SIP urge a Bukele cesar los ataques contra los medios

En su administración, ha habido afrentas y acoso de turbas digitales a periodistas que han hecho reportes críticos.

Casa Presidecial. Foto EDH/ Lissette Lemus

Por Ricardo Avelar

Oct 12, 2019- 20:05

Un pronunciamiento surgido de la última reunión de la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP) coloca al presidente de la República, Nayib Bukele, en la lista negra de los mandatarios del continente por sus posturas hacia los medios de comunicación y el ejercicio periodístico.

El mandatario fue situado junto a Jair Bolsonaro (Brasil), Donald Trump (Estados Unidos), Daniel Ortega (Nicaragua), Jimmy Morales (Guatemala), Nicolás Maduro (Venezuela), Andrés Manuel López Obrador (México), quienes en mayor o menor medida han atacado o avalado ataques a periodistas o incentivando que sus seguidores se abalancen contra aquellos que hacen reportajes críticos a sus gestiones.

El informe de la situación de prensa en El Salvador señala algunas restricciones a la prensa por parte del gobierno de Bukele y algunos de sus funcionarios y consigna acoso en redes sociales a periodistas que han publicado reportes críticos o que adversan la narrativa oficial.

Por ejemplo, el día de toma de posesión del gobierno actual, miembros del Batallón Presidencial retuvieron e intimidaron a un fotoperiodista de El Diario de Hoy y le obligaron a borrar material fotográfico.

Asimismo, a periodistas de los medios digitales El Faro y Revista Factum se les impidió el acceso a conferencias de prensa del gobierno. Por estas afrentas a la libertad de prensa, el presidente ganó fuertes críticas local e internacionalmente. Cuando este medio denunció esa situación, el gobierno le retiró la publicidad, algo que la Comisión Interamericana de Derechos Humanos condena por usarse como herramienta de premio o castigo.
Periodismo es más importante que nunca

“Ver no es comprender”, dijo recientemente Karen Fernández, de Focos TV en un foro de periodistas. Esta alusión a la frase del español Ignacio Ramonet es su forma de explicar cómo, pese a la marea de tuits que se producen de funcionarios públicos, la gente no está necesariamente más informada de la gestión de la administración actual.

Por su parte, Lilian Martínez de El Diario de Hoy señala que la libertad de prensa “es una de las bases de la democracia” y recuerda que “el trabajo de los periodistas no es adular ni aplaudir, sino indagar y mostrar lo que desde cualquier posición de poder se quiere ocultar”.

Al igual que en EE. UU., el periodismo investigativo se ha vuelto más relevante en la medida en que quienes gobiernan rehuyen de explicar los detalles de sus propuestas. Y, también como en Estados Unidos, los medios están mostrando resistencia.

Utilizamos cookies y otras tecnologias para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestro sitio web.

Política de privacidad