Caerle a los bienes ajenos caracterizó a los socialistas del Siglo XXI

Hay que averiguar a dónde van a dar los cobros del Viceministerio de Transporte por esa gran (aunque seguramente rentable) ocurrencia del “examen sicológico”

Por El Diario de Hoy

Jul 04, 2019- 16:26

Dos meses después de que los efemelenistas llegaran al poder, la Lotería Nacional había quebrado y sigue quebrada, pero además empleados de la misma han sido procesados por supuesta manipulación de los sorteos para robar parte del dinero.

Nadie debe sorprenderse de que tal cosa ocurra, pues andar tras bienes ajenos, públicos y privados, es la maña de los socialistas del Siglo XXI, para quienes el dinero, una vez embolsado, no se devuelve, pues “lo conquistado no se entrega”.

Está costando mucho que Ortega devuelva a los nicaragüenses lo que les ha robado: sus libertades, su dinero, su seguridad, e inclusive que devuelva a El Salvador, “por cordillera”, al gran saqueador Funes.

A quienes no conocen el origen de la expresión “por cordillera” lo aclaramos. La extinta Guardia Nacional —extinta porque los efemelenistas la abolieron dejando el país a merced primero de los bandoleros que montaban puntos de asalto y luego de las pandillas— a los criminales les amarraba los pulgares con pitas de cáñamo en la espalda y los llevaban por veredas, montes y polvorientos caminos a los tribunales.

Es lo propio para traer a Funes una vez que a Ortega le den residencia permanente en Estados Unidos: traerlo por cordillera e interrogarlo para que cuente dónde está lo saqueado. Deben de ser muchos los escondites que usaron para encubrir el botín, comenzando con bancos de Brasil e instituciones expertas en dry cleaning de billetes.

Como con ANDA, ahora es tiempo de ver a dónde está el dinero que cobra el VMT

Y ya que se está tras entes que manipulan dineros del público, hay que averiguar a dónde van a dar los cobros del Viceministerio de Transporte por esa gran (aunque seguramente rentable) ocurrencia del “examen sicológico”, que obliga a cualquier aspirante a obtener licencia para conducir, a perder un día en los trámites, pues no se puede pagar el tal “examen sicológico” en los bancos del sistema, sólo en el Hipotecario y en el mismo VMT. El trámite es igualmente engorroso, porque hay que llamar al VMT, dar un correo electrónico, esperar el mandamiento de pago, imprimirlo y etcétera, etcétera, etcétera.

¿Por qué no se puede pagar el “examen sicológico” en los bancos del sistema, como la electricidad y muchas tasas e impuestos? Muy simple. Los bancos guardan registros de lo que reciben y, por tanto, darían cuenta a Hacienda de los pagos hechos por el “examen sicológico”.

¿Dónde ha ido a parar ese dinero?

Lo del “examen sicológico” lo ponemos entrecomillado porque cualquier persona que haya tomado cursos de sicología sabe que no es a través de un examen escrito y calificado por Dios sabe quiénes —si es que los califican o simplemente los guardan y luego los tiran a la basura— puede determinarse si un potencial conductor tiene tendencia a la peligrosidad.

¿Dónde está el dinero, señores del Viceministerio de Transporte?

El cobro por el “examen sicológico” es la más perdonable barbaridad perpetrada por los del Viceministerio de Transporte. La más grave fue destrozar calles de colonias y secundarias en demenciales cambios de rutas, lo que culminó con la gran càrcava del Tutunichapa. Y como eso no era suficiente, el Viceministerio autorizó el Sitramss, un negocio privado de los rojos, violando la Constitución, algo que también debe la Fiscalía comenzar a tomar en sus manos.

Tags Opinión |

Te recomendamos

Noticias VIDEO: Los mitos y la casa Guirola de la Hacienda El Paraíso que muy pocos conocen
Noticias Agua de pepino, la bebida que hace maravillas en tu cuerpo
Noticias Así es el plan de Yamil Bukele para que la Selecta clasifique al Mundial 2022