Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Médicos consideran que otra vez falló la vigilancia sanitaria

Las autoridades del Minsal confirmaron ayer la circulación del virus zika en el país

Trabajadores del Ministerio de Salud fumigan en colonias de Soyapango, San Salvador.

Trabajadores del Ministerio de Salud fumigan en colonias de Soyapango, San Salvador. | Foto por ARCHIVO

Trabajadores del Ministerio de Salud fumigan en colonias de Soyapango, San Salvador.

Tras varios meses de que médicos del Instituto Salvadoreño del Seguro Social (ISSS) y especialistas del sector privado comenzarán a alertar y notificar casos clínicamente compatibles con el zika, ayer, la ministra de Salud, Violeta Menjívar confirmó la circulación del virus en el país.

Especialistas como Iván Solano Leiva y Jorge Panameño manifestaron que nuevamente las autoridades tardaron en detectar y reconocer que la enfermedad estaba presente en el país, como ocurrió el año pasado con el chikunguña.

“El virus debe tener ya, por lo menos, entre cuatro y cinco meses de estar presente en El Salvador. Desde hace tiempo, nosotros comenzamos a ver casos clínicamente compatibles”, dijo Panameño.

Por su parte, Solano Leiva, expresó que “desde el punto de vista como infectólogo es confirmación oficial por parte de salud, pero nosotros desde hace meses habíamos dicho que se estaban dando casos de enfermedades compatibles con el virus zika y que teníamos la certeza de que el virus ya estaba circulando en nuestro país”, comentó Solano Leiva.

El Minsal detalló que tres personas dieron positivas al virus, una mujer de 33 años,  residente en  Concepción Batres, Usulután; un hombre de 28 años originario de Jiquilisco en Usulután y una mujer de 32 años, procedente de Tonacatepeque, San Salvador; los das primeros  personas consultaron en el sistema público y el tercero en el ISSS. 

Panameño y Leiva consideran que la vigilancia sanitaria otra vez falló y que en caso de una enfermedad de alta moribimortalidad (alta presencia y muerte de la enfermedad) puede acarrear consecuencias graves a la población.

“Los sistemas de vigilancia epidemiológica funcionan en el mundo para tomar decisiones tempranas, si llega un germen con alta morbilidad y mortalidad y lo manejamos de esta meneara, las consecuencias serán devastadoras”, indicó Panameño.

De acuerdo al Minsal, fue en octubre que médicos del primer nivel de atención, tanto públicos como privado dieron a conocer los primeros casos sospechosos de la infección, que a partir de ese aviso iniciaron las investigaciones de campo, se les tomaron muestras para dengue y chikunguña y estas dieron negativas.

Agregaron que enviaron diez muestras a los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades de Fort Collins, de ellas tres fueron positivas al virus.

El 20 de octubre, tras varias semanas de que médicos empezaron a reportar pacientes  sospechosos del zika, las autoridades del Minsal descartaron que en el país hubiera casos sospechosos y dijeron que los doctores estaban confundiendo la enfermedad, que ninguno cumplía con la definición.

“Hemos recibido información de personas que podrían o que parecieran tener zika, pero si nosotros decimos que es un sospechoso significa que esta persona tiene un nexo epidemiológico, que en los últimos 15 días ha estado con una persona con zika y eso no ha ocurrido”, dijo Rolando Masis, director de Vigilancia Sanitaria, el 20 de octubre. 

Solano Leiva indicó que “nuevamente la vigilancia epidemiológica es una debilidad de nuestro sistema de salud. No tenemos la capacidad de hacer una detección temprana de una nueva enfermedad, primero porque no tenemos la capacidad instalada de laboratorio, siempre dependemos de organismos internacionales y segundo porque usamos criterios políticos para tratar de ocultar una realidad”.

El infectólogo agregó que las autoridades de Salud se hacen de los oídos sordos cuando los médicos empiezan a  dar reportes y se vuelven “cuadrados” con las definiciones que otros organismos les recomiendan, como decir que para considerarse sospechoso tuvo que estar en contacto,  los últimos 15 días con una persona con zika.

Por su parte Panameño dijo que aparentemente el zika está desplazando al dengue y el chikunguña, que en su consulta privada, desde hace un mes aproximadamente, de cada diez pacientes que atiende, diez tienen signos de zika y dos son de dengue o chikunguña.

El especialista expresó que las autoridades de salud deben poner en marcha dos criterios importantes: vigilar particularmente el aparecimiento de pacientes con parálisis flácida, que es la primera manifestación del síndrome Guillain Barré y en todas las maternidades establecerse una vigilancia de un posible incremento de casos de microcefalia (desarrollo insuficiente del cráneo) asociados al virus.

De acuerdo con Panameño en Brasil se ha reportado un incremento de microcefalia y del síndrome Guillain Barré, en las zonas donde ha circulado el virus, aunque no existe evidencia científica para afirmar que esté asociado al virus, pero sí existen estadísticas del incremento de estas dos problemas de salud.

El zika, el dengue y el chikunguña son transmitidos por la picada de un zancudo infectado.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación