Lunes 11 de octubre


Las dos últimas administraciones no controlaron las políticas de inversión
IPSFA se descapitaliza

Inversiones sin ningún control, auditorías desconocidas y la falta de interés de los gobiernos de turno, han provocado la crisis por la que atraviesa el IPSFA

Ana Giralt
El Diario de Hoy

Del olvido pasa a un repentino ataque de atención. El futuro del Instituto de Previsión Social de la Fuerza Armada (IPSFA) acaparó el interés de varios grupos políticos en los últimos días.

Como si fuera una lucha contra el tiempo, la Asamblea Legislativa se apresuró a reformar la ley orgánica de la entidad, a iniciativa de su actual Consejo Ejecutivo.

Con ello, supuestamente, el IPSFA se salvaría de la quiebra, la cual inició, según algunos, con la aparición de las asociaciones de fondos de pensiones. El más convencido de esta tesis es el FMLN.

Para el partido de izquierda, a los miembros de esta institución se les obligó a cotizar en un nuevo mercado. Por eso insistían en que la reforma daría luz verde a más de 23 mil 500 ex cotizantes para que se reincorporaran al sistema.

Caso contrario, debía desembolsar más de mil 700 millones de colones en certificados de traspaso y, con ello, cerrar sus puertas, pues su reserva es de ¢660 millones de colones.

Y es que desde 1992, el IPSFA enfrenta demandas que no imaginaba. De los más de 67 mil cotizantes que tenía en ese año, se queda con menos de la mitad en 1994.

Muchos murieron en batalla y otros quedaron incapacitados de por vida.

La entidad se convierte en el canal por el cual el Gobierno trasladaría la ayuda a los afectados. Sin embargo, los más de ¢100 millones que el Estado le adeuda son el ejemplo de que el IPSFA solventó las necesidades con su propio dinero.

Las inversiones

Pero posiblemente, lo que propició la descapitalización del IPSFA fueron las inversiones realizadas por los anteriores consejos directivos.

El viceministro de Defensa de turno (presidente del consejo) y sus colaboradores podían invertir el dinero de los ahorrantes en cualquier organismo del sistema financiero nacional.

Un miembro de la Fuerza Armada, que pidió el anonimato, reconoció que durante la llamada época de "La Tandona", los rumores sobre la supuesta corrupción dentro del IPSFA era un secreto a voces.

Varios militares de alto rango, egresados en los ochentas de la Escuela Militar, se apoderan de los principales puestos en la Fuerza Armada, controlando todos los movimientos castrenses.

Diez años después, y por primera vez, se hace pública una de las tantas transacciones efectuadas.

El descalabro de Finsepro-Insepro deja al descubierto la inversión por ¢13 millones realizada por IPSFA durante la administración de Armando Calderón Sol, en su calidad de comandante en jefe de la Fuerza Armada.

Desde que nació el Instituto de Previsión Social de la Fuerza Armada, en 1981, se le permitió colocar el dinero de los cotizantes en empresas industriales, agroindustriales, comerciales y de servicios, sin importar que éstas no tuvieran relación alguna con la gestión militar.

El privilegio del IPSFA se extendía al extranjero. Pero lo más importante es que el Consejo Directivo tuvo siempre absoluta discrecionalidad para definir sus estrategias de inversión.

La ley le permitía guardar completa reserva respecto de estos temas. Muchos cotizantes y pensionados desconocen qué se hizo y qué se hace con su dinero.

¿Desinterés?

Durante la administración del ex presidente Alfredo Cristiani, las inversiones en bienes raíces se incrementaron. La Pirámide del Banco Cuscatlán es una de ellas.

El Consejo Directivo adquirió la edificación para ubicar las oficinas del instituto; sin embargo, meses después decidió venderla a sus actuales dueños.

También compró varios terrenos por los Tanques de Holanda, en el barrio Modelo, los cuales servirían para la construcción de un cementerio castrense, pero éste no se realizó.

Asimismo, varias casas ubicadas frente al Parque Cuscatlán son propiedad del IPSFA. La Universidad Militar está tratando de sacarle provecho.

De estas inversiones, no se tiene ningún dato. Nadie supo cuánto ganó o perdió el Instituto.

El ex ministro de Salud y teniente retirado, Lisandro Vázquez Sosa, asegura que los movimientos financieros no fueron del conocimiento del Consejo de Ministros de la administración Cristiani, a pesar de que el IPSFA está vinculado con el Ministerio de la Defensa.

Por cinco años, los principales allegados al comandante en jefe de la Fuerza Armada ignoraban si la entidad fue sometida a alguna de las auditorías internas exigidas por la ley.

"Siempre ha habido un gran hermetismo. Nunca han mandado un solo informe sobre su estado", sentenció Vázquez Sosa.

El ex funcionario no pudo precisar si Cristiani conocía de estos movimientos. EL DIARIO DE HOY trató de conversar con el ex presidente, pero se dijo que su agenda estaba saturada.

Quien dio la cara fue el ex mandatario Armando Calderón Sol, quien reconoció que nunca consideró necesario solicitar los resultados de las supuestas auditorías.

"Creía que no había ninguna irregularidad (...) yo sabía que la ley lo exige, y la ley se estaba cumpliendo", dijo.


[Nacional] [Negocios] [Deportes] [Editorial] [Espectáculos] [El País] [Chat] [Foros]
[
Obituario] [Escríbanos] [Ediciones anteriores] [Otros Sitios] [Hablemos] [VIDA] [Guanaquín] [Vértice]
[
RUZ'99] [Portada]