Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Gastos revelan lujoso estilo de vida de Mauricio Funes

Pasó de vivir en una casa de clase media a una suntuosa residencia en 2014. Investigación judicial muestra compras exorbitantes en tiendas exclusivas del exterior 

ctv-4po-imagen-residencia-en-lomas-a-de-altamira-02-26058893

La investigación que le siguió Probidad de la Corte Suprema de Justicia, que le descubrió ingresos no justificados por $702 mil, trae a la memoria de los salvadoreños el ascenso radical que el expresidente Mauricio Funes tuvo en su estilo de vida desde poco antes de llegar al poder: de vivir en una casa de clase media antes de llegar al poder a morar en suntuosas residencias durante y después de ser el primer presidente de izquierda.

Siendo un entrevistador de televisión, el exgobernante residía en la calle Izalco casa 5-G de la colonia Arcos de Santa Elena, en Antiguo Cuscatlán, La Libertad, una zona de familias de clase media y media alta.

Tras ser designado candidato presidencial del partido FMLN, en 2009, se fue a instalar a una residencia en la colonia San Benito que le proveyó el empresario Nicolás Salume (ya fallecido).

En esa misma oportunidad, se reveló públicamente que Salume también le otorgó un préstamo por $3 millones, el cual posteriormente Funes dijo que había sido una donación para su campaña.

Al parecer, ese es el mismo monto de dinero que la Corte Suprema de Justicia le ha pedido a la Fiscalía General de la República y al Ministerio de Hacienda que investiguen, pues nunca se aclaró qué sucedió con él al final.

Posteriormente, tras ser electo como mandatario,  se mudó a la Residencia Presidencial.

Al final de su gestión, él mismo dijo que alquilaría una lujosa residencia en la calle La Guacalchía de la colonia Lomas de Altamira. Ese mismo es el domicilio que se le adjudica a la exprimera dama, Vanda Pignato.

En su momento se dijo que la casa pertenece a su amigo Miguel Menéndez, conocido como “Mecafé”, expresidente del Centro Internacional de Ferias y Convenciones (Cifco).

Según publicó entonces el periódico digital El Faro, Menéndez adquirió el terreno a un monto de $179,122.

Funes aseguró que esa casa “la alquilaría” para él y su familia a partir de junio de 2014, cuando dejara la presidencia.  Además confirmó la propiedad del inmueble a nombre de la sociedad Mecafé S.A. de C.V., una de las firmas de Menéndez.

“La casa no es propiedad mía, ni la he construido yo. Es una casa que yo he alquilado para residencia de mi familia a partir del próximo mes de junio (de 2014)”, dijo el ex presidente a través de un boletín de la Presidencia de la República.

Esta casa fue construida sobre un terreno de 1,565 metros cuadrados. Tiene doble muro y una torreta de vigilancia. Fue construida, según El Faro, por la empresa HBASA, propiedad de Hugo Barrientos, exviceministro de Obras Públicas  y presidente de la Comisión Ejecutiva Portuaria Autónoma (CEPA) bajo la administración Funes.

En mayo de 2014 El Diario de Hoy obtuvo en el Centro Nacional de Registros (CNR) la escritura de propiedad del inmueble, en la cual se confirma como propietario Menéndez y que la firma Inversiones Territoriales y Gravámenes Locales S.A. de C.V. le vendió a Mecafé el terreno donde se construyó la casa.

La Corte ordenó, como una medida cautelar, el congelamiento de cuatro cuentas bancarias del exmandatario y notificó al Viceministerio de Transporte que impida cualquier transacción de ocho automotores, cinco de ellos a nombre de Funes y tres a nombre de uno de sus hijos.

Tres de las cuentas inmovilizadas hacían un monto  de $51 mil. No se conoció el total de la cuarta cuenta.

 Además, la Sección de Probidad de la CSJ informó a la Corte Plena la semana pasada que Funes, al finalizar su mandato, reportó gastos mayores a los ingresos que recibió siendo presidente, y terminó con un saldo negativo de $36, 782.

Según la investigación que se le siguió, Funes  hizo gastos exorbitantes en tiendas lujosas en el país, así como de EE. UU., Brasil, y Panamá, que superaron los $54 mil. En esos comercios se adquieren artículos como relojes, carteras, zapatos,   maletas entre otros. (Lea detalles en la siguiente página).

La resolución también indica que la Fiscalía General de la República y el Ministerio de Hacienda deben investigar el origen de todos los fondos que Funes recibió durante la campaña presidencial antes de llegar al Ejecutivo, así como también indagar si por esas transferencias Hacienda percibió los impuestos correspondientes.

En este punto hay que recordar que sobre el donativo de Salume, Funes dio varias versiones. Primero dijo que había sido un préstamo, luego una donación al FMLN, y finalmente indicó que se lo transfirieron de forma directa a una cuenta personal. Asimismo, reconoció que no pagó impuestos.

“Se metió en mi cuenta porque había de alguna manera que agilizar ese recurso, pero eso lo decidió él después. Formalmente no es una donación, para que ustedes lo tengan muy claro, y por eso es que no tendría que pagar impuestos, por eso fue que Salume me perdonó esa deuda”, dijo Funes en su momento.

Para llevar el juicio civil, la CSJ designó a la Cámara Segunda de lo Civil de la Primera Sección del Centro, con sede en San Salvador.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación