Lislique y Anamorós canjean 22 toneladas de desechos por alimentos

Desde el año pasado, un grupo de municipalidades ejecuta proyectos ambientales como el de entregar productos de la canasta básica a cambio de material reciclable.

Por Insy Mendoza

Feb 27, 2020- 04:40

LA UNIÓN. Los pobladores de los municipios de Lislique y Anamorós, recogieron, entre agosto del 2019 y enero de este año, 22 toneladas de desechos que luego fueron canjeadas por ecodólares, en las Estaciones Ecológicas Municipales (Ecomunis), de la Asociación Intermunicipal del Norte de La Unión (Asinorlu).

Cada 15 días, las estaciones ecológicas son puestas por los técnicos de la asociación en los parques de la localidad para que la población llegue y pese el material a entregar, que puede ser plástico, cartón, vidrio, llantas, electrodomésticos, hierro o aluminio.

Por cada libra reciben, los organizadores entregan ecodólares, los cuales son bonos canjeables en tiendas autorizadas por productos de la canasta básica, como arroz, leche, frijol, sopas.

El objetivo del proyecto que inició en agosto del año pasado, es evitar que todos esos desechos vayan a dar a los ríos, quebradas, calles y predios baldíos de la zona.

Familias de ambos municipios están participando en el programa, salen a las calles a recoger botellas pláticas, lata, corcholatas y todo lo que pueda ser comercializado.

La asociación comercializa lo recolectado con una empresa de reciclaje, con la cual ha hecho un contratos; está dinámica también permite que disminuya el volumen de basura que entregan las alcaldías al relleno sanitario en Santa Rosa de Lima.

De acuerdo con los técnicos, el municipio de Lislique redujo en 16 toneladas de desechos lo que relleno. En el caso de Anamorós, la reducción fue de 6 tonelada.

Ovidio Cruz, técnico de Asinorlu, explicó que entre lo recolectado hay 100 quintales de cartón.

El plástico y el cartón es lo que más ha entregado la población de Lislique; está iniciativa ha tenido buenos resultados ya que, según los organizadores, la cantidad de plástico tirado en la calle de ha reducido.

“Solo en Lislique hemos entregado alrededor de 9,000 ecódolares, y 5,000 en Anamorós. La población se está involucrando bastante porque saben que a cambio tienen un beneficio con los productos básicos que consumen en el hogar”, agregó Cruz.

Lislique es uno de los municipios identificado con problemas de extrema pobreza en sus habitantes, es por tal razón que la gente de las comunidades rurales está viendo como una oportunidad la comercialización de los desechos a cambio de víveres.

Milagro Álvarez, del caserío Llanos, cantón Higueras, de Lislique, llegó al parque de la localidad a canjear 125 ecodólares, es una de las familias que tiene una participación constante en el proyecto, “en mi casa los niños saben que la basura se recicla y, a veces, salimos a recoger en las calles porque esto es dinero y es un beneficio para el medio ambiente”, agregó.

La asociación está integrada por los municipios de Santa Rosa de Lima, Bolívar, San José de la Fuente, Anamorós, Polorós, Nueva Esparta, El Sauce, Concepción de Oriente y Lislique.

Utilizamos cookies y otras tecnologias para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestro sitio web.

Política de privacidad