalil Rezayee

Dos niñas caminan al amanecer en un campo de refugiados en Herat, Afganistán.

Las solicitudes de refugio de salvadoreños en países alrededor del mundo han incrementado considerablemente durante los últimos diez años. 
Países de América, de Europa y otros continentes que no aparecían en el listado de salvadoreños que pedían refugio han comenzado a sumarse a los datos recolectados por el  Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR). 

Algunos de los países que han comenzado a registrar un alza de salvadoreños que están llegando a solicitar refugio están los vecinos Nicaragua, Costa Rica y Panamá. Especialistas de entidades como el Instituto de Derechos Humanos de la UCA(IDHUCA) relacionan esta situación al alza de víctimas del crimen organizado y que al momento de huir, en la búsqueda de un lugar seguro, les resulta más adecuado movilizarse a los países más cercanos. Al interior de El Salvador las personas amenazadas por las pandillas ya no están seguras. 

De acuerdo con datos recopilados del portal del ACNUR, en diez años la cantidad de países que había recibido solicitudes de refugio de salvadoreños pasó de 12 a 27, entre 2004 y 2014. 

Se sumaron países como Noruega, Finlandia, Portugal y Francia. 

La necesidad de desplazarse a causa de la violencia sigue en aumento. 

Julio Buendía, encargado de la pastoral de movilidad humana de Cáritas El Salvador, expresó que el aumento de solicitudes en Europa puede deberse a que para ingresar a varios de estos países no es necesario tener una visa. Además dijo que existen algunos programas de ayuda internacional que trabajan con personas desplazadas, aunque no son suficientes para la necesidad. 

Buendía señaló que países como España e Italia son donde más se concentra la migración de salvadoreños en Europa porque ahí ya hay una comunidad establecida de compatriotas. Quienes huyen también buscan el alivio de tener un grupo de apoyo que les facilite adaptarse al nuevo entorno.

Pero los casos siguen en aumento. Tanto el IDHUCA como Cáritas han visto un incremento de las solicitudes de ayuda, de atención y de guía para poder solicitar asilo fuera del país. 

Justo esta semana Cáritas recibió el caso de un joven que está huyendo de las pandillas. Él ya no piensa en movilizarse a otro municipio quiere irse lo más lejos posible, a Australia, pero no tiene las condiciones para pagar un viaje.  

“Es difícil porque son casos que urgen que salgan del país, hay muchas familias, uno se queda esperando, qué pasa aquí, qué puedo hacer yo, esta gente debe estar afuera”, exteriorizó Buendía. 

La situación apremia a El Salvador para que reconozca el problema de los desplazamientos forzados. 

Ya en 2012, en un informe realizado por el Centro  Internacional  para  los Derechos  Humanos  de  los  Migrantes (CIDEHUM) a  solicitud  del ACNUR se destacaba la necesidad de reconocer el problema.

  
“Creo que así sería más fácil para que la comunidad internacional pudiera aportar para mejorar la atención, la asistencia y el apoyo a las familias que urgen que salgan del país”, expuso Buendía. 

Añadió que la única “asistencia” que brinda el Estado es la compañía de policías cuando las familias deben de huir de sus hogares. Además, en los planes de seguridad tampoco se contempla la atención de quienes huyen del acoso de las pandillas.  

“La protección de estas personas no se da por el mismo hecho de que el problema no es aceptado”, dijo Buendía.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación