LMF | Repasa los fichajes del Apertura 2022 CONCACAF | Águila quiere jugar Concacaf en el Barraza SELECTA | Darwin Cerén sueña con retirarse clasificando al Mundial

La historia del exvolante salvadoreño Waldir Guerra en el fútbol de los Estados Unidos

Jugó en Estados Unidos justo en los días donde también se lucía el entrenador de #MiSelecta, Hugo Ernesto Pérez. Una nota muy especial sobre Waldir Guerra

Por CANCHA con información de Los Angeles Times |

Waldir Guerra, antepenúltimo en la fila de sentados (Izq. a Der.) Foto: Imagen de carácter ilustrativo y no comercial/https://tinyurl.com/4pusdvbb

Waldir Guerra fue un volante salvadoreño de gran despliegue físico, pegada y presencia. Fue también uno de los primeros salvadoreños en jugar en los Estados Unidos, justo en la época donde también la rompía allá Hugo Ernesto Pérez.

Ambos tienen en común haber empezado a jugar en el país norteamericano.

Guerra inició en los BC Eagles en 1985, año en el que la Selecta quedaría eliminada rumbo al mundial de México 1986. El salvadoreño en esos días ni soñaba todavía con jugar para la Azul y Blanco.

Rescatamos una nota de Los Angeles Times que hizo a Waldir en 1993. Detalles de cómo llegó allá y otros, todos ellos bajo la sombra del la guerra que afectó a El Salvador en los años ochenta. Con más énfasis en su etapa con el LA Soccer Salsa


Así lo escribió y narró el periodista Paul McLeod para el rotativo angelino:

El nuevo chándal negro con ribetes rojos y blancos le quedó muy bien a Waldir Guerra, y el ex salvadoreño no pudo ocultar su alegría por estar en una cancha con el nuevo Los Ángeles Salsa Soccer Club, un equipo profesional con sede en Montebello. “He estado esperando que sucediera algo como esto”, dijo el mediocampista de 1.76 metros y 155 libras.

Hace solo tres años, sus sueños de una carrera profesional en el fútbol en este país se desvanecieron cuando el Los Angeles Heat, que entonces formaba parte de la American Professional Soccer League, quebró. Ahora, el ex refugiado político estaba junto a sus compañeros de Salsa, muy lejos de los días en que huía de Centroamérica a pie en busca de una vida mejor.

A principios de la década de 1980, cuando era un adolescente asustado, Guerra dejó su país natal para evitar la agitación política. Acurrucado bajo una manta en la parte trasera de un camión de plataforma (pick-up), fue introducido de contrabando en los Estados Unidos a través de los guardias fronterizos.

Las únicas cosas que Guerra, ahora de 26 años, trajo consigo fue la ropa que llevaba puesta y una extraña habilidad para jugar fútbol.

Ahora (1993) el Salsa, propiedad del oftalmólogo de Montebello William De La Pena, le ha dado al ex destacado de Bell High la oportunidad de jugar a un nivel solo superado por la competencia internacional. El equipo, que jugará partidos de local en Cal State Fullerton, hace su debut en la Liga Americana de Fútbol Profesional allí a las 4:05 pm del sábado contra Toronto.

El Gerente General de Salsa, Rick Davis, dijo que está feliz de tener a Guerra bajo contrato. “Tiene un nombre a nivel local y ha jugado a este nivel”, dijo Davis.

En Bell High, anotó 11 goles en un juego, y su total de 124 en tres años es un récord de EE. UU. Jugó en Cal State Los Ángeles, pasó tres años con el Equipo Nacional B de EE. UU. y en 1990 fue titular para el ahora desaparecido Heat, que tenía su base en Torrance.

Desde que el Heat se retiró, Guerra ha rebotado en varios campos de fútbol, ​​más recientemente en una liga compuesta principalmente por expatriados latinoamericanos.

Para mantenerse a sí mismo, a su esposa y a un niño pequeño, trabaja medio tiempo como ayudante en el campus de su antigua escuela secundaria. La APSL en apuros no paga ni cerca de los salarios que los mejores jugadores podrían obtener en otros países.

Guerra era un niño pequeño en su ciudad natal de San Vicente, 30 millas al oeste de San Salvador, cuando le dio su primer golpe a una pelota de fútbol. Cuando era niño, a menudo jugaba en partidos contra niños mayores en los parques del vecindario.

La guerra civil que asoló El Salvador a principios de la década de 1980 llegó a San Vicente cuando Guerra tenía 14 años. Una tarde sofocante después de un partido de fútbol, ​​Guerra yacía en el piso de su casa durante un tiroteo en la calle justo afuera de su puerta. .

La madre de Guerra quería que su único hijo se fuera a Estados Unidos a vivir con unos familiares, pero no fue fácil llegar allí.

“El Salvador era como Cuba”, dijo Guerra. “A nadie se le permitió salir. Tenías que escapar.

Guerra y otros comenzaron la travesía de dos meses y medio hacia el norte a pie en 1983 a través de las selvas de América Central. “Había mucho peligro”, dijo. “Tuvimos que encontrar nuestro propio camino. No comimos bien. Estuve un día entero sin comer ni beber. Solo caminando."

Corrió por la jungla de Guatemala, desgarrada por sus propios conflictos, donde los ladrones se aprovechaban de los refugiados.

“Estaba en buena forma. Corría y corría”, dijo. “Tuvimos que saltar y trepar y, a veces, escondernos. Fue bueno que yo fuera un atleta”.

En Tijuana, Guerra y otros pagaron a contrabandistas, llamados coyotes, para que cruzaran la frontera. Acostados uno encima del otro en la parte trasera de un camión, lograron pasar el puesto de control de San Ysidro.

“Miré a través de la manta cuando pasábamos”, dijo el futbolista. “Vi la bandera estadounidense sobre mi cabeza y pensé: 'Lo logré'. ”

Un mundo diferente recibió a Guerra, quien hablaba español, cuando llegó a la casa Bell de dos primos. Le preocupaba su familia en casa y tenía miedo de entrar a la escuela porque no sabía inglés.

“No sabía nada sobre la escuela secundaria”, dijo Guerra, quien ahora es residente legal. “Durante los primeros tres o cuatro meses no fui a la escuela. Quería volver a casa”.

Un día, Guerra, un niño flaco con cabello rizado, entró en el campo de fútbol de Bell High.

“Estaba parado en las gradas”, dijo el entrenador Bill Albano. “Según los otros niños, era demasiado tímido para participar. Él no quería preguntar”.

Albano vio una mirada hambrienta en los ojos del niño, le dio a Guerra una prueba privada y rápidamente supo que había encontrado una joya.

“Era un jugador completo. . . inigualable en mis 24 años en Bell”, dijo Albano.

A medida que mejoraba su inglés, Guerra se volvió más confiado. En 1985, durante su último año, descubrió el fútbol americano. Pateó cuatro goles de campo de 42 yardas o más para el equipo universitario de Bell. Entró a un partido con un calambre en la pierna derecha después de jugar un largo partido de fútbol. Así que pateó puntos extra con su pie izquierdo.

Guerra, que ahora es extrovertida y tiene una sonrisa cautivadora, se ríe de esas hazañas. Asistió a un campamento de prueba de la Liga Nacional de Fútbol Americano, pero se torció un tobillo el primer día. Habría sido bueno tener la oportunidad de ganarse la vida pateando una pelota de fútbol, ​​dijo, pero el futbol es realmente su vida.

“Es un creador de jugadas”, dijo el portero de salsa Mike Littman. “Tiene mucha visión en el campo y es un gran pasador y tirador”.

Guerra tiene previsto sacar los documentos de ciudadanía estadounidense el viernes. Su madre y dos hermanas se le han unido desde El Salvador. Estados Unidos se siente cada vez más como en casa, dijo, como siempre lo ha hecho una cancha de fútbol.

Link de la nota original: https://tinyurl.com/4nx42k7n

VOLVER A PORTADA

MÁS SOBRE ESTE TEMA

KEYWORDS

Deportes El Salvador Estados Unidos Fútbol Leyendas Los Ángeles Selecciones Nacionales Selecta Ver Comentarios

Patrocinado por Taboola

Te puede interesar

Ver más artículos

Inicio de sesión

Inicia sesión con tus redes sociales o ingresa tu correo electrónico.

Iniciar sesión

Hola,

Bienvenido a elsalvador.com, nos alegra que estés de nuevo vistándonos

Sigue a CANCHA en

Utilizamos cookies para asegurarte la mejor experiencia
Cookies y política de privacidad