¿Cuándo dibujaste por última vez? Pintores salvadoreños te ponen a prueba con sus trazos

El tiempo de confinamiento en casa es idóneo para fortalecer la capacidad motora, la imaginación y la creatividad de los más pequeños. Con actividades como garabatear, pintar o dibujar, ellos canalizan sus emociones y sentimientos mientras se distraen.

Por Diana Orantes

May 11, 2020- 04:00

La rutina puede agotar a los niños, tanto como para exigirles a sus padres más atención, más tiempo para jugar y hacer cosas divertidas.

El Instituto Child Mind de los Estados Unidos sugiere actividades variadas dentro de la cotidianidad como cocinar, hacer rompecabezas, juegos en familia, dibujar o pintar.

Mientras, los investigadores de estilo de vida y ejercicios de Madrid Grupo Im Fine ofrecen otras pautas para escoger las actividades que se pueden realizar. En las edades de primaria, lo conveniente es practicar algo divertido por lo menos 30 minutos, entre dos a tres veces al día.

Está comprobado que dibujar, colorear o garabatear ayudan a los peques a enfocarse en la tarea que realizan, tanto que se desconectan de otros pensamientos intrusivos, como los que provoca la ansiedad. Los movimientos rítmicos, regulares y suaves con colores sobre el papel, rellenando espacios delimitados, focalizan su atención al mismo tiempo que les ayuda a concentrarse. Con el dibujo, los collages, pintura y el coloreo brota la creatividad.

Estos ejercicios son particularmente beneficiosos para los chicos hiperactivos. La doctora Natalie Weder del Instituto Child Mind indica que por ser inquietos están llenos de energía y no controlan sus impulsos. Para ayudarles a focalizar su dinamismo deben hacer pequeñas acciones con objetivos claros. Uno de ellos es crear un dibujo.

Te puede interesar: Cómo entretener a los niños en casa durante la cuarentena

“Mientras trabajan hay que ayudarles a mejorar su autoestima”, asegura la experta. Para eso omite comentarios negativos, aunque eso no significa no corregir, solo ser atinado en las observaciones.

“Los niños son activos, disfrutan la alegría y la actividad, por eso es muy difícil para todos los padres tenerles paciencia. Los pequeños funcionan de una manera diferente, no se cansan de jugar lo mismo una y otra vez. Los adultos no pensamos así”, indica Weder.

Para practicar el dibujo o la pintura todo debe ser planeado con tiempo y orden para que después los padres tengan lugar de aislarse y descansar. Si hay dos o más adultos en casa, deben turnarse para supervisar el trabajo de los niños.

La psicóloga clínica Amaya Terrón sostiene que es bueno dejar que expliquen el contenido y el sentido del dibujo. “Es información muy valiosa la que aportan en la expresión a través del arte y en su interpretación”, subraya.

El garabateo tiene efectos positivos a nivel psicomotor, ayuda a tomar consciencia sobre ellos mismos y sus acciones. A muchos también los relaja, porque esta técnica está alejada de la rigidez y las reglas. Los niños dejan fluir su imaginación con trazos aleatorios.

“No es extraño encontrar quienes garabatean de forma automática cuando están semiconcientes, aunque también se utiliza como medio de fomentar la creatividad estando en un estado de vigilia previo. Es una forma de concentrarse en sí mismo, tomar conciencia y dejarse llevar hasta encontrar esa fase de inspiración tan buscada por artistas”, expone Terrón.

En cuanto a la pintura, se trata de una de las actividades más divertidas. Basta con proporcionarles a los hijos una hoja de papel para que den rienda suelta a sus ideas. Les ayuda a manipular objetos pequeños, mejorar la comprensión y percepción sobre el espacio y el entorno, y a descubrir texturas y colores.

Te puede interesar: 7 consejos para estudiar en esta cuarentena

Los adolescentes también

Si un niño tiene un acercamiento a cualquiera de las manifestaciones de arte desde sus primeros años de vida podría sentir la necesidad de explorar y desarrollar sus habilidades a medida avanza de edad.

Es el caso de la pintora salvadoreña Cristina Alfaro, quien a sus 13 años participa en exposiciones nacionales e internacionales de pintura.

Recibió clases desde los cuatro años y nunca más se detuvo. “A los siete ya tenía claro que me gustaba pintar y para ser sincera tengo fijo estudiar diseño gráfico”, afirmó la adolescente.

Para forjar su carrera también le ha ayudado mucho fijarse en el trabajo y biografías de otros artistas consagrados y así  aprender técnicas, detalles e inspirarse mejor.

No obstante, arraigar una práctica artística no sucede de un día a otro. Puede significar nada para algunos jóvenes, pero la magia está en el interés y motivación que tengan para crear. La emoción marcará la atención que presten.

Lo cierto es que las personas creativas quedan fascinadas con la actividad en sí misma y por eso continúan. No desalientes a los demás a hacer lo que les gusta.

Te puede interesar: Aprovecha la cuarentena para “jardinear” en familia, y reduce el estrés y la ansiedad

Los Volarte te enseñan a dibujar

El pintor Mauricio Mejía comparte paso a paso cómo dibujar a una mujer de espaldas. Desde las primeras líneas hasta cuando le agrega color. Inicia al lado superior izquierdo.

“El arte nos permite mantener el equilibrio mental y espiritual. En este momento es cuando la cultura, literatura , cine, danza, teatro y la pintura se vuelven fundamentales para un buen estado mental”. Mauricio Mejía, pintor.

Te puede interesar: Levanta el ánimo a tus seres queridos durante esta pandemia

El primer dibujo de la izquierda es una creación de Carlos Ruiz Imery, el de al lado es de Giovanni Gil son trazos similares a los de sus gigantografías pero adaptados para niños. Abajo a la izquierda hay un hombre creado por Salvador Llort y a la par otro dibujo de Ruiz. ¿Cuál es tu técnica y estilo para dibujar?

“Creo que la cuarentena es la oportunidad para que ellos tengan un encuentro con el arte”, explica Mejía.

Utilizamos cookies y otras tecnologias para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestro sitio web.

Política de privacidad