Mujer trans fue asesinada y luego lanzada de vehículo en el bulevar Los Héroes

Sector transexual pidió a las autoridades no dejar impune el hecho que calificaron de “crimen de odio”.

Familiares y compañeras dieron el último adiós a Anahy Rivas en el cementerio La Bermeja en San Salvador en octubre pasado. Foto EDH / archivo

Por Jaime López

Oct 28, 2019- 20:00

Amistades y familiares sepultaron ayer los restos de Anahy Rivas, una mujer transexual que fue asesinada la madrugada del sábado pasado y su cuerpo abandonado frente a una discoteca del bulevar Los Héroes, de San Salvador.

Una compañera de Anahy relató ayer durante el sepelio, que hombres en una camioneta llegaron donde la víctima  que se encontraba (por el hospital Benjamín Bloom), la tomaron por la fuerza y la raptaron.

“Los hombres no alcanzaron a subirla del todo a los asientos cuando la camioneta comenzó a rodar por lo que sus piernas colgaban y así siguió un trayecto de casi cinco kilómetros”, relató la amiga.

En el recorrido, fue asfixiada con una media que la víctima siempre acostumbra portar para acomodarse el pelo. Cuando ya parecía muerta, sus raptores la lanzaron al pavimento, detalló una compañera.

“Ese es un crimen de odio que se puede reflejar por ser una persona de preferencias diferentes. Nosotros queremos justicia”, reclamó una dirigente del gremio de transexuales, a las autoridades y especialmente a la Policía Nacional Civil y a la Fiscalía General de la República.

Hechos, aunque no similares, como el de Anahy se han dado en meses anteriores, afirmaron las dolientes.

Anahy, quien se crió en San Marcos, tenía estudios completos de bachillerato y ejercía trabajo sexual desde que tenía 17 o 18 años.

“El llamado a las autoridades es hacer justicia porque como ciudadanos todos y todas tenemos los mismos derechos en el país y pedimos que la sociedad nos acepte y que nos apoye”, afirmó Zuleyca Huezo, una de las mujeres trans que ayer lamentaban la muerte de Anahy.

Se quejaron de que por su condición, aún cuando sean profesionales, les niegan puestos de trabajo, lo que las obliga a prostituirse.

“Detrás de estos hechos está el estigma y la discriminación de los que no nos aceptan tal como somos, fomentado por la cultura y la misma religión”, sostuvo Huezo.

Una pariente se quejó de que debido a que Anahy no tenía padre ni madre o parientes cercanos, tuvieron muchas dificultades para que les dieran el cuerpo en Medicina Legal.

Además dijeron que no hallaban dónde enterrarla, pues no reunían los requisitos como el hecho de no ser parientes de la muerta. Al final lograron un espacio en el cementerio capitalino La Bermeja.

Anahy Rivas fue asesinada a sus 27 años, luego de casi 10 años de dedicarse a la prostitución, dijeron amigos. Foto EDH / cortesía

Una prima recordó a Anahy como persona dadivosa y amorosa. “Para mí ella fue como un ángel, agradezco a todos por la colaboración (Organización Pro Transexuales)”, dijo la prima, quien coordinó los funerales.

Los gastos fúnebres corrieron por cuenta de una ONG que defiende los intereses de la comunidad.

“Yo a ella nunca la reprimí ni la vi de menos, me pedía que no menospreciara su persona porque todos somos hijos de Dios”, expresó la pariente.

También afirmó que su prima en ningún momento le comentó tener problema por su condición ni que había sido amenazada por nadie, por lo que dijo que lo sucedido a su pariente el sábado no lo esperaba.

GALERÍA

Mujer transgénero asesinada salvajemente fue sepultada en el cementerio La Bermeja

Anahí Rivas, mujer trans de 27 años de edad, fue asesinada en el bulevar Los Héroes de una forma brutal el fin de semana.

Utilizamos cookies y otras tecnologias para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestro sitio web.

Política de privacidad