Cementerio para mascotas “Amigo”: el espacio en Ciudad Delgado para dar el último adiós a los otros miembros del hogar

Una tradición familiar de hace tres generaciones dio paso al proyecto, que abrió al público hace dos años.

En Ciudad Delgado existe un lugar donde los propietarios de mascotas pueden sepultarlas cuando éstas han partido.

Por Enrique Carranza

Feb 06, 2020- 06:27

“Scottito siempre te amaremos”, escribió como despedida en un trozo de madera su familia humana, luego ellos dejaron descansar a su peludo amigo en el Cementerio para mascotas Amigo, de Ciudad Delgado.

En aquella madera que sirvió como lápida también se detalló que Scottito pasó 9 años junto a sus humanos (entre 2001 y 2019). La inscripción, escrita con plumón negro, fue acompañada de cinco firmas.

Cerca del lugar de entierro de Scottito se encuentra un cuadro verde claro en el que puede leerse en letras grandes: “Toffy Juaréz, raza Pitbull”,  la inscripción sigue un poco más abajo “te llevas un pedazo de mi vida, pero ya me lo devolverás cunado nos volvamos a ver”.

El Cementerio para mascotas Amigo se encuentra en el kilómetro 8 y medio de la carretera Troncal del Norte, en las cercanías del Centro escolar cantón Calle Real, jurisdicción de Ciudad Delgado.

Las instalaciones abrieron hace poco más de 2 años, con la intención de aportar un espacio para despedir con dignidad a las mascotas.

“Esta iniciativa nace a raíz de una tradición familiar, que tiene sus orígenes hace cuatro generaciones”, explicó Kryssia Quintanilla, administradora del lugar.

Esa costumbre consistía en que por no tener el lugar adecuado para enterrar a sus mascotas, los familiares de Francisco José Fuentes, antiguo dueño de la propiedad y bisabuelo de Kryssia,  pedían que les cediera espacios para depositar los restos de sus amigos de cuatro patas y así sucedía.

Al final gran parte de la familia de Francisco José enterraron allí a sus perritos y  demás mascotas.

Cementerio para mascotas amigo, Ciudad Delgado. Foto EDH/ Mauricio Cáceres

“Es un proyecto familiar, la idea al abrirla es que el público tenga un  lugar para enterrar a sus mascotas, sabemos que son duros y  complicados esos momentos”, continuó Quintanilla.

La propiedad es amplia, con seguridad privada y de espesa vegetación.

Cementerio para mascotas amigo, Ciudad Delgado. Foto EDH/ Mauricio Cáceres

El entierro

Tras adquirir los servicios, los usuarios llevan la mascota fallecida al cementerio, allí es envuelta en mantas biodegradables.

Luego, los propietarios tienen tiempo  para despedirse de ella. A la vez, escriben en trozo de madera la despedida (será la lápida que colocaran en la sepultura).

En los siguientes minutos la mascota es trasladada, en una carreta,  a través de senderos empedrados hasta donde será su último lugar de descanso.

La familia humana tiene la posibilidad la visitar la tumba durante los siguientes años.

Cementerio para mascotas amigo, Ciudad Delgado. Foto EDH/ Mauricio Cáceres

El duelo y cierre de círculos 

El tiempo de duelo y cerrar el ciclo tras el fallecimiento de una mascota es importante para la salud mental de la familia doliente.

Según expertos, la mayoría de veces la pérdida de las mascotas se minimiza, se toma como si se trata de un objeto reemplazable. Eso complica el tiempo de duelo y el cierre de ciclo.

“La sociedad no reconoce el duelo por los animales (las mascotas), no se legitima, entonces hay un duelo no reconocido”, sostiene Aurora Cortez, psicóloga, consejera escolar y catedrática universitaria.

Aurora sostiene que tras la muerte de una mascota los niños de la casa son quienes más sufren. “El hecho de cómo se halla  el cuerpo de la mascota, si toca decidir sobre la vida de ella, cómo te despediste de ella…, todo eso afecta”, añade.

La especialista ejemplifica sobre la importancia de las mascotas en el seno familiar, comenta que en su consulta diaria ha tratado casos de personas con trastornos compulsivos y estrés post trauma donde las mascotas las que ayudan ha permanecer estables a los pacientes.

“Duelo, es duelo, la sociedad pero la sociedad te dice qué esta mal o bien, un año entra en lo razonable”, señala Aurora.

La psicóloga expone que se debe aceptar el duelo, si está triste y quiere llorar, puede buscar terapias en grupos, asistir a refugios de mascotas. ” Los duelos por mascotas no resueltos pueden causar patologías en la edad adulta: ansiedad, auto control, ira, fobias”, concluye.

Más información del Cementerio para mascotas Amigo en el 7469 9178.

Te recomendamos

Estas son las propiedades incautadas a René Figueroa, exministro de Saca
¿Cuánto tiempo puede sobrevivir el coronavirus en el aire?
Frente a la escasez, te mostramos cómo elaborar tu propia mascarilla en casa
Las pandemias más mortales registradas en la historia de la humanidad
Trè Lum, la novedosa propuesta de apartamentos en San Salvador

Utilizamos cookies y otras tecnologias para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestro sitio web.

Política de privacidad