Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Oposición condiciona votos para emitir $1,200 Mlls. en bonos

Gobierno pide aval a la Asamblea para adquirir la deuda de largo plazo para cumplir con pagos “ineludibles”

Plenaria
Plenaria

Ante la petición del gobierno para que la Asamblea le avale la emisión de $1,200 millones más en bonos, partidos de oposición condicionan su apoyo a que el FMLN desista de usar $900 millones para el mismo propósito. 

La solicitud del Ejecutivo fue conocida ayer en el pleno legislativo, pero aunque algunos diputados como Mario Ponce, del PCN, y Guillermo Gallegos, de GANA, dicen que es necesario endeudarse para solventar las obligaciones urgentes que tiene el gobierno, han condicionado sus votos a que no se utilicen los $900 millones en deuda de corto plazo que siguen en suspenso por una medida emitda por la Sala de lo Constitucional de la Corte Suprema de Justicia.

Asimismo, el diputado de ARENA, René Portillo Cuadra, advirtió que si el gobierno emite $1,200 millones más en títulos valores este año, el porcentaje de la deuda pública habrá subido en un 61% con relación al Producto Interno Bruto (PIB). 

Esto sería “insostenible financieramente para el país” consideró el tricolor al consultarle si su bancada apoyaría la petición presentada por el ministro de Hacienda, Carlos Cáceres, para emitir bonos.

La autorización de la Asamblea para que el Ejecutivo emita títulos valores necesita de 56 votos y ARENA tiene la mayoría de curules en el Congreso con 35 legisladores.

Según el decreto enviado por el Ejecutivo el pasado martes sin ninguna divulgación, los fondos de los bonos se destinarán, entre otras aspectos, al “pago de capital e intereses de la deuda de corto plazo, para apoyo presupuestario y para fortalecer la caja fiscal de la Tesorería General de la República”.

Para Portillo Cuadra, lo que esta solicitud de $1,200 millones refleja “es la gravísima situación financiera que está pasando el Estado, producto de la mala administración; a estos le suman $4,500 millones en ahorro de pensiones que se quieren llevar de los trabajadores”, señaló. 

Y agregó que en cuatro años que le quedan al gobierno “se estaría llevando $6,000 millones, sería un descalabro total de las finanzas públicas”.

Gallegos afirmó que entre los partidos hay un “preacuerdo” de retirar la solicitud que hizo el gobierno en su momento para usar $900 millones en Letes, de los cuales el presidente Salvador Sánchez Cerén dijo que $100 millones se destinarían para combatir la delincuencia, y así autorizarle la emisión de estos nuevos $1,200 millones en bonos.

El gobierno después pidió que la Asamblea avalara el impuesto del 5% a los usuarios de telefonía para destinar los fondos a seguridad. 

Al consultarle a la presidenta de la Asamblea Legislativa, la efemelenista Lorena Peña, sobre la petición y uso que se le dará a ese dinero respondió escuetamente: “Esos entrarán hoy (ayer) por la tarde, entiendo que son para Hacienda, pero tienen que ser distribuidos entre varios proyectos; los vamos a estudiar en la comisión”. 

Pero cuando se le preguntó a Peña si servirán para hacer pagos “ineludibles” del gobierno, tal como dice en el escrito que presentó Hacienda contestó: “Usted ya tiene la respuesta, no me la pregunte”.

Según el portal gubernamental Transparencia Fiscal, la deuda en bonos internacional es de $4,000 millones y desde 2014 no se realiza ninguna emisión de bonos.

De acuerdo al escrito presentado por Cáceres, los fondos que se obtengan de la emisión el Estado podrá “realizar operaciones financieras de crédito orientadas a generar los recursos necesarios para atender urgentes e ineludibles obligaciones de pago”. 

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación