José Rigoberto, el soldado asesinado en Atiquizaya que era padre de familia y agricultor

Fue atacado cuando pasteaba dos novillos. Creció trabajando en la agricultura y era padre de un niño. No hay capturas de los asesinos.

Por Óscar Iraheta

Mar 04, 2020- 06:00

José Rigoberto Reyes Medina, de 28 años de edad, tenía varios años de ser un buen soldado en la 2a. Brigada de Infantería, en Santa Ana. Pero su pobreza y la necesidad de sacar adelante a sus hijos y familia, también lo obligaba a realizar tareas de agricultura y apoyaba a pastear y criar un par de novillos que tenía para tener un ingreso extra de dinero.

En esa última labor andaba el lunes por la tarde durante su día de descanso, cuando un comando de 10 pandilleros aproximadamente que vestían ropas oscuras lo acorralaron en la finca Durán, situada en el cantón Joyas del Zapote, en el caserío Los Linares, a varios kilómetros del casco urbano del municipio de Atiquizaya, en Ahuachapán.

Los responsables de seguridad nacional confirmaron la muerte y dieron declaraciones.

 

El soldado andaba junto a su hijo de cinco años y otro pariente, quienes al ver a los sujetos se ocultaron entre los árboles y corrieron a dar a aviso a la familia del militar.

Después de varios minutos se escucharon no menos de diez disparos y luego varias patrullas policiales llegaron al lugar para realizar la búsqueda de Reyes Medina.
Al parecer el soldado intentó escapar de los delincuentes pero fue alcanzado por la ráfaga de disparos que le realizaron los pandilleros.

En las fotografías que circularon por las redes sociales, el militar estaba boca a bajo y con varios disparos en el cráneo y en la espalda. No tenía camisa y vestía solo un pantalón tipo jeans azul.
Reyes Medina se convirtió en el segundo soldado asesinado en menos de dos días.

La primera víctima fue Elías Santos Díaz Amaya , quien fue ultimado el sábado en la noche en el cantón Joya del Matazano del municipio de Yamabal, departamento de Morazán.

Para la madre de Díaz Amaya, su muerte se originó por un problema que tuvo con algunos vecinos por el reparto de agua a varias familias del caserío Isletas y no fue al que hasta ahora se ha manejado en el discurso oficial: que lo mataron los pandilleros por ser soldado.

Tanto Díaz Amaya, como Reyes Medina, eran soldados con salarios que no sobrepasan los 300 dólares mensuales. Eran integrantes de familias de campo, que tienen acceso a estudios limitados y viven en casas de lámina y pisos de tierra.

Una alerta en redes sociales del presidente Bukele

Tras la noticia del ataque contra el soldado Reyes Medina, el presidente Nayib Bukele, tomó un tuit de La Prensa Gráfica y publicó: “Con un dron con cámara térmica, lo encontraríamos en minutos. ¡Qué impotencia! ¿Por qué los defienden? Lastimosamente los criminales aún controlan la mayor parte del Estado. Vamos a dar el 100%, dentro de lo que la ley nos permita. Dios nos proteja a todos”, escribió el mandatario en dos tuits.

Minutos más tarde, ordenó a través de la referida red social al director de Centros Penales que estableciera “encierro total en todos los centros penales”. (ver nota aparte).

Las labores de búsqueda continuaron en la zona el mismo lunes, pero fueron suspendidas a la media noche tras no tener resultados positivos.

También el fiscal general se unió al hecho y publicó a través de su cuenta en Twitter que estaban en “alerta máxima para localizarlo”, luego que a las 9:00 de la noche no se había confirmado el asesinato.

Durante la mañana de ayer, se reanudaron las labores y fue el mismo mandatario quien informó que el cadáver de Reyes Medina había sido localizado entre la zona boscosa de la finca.

“Debo informar que luego de un fuerte operativo de búsqueda, nuestro equipo ha encontrado el cuerpo sin vida, del soldado José Rigoberto Reyes Medina, en Atiquizaya. Mi pésame para su familia. Esto es un recordatorio de lo que muchos arriesgan para darnos seguridad”, escribió Bukele en su cuenta de twitter.

De inmediato, otras cuentas de la Fuerza Armada se unieron al lamento del mandatario y publicaron “El Soldado José Rigoberto Reyes Medina, es un héroe de la patria, al igual que todos los miembros de nuestra institución, quienes están comprometidos a proteger la vida de todos los salvadoreños. Lamentamos profundamente el fallecimiento, fue privado de libertad por terroristas y encontrado sin vida en Atiquizaya”.

En la escena del asesinato, llegaron decenas de soldados y policías de unidades especializadas sin que hasta el cierre de esta nota, se tengan avances de las investigaciones ya los responsables del asesinado del militar.

Utilizamos cookies y otras tecnologias para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestro sitio web.

Política de privacidad

Suscríbete a elsalvador.com  

Bienvenido a elsalvador.com Estás por completar la cantidad de artículos gratis semanales. Te quedan 4 notas disponibles.

Al suscribirte obtienes:

  • Acceso ilimitado a ELSALVADOR.COM en web, móvil y app.
  • Contenido exclusivo de Focus Data
  • Acceso a E-paper de El Diario de Hoy.
  • 2 membresías del Club EDH con beneficios y descuentos exclusivos
Suscribirme ahora
Suscríbete a elsalvador.com  

Has llegado al límite de artículos gratis semanales, suscríbete y accede a:

  • Acceso ilimitado a ELSALVADOR.COM en web, móvil y app.
  • Contenido exclusivo de Focus Data
  • Acceso a E-paper de El Diario de Hoy.
  • 2 membresías del Club EDH con beneficios y descuentos exclusivos
Suscribirme ahora
DESDE

$1.99 mensual

Ya eres suscriptor? Ingresa aquí.

Términos y condiciones