Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Aduanas cambia forma de cobro de 18 dólares afectando a Pymes

El cobro para escanear los contenedores con rayos X se hará por declaración de mercancía y no por furgón.

ctv-nbq-file-fa1e4405-d47a-982b-6411-a3d5b7b085cf

El año nuevo no pinta bien para los pequeños y medianos empresarios (Pymes) que suelen sacar o introducir su mercadería al país compartiendo el espacio  con otras empresas en un solo furgón porque no logran llenar uno completo. 

De acuerdo a un nuevo campo pagado del ministerio de Hacienda,  la Dirección General de Aduanas, comenzará a cobrar $18 por el servicio de escáner con rayos X por cada declaración de mercancía que el empresario haga y no por furgón, como es lo habitual. 

Es decir, que si un furgón pagaba antes una sola tarifa de $18 por diez mercancías de diez diferentes empresas, ahora, con este cambio, pagará $180 por hacer uso de uno de los seis escáner que están situados en seis diferentes aduanas del país. 

Algunas de las empresas afectadas por este cobro son los courier o empresas de entrega de paquetes exprés.

También se verán afectados los envíos de muestras sin valor comercial, que son el inicio de los trámites para importar y exportar.

La publicación vuelve a sorprender a los miembros de la Comisión Intergremial para la Facilitación del Comercio (CIFACIL), pues desde octubre pasado han solicitado al vicepresidente de la República, que suspenda esta disposición, alegando que se aumentan los costos para las empresas y se le resta competitividad al comercio regional. 

La presidenta de esta Comisión, Carmen Aída de Meardi, explicó que le han enviado dos cartas al vicepresidente en dos fechas distintas y a la fecha no han recibido ninguna respuesta de su parte. 

Esta disposición se aplicaría, inicialmente, en enero de este año, pero la intervención del vicepresidente Ortiz así como la del Secretario Técnico de la Presidencia, Roberto Lorenzana, impidió que entrara en vigor y el cobro se pospuso un año más. 

Sin embargo, el tema reavivó de nuevo en octubre, por lo que la Comisión decidió pedirle expresamente a Ortiz que volviera a intervenir en vista de la afectación que podría generarle a las pequeñas y medianas empresas. 

“Lo anterior nos sorprende pues refleja una clara inconsistencia entre lo que conversamos en CIFACIL y las acciones que se llevan a la práctica, sin tomar en cuenta los impactos reales que hemos señalado para este caso en particular. 

“Esta situación dificulta la construcción de confianza y diálogo, haciendo lento el avance de la agenda que contiene 19 puntos y la credibilidad del proceso”, señala la carta enviada al vicemandatario. 

En su campo pagado el ministerio de Hacienda justifica el cobro, alegando que El Salvador es el que menos cobra por la inspección no intrusiva pues otros países como Panamá, Nicaragua y Honduras, hacen pagos que van desde los $38 hasta los $100 por esta revisión. 

Pablo Durán, presidente de la Corporación de Exportadores (Coexport) y miembro de CIFACIL, dice que más allá del pago, lo que le preocupa es que este nuevo gasto no derive en una mayor eficiencia en las aduanas. 

“El costo va a subir a los pequeños y medianos empresarios. Ellos han ofrecido que con este pago se va a agilizar el trámite. Si esto va a ser así, ayudaría a descongestionar las aduanas, pero si solo suben costos y el servicio se queda en lo mismo, estaremos perdiendo todos”, señaló el empresario. 

Según datos de Coexport, por las aduanas pasa un promedio de 1 millón de contenedores de los cuales 15,000 manejan mercaderías consolidadas (varias empresas en un solo contenedor). 

Durán dice que el Gobierno se escuda en modificar el cobro a través de una modificación a la ley de simplificación aduanera, que faculta al ministerio de Hacienda “a realizar todas las operaciones financieras, presupuestarias y contables, indispensables y necesarias, que viabilicen pagar todos los costos y gastos derivados por la prestación del servicio de Inspección no Intrusiva”.

El cambio se da en momentos en que el Gobierno enfrenta una reducción de ingresos a través de los tributos, sobre todo en las declaraciones de IVA y Renta.  “Esto, obviamente, es para tener más ingreso”. “Por lo visto esta es una decisión tomada. Lo menos que esperaríamos es que la tramitología sea más rápida y le ayuden a los pequeños y medianos empresarios a hacer sus trámites más fáciles”, señaló. 

Burocracia 

El uso de rayos X en seis de las aduanas nacionales ha sido un calvario para empresarios y transportistas desde el primer día de su aplicación en enero de 2014. 

Raúl Alfaro, presidente de la Asociación Salvadoreña de Transportistas Internacionales de Carga (ASTIC) ha dicho en reiteradas veces que ninguna tecnología servirá si no se elimina la burocracia y  discrecionalidad que existe en las aduanas y que atrasa aún más el paso de las mercancías. 

Según Alfaro, a pesar de que se supone que los rayos X evitarían que  los camiones se revisaran de forma manual, en la práctica, se pagan siempre los $18, se usa el escáner y siempre se les pide abrir los furgones. 

Durán espera que al implementar este cobro, el Gobierno tiene que garantizar que el sistema electrónico funcionará y que no se generarán inconvenientes al pagar.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación