Fotoperiodista acusa a policías de amenazarlo

Comunicador de La Prensa Gráfica dice que agentes que custodiaban escena de violencia le exigieron no publicar las fotos.

Esta es una de las fotos del sitio donde fue en tiroteo en Cabañas y que los policías querían que el fotoperiodista borrara. Foto La Prensa Gráfica

Por Diana Escalante

Ago 03, 2019- 04:00

“Si las fotos que has tomado salen publicadas, te vas a atener a las consecuencias”. Esa fue la amenaza que recibió de parte de agentes de la Policía Nacional Civil (PC) en un intento de impedir que hiciera fotos de una escena donde se había producido un supuesto enfrentamiento entre pandilleros y agentes, según la denuncia hecha el jueves por un fotoperiodista de La Prensa Gráfica.

Además de la amenaza, el agente le hizo fotos al Documento Único de de Identidad (DUI) del joven.

Pero antes de ello, dice el denunciante, los agentes le exigieron que borrara las imágenes que había tomado, pese a que él dice no haber traspasado nunca la línea amarilla que la Policía suele colocar alrededor de una escena de un hecho de violencia para proteger evidencias.

El joven dice que le insistió a los agentes de la seguridad pública que no estaba contaminando la escena y que tampoco estaba impidiendo el trabajo de ellos.

Según el relato, el fotoperiodista les pidió explicaciones sobre la restricción a la libertad de prensa y les insitió en que no había cometido ningún delito para que lo revisaran y le pidieran sus documentos.

“El primer argumento a la amenaza que los agentes le dieron es que cuando las fotos de las escenas de homicidio salen publicadas, los pandilleros aprovechan para identificar a los policías que están en el lugar “y después nos matan”, le habrían dicho al fotoperiodista según publicó La Prensa Gráfica.

El comunicador cubría la escena donde se había producido un tiroteo entre presuntos pandilleros y agentes de la Policía Nacional Civil en una localidad de Sensuntepeque, departamento de Cabañas.

En ese hecho murieron dos presuntos pandilleros.

Las fotos del referido hecho y que fueron publicadas por el periódico para el que trabaja el profesional, están tomadas a varios metros de distancia de la línea amarilla.

Silencio de las autoridades

Según la denuncia, los policías también expresaron que tenían órdenes de no dejar que se hicieran fotografías de escenas de asesinatos. Asimismo se preguntaban cómo es que el fotoperiodista se había enterado de ese hecho.

Hasta ayer, las autoridades no se habían pronunciado sobre ese aparente abuso de autoridad.

Las nuevas autoridades de Seguridad Pública han dejado de hacer público el recuento de los muertos cada día y también han revelado que los pandilleros que mueren en supuestos enfrentamientos con policías o soldados no son incluidos en la estadística de homicidios.

Utilizamos cookies y otras tecnologias para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestro sitio web.

Política de privacidad