“Hemos encontrado un cadáver, puede ser que sea su hijo”

Mientras continúan las investigaciones sobre los más de 10 mil desaparecidos, las familias siguen sin recibir tratamiento psicológico o atención que les permita cerrar el ciclo de duelo. “¡Yo ya no quiero vivir!”, dicen a Israel, algunas madres

Israel Ticas

Israel Ticas, criminalista e investigador forense. 

/ Foto Por Lilian Martínez

Por Karla Arévalo

Mar 03, 2017- 17:45

Un semblante desesperado llevan en el rostro las madres de los jóvenes que nadie busca. ¡Busque a mi hijo! ¡Búsquelo, por favor! ¡Yo sé que aquí está! le ruegan a Israel Ticas ante el silencio de la Policía.

Israel flaquea al abrir una caja metálica que guarda cientos de fotografías de los desaparecidos. “Vestía jeans negro, camisa blanca. Es de tez morena; 19 años”.

Además, se lamenta por los 500 cadáveres que ha exhumado de cementerios clandestinos en su labor como criminalista e investigador forense en la Fiscalía.


Lee también: Los 11 mil salvadoreños que nadie busca


En su oficina conserva un gran mapa con etiquetas de varios colores. Este señala los lugares donde hubo fosas clandestinas y donde es posible que haya. Familiares y, sobre todo, las madres de los desaparecidos acompañan a Israel a esos lugares, con la esperanza de “al menos” encontrar el cadáver de sus hijos.

“Lo más grave es entregarles los huesos”. Cuando los cuerpos no son reconocidos ni reclamados por algún familiar en Medicina Legal, solo pasan seis días hasta que son enterrados en fosas comunes.

 

Mientras continúan las investigaciones sobre los más de 10 mil desaparecidos, las familias siguen sin recibir tratamiento psicológico o atención que les permita cerrar el ciclo de duelo. “¡Yo ya no quiero vivir!”, dicen a Israel, algunas madres. “Hablo de las madres que, mientras los demás duermen ellas están llorando…”.

Algunas no denuncian la desaparición de sus hijos porque no confían en el sistema de justicia ni en la policía de su municipio, por esa razón deciden buscarlos donde la Fiscalía hace las excavaciones. “Solo salen cuando se les dice ‘hemos encontrado un cadáver, puede ser que sea su hijo’”.


Lee también: Las desapariciones que tienen a Elvira derrotada 


Israel opina que, hace una década, el desaparecido era un emigrante. La desaparecida: una señorita acompañada. Pero ahora, la realidad de un desaparecido “es sinónimo de homicidio”.

El Instituto de Medicina Legal posee un laboratorio de Genética Forense, en el cual se toman muestras de ADN con base a órdenes de la Fiscalía. Sin embargo no posee un banco de ADN donde almacenar esos registros.

Ocho de cada diez cuerpos exhumados por Ticas tenían menos de 20 años de edad.

Las profesiones y oficios de los desaparecidos 

Comentar Comentar

Te recomendamos

Noticias Las cinco multas de tránsito más extrañas en El Salvador
Noticias Niña salvadoreña padece una de las siete enfermedades más raras del mundo
Noticias Así será la nueva Plaza Marinera en el Puerto de La Libertad