Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Tensión entre Costa Rica y Nicaragua por migrantes cubanos

Cientos de cubanos están varados en la frontera entre ambos países

Inmigrantes cubanos

Inmigrantes cubanos se encuentran varados en la frontera de Peñas Blancas, entre Nicaragua y Costa Rica. | Foto por Agencia EFE

Inmigrantes cubanos se encuentran varados en la frontera de Peñas Blancas, entre Nicaragua y Costa Rica.

MANAGUA. Cientos de migrantes cubanos permanecen en la frontera entre Costa Rica y Nicaragua después de ser deportados por la policía nicaragüense que los acusa de violar su soberanía al ingresar por puntos ciegos de las fronteras, reforzadas por el ejército.

Gladys Jiménez, subdirectora de Migración de Costa Rica, explicó en declaraciones a un canal de televisión local que el país trata de darles alimento y albergue.

“Unas 700 personas están aquí y estamos tratando de llevarlos a albergues, les estamos dando las necesidades básicas de alimentación”, dijo.

El domingo Nicaragua cerró su frontera con Costa Rica en la localidad de Piedras Blancas tras la expulsión de 1,917 migrantes cubanos. Horas antes Costa Rica había emitido más de 1,600 visas humanitarias para permitir que los migrantes abandonaran el país y continuaran su camino.

Ayer, según Jiménez, “se abrió el paso vehicular y están pasando turistas y transportistas con la excepción de cualquier persona de nacionalidad cubana”.

En un comunicado hecho público el domingo por Rosario Murillo, esposa del gobernante sandinista Daniel Ortega, acusó a Costa Rica de que “en una acción deliberada e irresponsable, lanzó y sigue lanzando a miles de ciudadanos cubanos que permanecían en su territorio”.

Murillo calificó la entrada de cubanos a su territorio de “violación de nuestra soberanía nacional” y responsabilizó a Costa Rica por “desencadenar una crisis humanitaria de graves consecuencias para nuestra Región”.

El ejército de Nicaragua informó que también reforzará la vigilancia en la frontera sur del país. El documento señaló que desde hace una semana autoridades de Costa Rica han promovido el ingreso de personas sin documentación al territorio nicaragüense, sobre todo de nacionalidad cubana.

Por su parte, la cancillería costarricense emitió un comunicado ayer en el que hizo un “llamado urgente a los países que han sido involucrados en el flujo irregular de cubanos y cubanas hacia EE.UU., para buscar una solución conjunta a este flujo irregular de personas que ponen en peligro la vida y los derechos humanos de las víctimas de ese negocio criminal”.

Julio César Arce Medina, uno de los cubanos deportados por el gobierno nicaragüense y que espera en un polideportivo cercano a la frontera una nueva oportunidad de cruzar, explicó que la mañana del domingo “decidimos continuar nuestro camino como migrantes en dirección a Estados Unidos”.

Agregó que “sin agredir, ni lastimar a nadie, no le faltamos el respeto a ningún agente nicaragüense, llegamos a un pueblecito. En medio de un monte aparecieron unos 18 guardias. Ahí nos tiraron tiros, latas (de gas lacrimógeno). Hay niños, mujeres embarazadas, eso no se hace”.

El cubano explicó que los policías y soldados nicaragüenses “nos mienten, nos dicen que nos van a acuñar el pasaporte, que vengamos a pasaporte a poner el cuña y nos meten en guaguas (autobuses) en dirección a la frontera. No hubo explicación”.

“Condenamos enérgicamente la actitud inhumana e irresponsable del Gobierno de Nicaragua por rechazar con el Ejército y la Policía a estos inmigrantes, eso no lo hace ningún otro país”, dijo la presidenta del Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (Cenidh), Vilma Núñez. 

Las relaciones diplomáticas entre Nicaragua y Costa Rica han sido tensas durante varios años debido a los conflictos que mantienen ambas naciones por cuestiones fronterizas.  

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación