Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Corte ordena juicio contra Leonel Flores, exdirector del ISSS

La Corte Plena indica que informe de Probidad da indicios suficientes de supuesto enriquecimiento ilícito, ya que el exfuncionario no justificó parte de sus ahorros, de ingresos de empresa en EE. UU., ni de

Leonel Flores Sosa

San Salvador, 17 de junio de 2011 | Foto por LL

San Salvador, 17 de junio de 2011

La Corte Suprema de Justicia en pleno ordenó abrirle un juicio a Leonel Flores, exdirector del Instituto Salvadoreño del Seguro Social (ISSS) en el gobierno de Mauricio Funes, tras determinar “indicios suficientes” de que se ha enriquecido de forma ilícita.

El máximo tribunal estableció que el exfuncionario no justificó el origen del dinero con que compró vehículos ni parte de sus ahorros ni la presunta sobrevaluación de una casa, además de no haber probado ingresos adicionales ni que los recibiera de una sociedad de la que dijo ser parte.

Los magistrados emitieron su decisión por unanimidad y remitieron el caso a la Cámara Segunda de lo Civil, tras recibir un amplio informe de la sección de Probidad.

Según la Corte, Probidad detectó en lo declarado por Flores Sosa “irregularidades e indicios que presumen enriquecimiento ilícito” y destaca las transacciones bancarias hechas durante su gestión. 

“La Sección de Probidad estableció la existencia de irregularidades e indicios que presumen enriquecimiento ilícito, debido a que los depósitos bancarios realizados a cuentas del exfuncionario reflejan ingresos mensuales muy superiores a lo recibido por la prestación de servicios en el ISSS”, dice el informe.

Flores Sosa fungió como director general del ISSS del 14 de enero de 2011 al 31 de mayo de 2014, cargo que vino año y medio después de que Mauricio Funes asumiera la Presidencia y luego que le apoyara en la campaña entre la diáspora salvadoreña en Estados Unidos.

En ese periodo de gestión (tres años y cuatro meses), dice Probidad que el exfuncionario realizó depósitos que ascienden a $512,016.13 y que además hizo retiros por $367,182.37, pero el punto es que dichos montos no son coherentes con la suma de los salarios percibidos como funcionario.

“De dichos depósitos, los correspondientes a salarios suman $194,733.33”, establece Probidad, tomando en cuenta que tales depósitos los realizaba cada mes y luego de aplicados los descuentos de ley.

Pero en esas transacciones financieras, Probidad estableció que Flores Sosa no justificó el origen de la mayor parte de sus depósitos.

 “La sección de Probidad establece que es desconocida la procedencia de depósitos por $313,282.88, sobre todo tomando en cuenta que según afirmaciones del declarante, los ingresos percibidos en el extranjero no ingresarían a cuentas bancarias de El Salvador, siendo esto último parte del juramento que consta en su declaración patrimonial”, dice la Corte.

Probidad le dice a la Corte Plena que el exdirector del Seguro Social tampoco presentó la documentación adecuada que respaldara dichos depósitos en cuestión. 

“Lo anterior indica que las erogaciones efectuadas por el señor Flores Sosa superan significativamente lo que obtuvo como ingresos comprobados de su desempeño en el cargo mencionado, siendo inexistente la justificación sobre la procedencia del dinero utilizado para sufragar los pagos y gastos que excedían en cientos de miles de dólares su ingreso”, dice la Corte.

Pero además, en la resolución de la Corte Plena se hace constar que Flores Sosa informó que solo poseía $78,594 en sus cuentas de ahorro y que “omitió referirse a cuatro cuentas adicionales -tres a su nombre y una a nombre de su cónyuge”, lo que aumenta a más de $105,010.03 el depósito bancario.

“En el informe se concluyó no haberse explicado la procedencia de los depósitos bancarios en efectivo superiores a $1,000 realizados en el periodo que el declarante ejerció el cargo y que aproximadamente suman $313,282.80, los que permitieron al declarante y a su cónyuge tener ahorros al 31 de mayo de 2014 (cese del cargo) por un total de $105,010.03”, dice el fallo. 

Destaca, además, que en una de las cuentas de ahorro de la esposa de Flores, Dennis Karina Hernández, se refleja un depósito por $47,000 y que Flores Sosa no registró ningún retiro u otra transacción como préstamos equivalente a esa cantidad hecha en la fecha cercana a la de dicho depósito.

Pero hay otro hecho que llama la atención de Probidad y es que a la par de ese y otros depósitos hechos por la esposa de Flores Sosa (que van de $1,000 a $7,000) hizo retiros de $20,000 y $32,000 entre 2013 y 2014, el último de ellos justificado en que servirían para “prima para compra de casa” y fueron transferidos a Estados Unidos.

Sin embargo, dice el informe, “llama la atención que dentro de la declaración de cese de funciones no conste ningún inmueble adquirido en el extranjero”.

En total, dice Probidad, el exfuncionario suma una cantidad aproximada de $608,387.28 “cuya procedencia no se encuentra justificada”.

Empresa no lo reconoce

Pero el cuestionamiento de Probidad sobre el origen de los ingresos de Flores Sosa no llega allí. Dice que el exfuncionario reportó que sus otros ingresos provienen de una empresa establecida en Estados Unidos, pero no dio información certera de ella.

El declarante indicó a Probidad que tiene acciones en la sociedad Best Quality Service LLC, la cual opera bajo las leyes del Estado de Virginia (EE. UU.) y que los accionistas de dicha empresa decidieron distribuirle un monto mensual de $12,419.

Pero la Corte duda de esa información pues, dice, eso “lo ha intentado respaldar con una fotocopia de una carta suscrita por Félix Carrera, señalado como presidente de la sociedad, que está en inglés y que no ha sido traducida ni legalizada”.

Al tratar de comprobar la veracidad de lo declarado se buscó el apoyo de la Embajada de EE. UU., de la cual recibieron una carta fechada 18 de noviembre y firmada por el asesor jurídico Jason Kaplan, en la que dice que después de haber realizado las “investigaciones apropiadas”, la empresa indicada por Flores no tiene el domicilio que dijo ni él trabaja en dicho local y que tampoco se le identificó.

A raíz de eso, la Corte considera que ese es un indicio adicional, pues no ha quedado establecida la vinculación de Flores con la sociedad mencionada, “lo cual deberá indagarse por las instancias correspondientes”.

“Por lo cual concluye que no se cuenta con la documentación legal que respalde las acciones de la sociedad y que justifique el valor declarado al cese de funciones en el rubro de “otros activos e inversiones” por un valor total de $123,200.00”, dice Probidad. 

Pero además, se deja constancia que Probidad “realizó observación en relación con este aspecto y requirió presentar el número y valor de las acciones, porcentaje de participación y saldo de la inversión”, pero que Flores Sosa solo cumplió parcialmente”.

Agrega que se le insistió que debía aclarar respecto a todos los puntos indicados pero que nunca contestó.

Las dudas de la Corte también surgen del hecho de que Flores Sosa reportó los ingresos anuales por $149,028 relacionados a sus acciones en dicha empresa, lo cual corresponde al rubro de “otras rentas anuales” y no la inversión de las acciones propiamente en la sociedad.

Compra de autos

Pero las cuentas bancarias no son los únicos aspectos de la declaración patrimonial de Flores en que Probidad detectó anomalías.

Probidad también le cuestiona a Flores Sosa de dónde sacó el dinero para comprar tres vehículos, según reportó en su informe de bienes. 

Uno de los vehículos dice haberlo adquirido al expresidente Mauricio Funes por valor de $15,000. Se trata de un Mini Cooper año 2010, cuya compra dice haberla hecho el 8 de abril de 2013.

También dijo haberle comprado a Herbert Ernesto Saca Vides un Mercedes Benz año 2008 por $60,000, pero que según la Corte “se desconoce de dónde provienen los fondos para su compra, ya que no se advierte la existencia de retiros o créditos bancarios realizados para tal fin tomando en cuenta la fecha de adquisición, el precio y las operaciones bancarias llevadas a cabo por el señor Flores Sosa”.

Además le cuestiona la Corte a Flores que, al asumir el cargo, declara que este vehículo, que dijo haberlo adquirido en $60,000 en abril de 2011, pero que en ese mismo año, cuando asume el cargo, indicó que el valor era de $120,000, pero que al cesar en sus funciones declaró un valor distinto: $23,200.

También reportó la compra de un auto marca Ford valuado en $50,000, el cual, dice el informe de la Corte, fue vendido pero el producto de esa venta no se ve reflejado en la declaración hecha por el exfuncionario; tampoco le informó el precio ni la fecha de venta, información que la Corte considera “esencial para realizar el cruce con los reportes bancarios”. (Ver detalle en cuadro aparte). 

En la declaración, Flores Sosa también reportó otros vehículos de su propiedad: una marca Hummer H3 año 2006 que dice haberlo adquirido el 14 de junio de 2014 por $25,500 a José Miguel Antonio Menéndez Avelar, conocido como “Mecafé”, otro amigo personal de Funes y expresidente del Centro de Ferias y Convenciones (Cifco).

Además adquirió, luego de asumir el cargo público, un vehículo marca Lexus LS400 año 1994 el 18 de junio de 2012.

En la declaración ante Probidad, según el documento al que tuvo acceso El Diario de Hoy, también reporta una vehículo marca BMW año 2007

Casas y tarjetas crédito 

También destaca el informe que en el Registro de la Propiedad del Centro Nacional de Registros, está inscrito un inmueble situado en la colonia Escalón de San Salvador, a nombre de Flores Sosa.

El inmueble, añade, fue adquirido por él en fecha 16 de agosto de 2011 por $500,000, el cual, dice, el día de su compra se constituyó una hipoteca abierta a favor del Banco Hipotecario hasta por la suma de $605,000 para un plazo de 30 años. 

Esa deuda es la más significativa de las que reporta Flores Sosa, dice el informe, y por el que se comprometió a pagar cuotas mensuales de $3,962.09, cuota que bajó luego de que reestructurara el crédito con su acreedor.

Otro hallazgo importante de la investigación es que Flores Sosa hizo “abonos sustanciales” a sus tarjetas de crédito por $159,564.48, algo que no supo justificar, según el comunicado de la Corte.

Pero en la resolución, dice que el exfuncionario realizó pagos de dos tarjetas de crédito, una de Comédica y otra del Banco Promérica hasta por $163,950.20.

En su resolución, la Corte destaca otras transacciones del exdirector del Seguro Social. Dice que Flores desembolsó $122,824 en concepto de pago de un préstamo de $500,000 en agosto de 2011.

“Al sumar los pagos de la deuda hipotecaria y tarjetas de crédito durante el periodo que ejerció el cargo, da como resultado que el declarante realizó pagos por $286,774.99, es decir que en este concepto el declarante erogó el 97 % de su ingreso total, reportado por el Instituto Salvadoreño del Seguro Social, sin tomar en cuenta las deducciones de ley (...) único ingreso comprobado por la Sección de Probidad de la Corte Suprema de Justicia”, dice.

La resolución fue firmada por los magistrados Óscar Pineda Navas (presidente), Florentín Meléndez, Belarmino Jaime, Sidney Blanco, Rodolfo González, María Luz Regalado, Ovidio Bonilla, Óscar Alberto López Jerez, Doris Luz Rivas Galindo, Leonardo Ramírez, Roberto Argueta, Dafne Sánchez, Elsy Dueña, Paula Patricia Velásquez y Sergio Luis Rivera.

Se le consultó a Leonel Flores vía su cuenta personal de Twitter sobre los hallazgos de la Corte a su informe de bienes y la decisión de abrirle juicio, a lo que contestó: “No tengo la resolución completa de la Corte y solo sé lo del comunicado y que yo me presenté a dejar un oficio para ponerme a la orden por las indagaciones y no me lo permitieron, casi que tengo que revisar cuidadosamente todo para dar mi versión.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación