La petición de Kellie Chauvin, esposa del policía acusado de asesinar a George Floyd

"Ruptura irremediable" de la relación, detalla un documento dado a conocer por la abogada de la mujer, quien años atrás había declarado que su esposo era un hombre dulce.

Fotos AFP/Redes sociales

Por P.Recinos/Agencias

Jun 03, 2020- 07:54

Kellie May y Derek Chauvin estaban por cumplir 10 años de matrimonio. Tras el arresto del policía salen a la luz documentos judiciales que revelan el inicio de su proceso de separación.

“Ruptura irremediable” de su relación detalla la petición de divorcio, según nota publicada en Infobae.

La separación se produjo tres días después del asesinato de George Floyd, el pasado 28 de mayo. “El matrimonio no puede ser salvador”, informó la abogada de la mujer de 45 años, quien llegó a los Estados Unidos de niña como refugiada de Laos (Asia).

VEA TAMBIÉN: Revelan los datos “extraoficiales” que arrojó la autopsia de George Floyd

Kellie también ha solicitado un cambio de nombre para dejar de usar el apellido de su pareja. Según The Daily Mail antes ha sido identificada como Kellie May Thao y Kellie May Xiong, aunque no se sabe cuál usará de ahora en adelante para desligarse del apellido que es vinculado con manifestaciones de odio en EE.UU.

Según el documento que ha sido revelado en varios en varios medios estadounidenses, Kellie trabajaba como corredora inmobiliaria, y aunque actualmente está desempleada no está pidiendo ni un centavo ni manutención por parte del policía, pero si ha solicitado quedarse con dos propiedades de la pareja, una en Saint Paul (Oakdale) y otra en Windermere (Florida). Dichas viviendas han sido saqueadas y dañadas por manifestantes en los últimos días.

VEA TAMBIÉN: ¿Quién era George Floyd, el afroamericano asesinado por un oficial de policía en Minneapolis?

Curiosamente ahora algunos medios recogen las declaraciones que May ofreció sobre su esposo tras ganar el concurso Señora Minnesota en 2018: “Bajo todo ese uniforme, es un dulce”, dijo en el acto donde fue coronada, además de destacar la caballerosidad que mostraba como pareja. Kellie tiene hijos, pero son de una relación anterior.

Las protestas se intensifican en EEUU en respuesta al tono marcial de Trump

Las multitudinarias protestas contra el racismo y la violencia policial tras la muerte de un ciudadano negro a manos de un policía se intensificaron el martes hasta entrada la madrugada del miércoles en diversos puntos de Estados Unidos tras la orden de Donald Trump de reprimir una manifestación pacífica y su amenaza de movilizar al ejército.

Pese a la pandemia del coronavirus que ha dejado más de 106.000 muertos en Estados Unidos, la muerte por asfixia hace ocho días de George Floyd en Minneapolis cuando era inmovilizado por un policía blanco llevó a multitudes a las calles, en la mayor movilización en décadas.

Los manifestantes se enfrentaron a la policía hasta entrada la madrugada del miércoles en Nueva York o Los Ángeles, pese al toque de queda, aunque no hubo tantas escenas de violencia y saqueos como en los días precedentes.

A cinco meses de las elecciones presidenciales, el presidente Trump atizó la crispación tras amenazar el lunes con movilizar al ejército para imponer el orden, después de que al margen de las protestas en varias ciudades se registraran disturbios con saqueos.

“Me ofende el hecho de que esté dispuesto a desplegar a los militares”, dijo a la AFP Amore, un estudiante de secundaria de 16 años movilizado en las calles de Nueva York, donde miles de personas salieron a marchar pacíficamente este martes.

Las autoridades ampliaron hasta el 7 de junio el toque de queda en la ciudad, una medida que no se utilizaba desde la Segunda Guerra Mundial, tras los saqueos durante la noche del lunes.

Trump ataca a sus rivales

El martes en la noche, pese al toque de queda, una multitud también seguía congregada frente a la Casa Blanca.

“Estamos cansados de ver por las noticias que a la gente la matan de forma habitual (…) esto ha sucedido durante demasiado tiempo”, dijo a la AFP Caleb, un manifestante que lleva cuatro días protestando en Washington, donde el lunes por la noche hubo más de 300 detenciones.

La ciudad estaba fuertemente custodiada después de que durante el día hubiera protestas espontáneas delante del Capitolio y ante el memorial de Lincoln y dos helicópteros sobrevolaban mientras la policía urgía a los viandantes a cumplir con el toque de queda.

Trump reiteró el martes su amenaza de desplegar al ejército y afirmó que el lunes en la noche, cuando fueron detenidos 300 manifestantes, Washington “fue el lugar más seguro de la tierra”.

El mandatario, que se presentó como el presidente de “la ley y el orden”, también guardó salvas para sus rivales y criticó la gestión de la seguridad en Nueva York -donde gobiernan los demócratas- afirmando que cedieron a la “escoria”.

Pese a los incidentes y a las críticas del gobernador del estado de Nueva York, Andrew Cuomo, que dijo que la policía y la municipalidad “no hicieron su trabajo”, el alcalde de la ciudad, Bill De Blasio, se negó a desplegar a la Guardia Nacional al estimar que la policía puede hacer frente a la situación.

“No podemos tolerar ni cerrar los ojos ante ninguna forma de racismo o de exclusión y pretender defender el carácter sagrado de toda vida humana”, dijo desde Roma el papa Francisco el miércoles.

El representante de la Iglesia católica calificó el racismo de “pecado” y dijo que rezaba por George Floyd y por “la reconciliación nacional”. Francisco subrayó también que “nada se gana” con reacciones violentas como las registradas en estos días en Estados Unidos.

Utilizamos cookies y otras tecnologias para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestro sitio web.

Política de privacidad