Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Rainier Alfaro y su "ventana de suplicios"

El escritor salvadoreño presentó el sábado su obra, que contiene alrededor de 45 poemas.

El autor dio lectura a algunos de sus poemas durante la presentación. Foto CORTESÍA / RENÉ FIGUEROA

El autor dio lectura a algunos de sus poemas durante la presentación. Foto CORTESÍA / RENÉ FIGUEROA

El autor dio lectura a algunos de sus poemas durante la presentación. Foto CORTESÍA / RENÉ FIGUEROA

El sábado por la tarde Rainier Alfaro Bautista, escritor salvadoreño que desde 1999 reside en Honduras, presentó el poemario "Ventana de suplicios", en La Casa Tomada del Centro Cultural de España.

Según el autor, la construcción de este libro, compuesto por aproximadamente 45 poemas, duró 23 años. "Habla sobre múltiples viajes, el amor, la muerte, la guerra que nos marcó a los poetas antes, durante y después de la misma", comentó.

La poeta Juana Ramos realizó el siguiente comentario sobre el libro: "Abrir la ventana de suplicios de Rainier Alfaro Bautista es vislumbrar una sucesión de caminos que se complementan, para concluir un ciclo cuyo (pre) texto es la propuesta de un sujeto poético que se somete a sí mismo a una ordalía …".

"La madurez de su palabra poética, nutrida en parte por el contacto con la poesía hondureña contemporánea, se muestra depurada y se nota la nostalgia de su tierra", destacó Carlos Clará, editor de este libro que salió bajo el sello de Índole Editores.

Clará mencionó que la raíz de la obra de Alfaro se encuentra en el Taller de Letras Gavidia (Talega), un reconocido taller de los noventa, del que él fue fundador y director.

Rainier Alfaro Bautista es el director general del Festival Internacional de Poesía El Turno del Disidente, desarrollado en Honduras.

Sus textos han aparecido publicados en antologías salvadoreñas como "Lunáticos" y "Juego infinito". —EDH

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación