Turismo
 
Inicio del Sitio Lunes 19 de mayo
 

 




CHAT
FOROS
CORREO
LA GUIA
CLASIFICADOS
EMPLEOS
TURISMO
ESPECIALES
EDICION MOVIL
ESCRIBANOS
CONOZCANOS


 
 


Aborto
Clínicas ilegales al descubierto

Simples llamadas de teléfono permitieron a un par de periodistas adentrarse y conocer, de primera mano, el mundo de las clínicas abortistas. Centros ilegales y clandestinos que atienden, a diario, a mujeres desesperadas por un embarazo.

El Diario de Hoy
nacional@elsalvador.com

Por lo menos en la capital opera una serie de clínicas clandestinas de abortos.
Ese hecho pudo probarlo un equipo de periodistas de EL DIARIO DE HOY que llegó, incluso, a penetrar esos lugares.

Como parte de una investigación periodística, dos periodistas asumieron el falso papel de mujeres embarazadas y se adentraron en el submundo de esas clínicas.
Pronto aparecieron intermediarios sin escrúpulos, locales malolientes y sombríos, iluminados con velas donde se realizan abortos.

También se detectaron clínicas ginecológicas legalmente establecidas, como una muestra de que esa práctica extiende su red a lo largo y ancho de la capital.
La investigación, realizada durante varias semanas, pone al descubierto el “modus operandi” de estas personas dedicadas a una práctica prohibida en la Constitución y castigada en varios artículos del Código Penal.

Un par de llamadas de teléfono, la cita en un lugar y a una hora determinada, la espera de un contacto con las indicaciones necesarias, constituyen parte del móvil que emplean estos sujetos para realizar su trabajo, siempre en el límite de la clandestinidad.
“Le ofrecemos el aborto por succión (extracción o absorción del feto). Es seguro y no duele”, asegura una mujer madura, de piel blanca, convertida en el contacto de una de las doctoras que se anuncian en los clasificados de periódicos matutinos.

Una vez presentada la propuesta, lo que no lleva más de un par de minutos, establecen un precio que puede oscilar entre los tres mil o seis mil colones.
Cerrado el acuerdo verbal, ese contacto realiza una primera llamada de teléfono. En caso que el médico abortista no esté disponible, acude en auxilio de otra persona. Cada uno de ellos trabaja de distinta forma. En unos casos se acercan al sitio escogido y se llevan al cliente hasta su lugar de trabajo. En otros, el contacto acompaña a la mujer o la pareja hasta el lugar indicado.
Ese lugar, paradójicamente, puede resultar el menos indicado si de condiciones higiénicas y de salud se trata.

Una persiana de un garaje o un consultorio médico, ubicado junto a otro tipo de consultas como pediatría, se convierten en la fachada de estas clínicas.
La práctica, según las narraciones de los médicos abortistas, es bastante común. Pacientes que van desde los 12 años, generalmente niñas violadas, hasta mujeres de oficina que manejan sus propios vehículos, requieren de este ‘servicio’.

El Diario de Hoy pudo corroborar esta situación, al poner un anuncio clasificado de una clínica falsa y habilitar un número celular. Se recibieron llamadas de todo tipo: desde jovencitas de 17 años hasta mujeres de 28, estudiantes unas, trabajadoras otras, pero con un mismo fin: interrumpir un embarazo.

Polémica


La práctica del aborto es un tema que genera revuelo en sectores antagónicos de la sociedad. Por un lado, los sectores más tradicionales, como la Iglesia Católica o entidades pro vida, luchan con fervor por mantener penalizada la práctica, sea cual sea su origen o motivo.
Por otro lado, entes progresistas o feministas como el Instituto de Estudios de la Mujer “Norma Virginia Guirola de Herrera” (CEMUJER) abogan por las libertades de la mujer, sobre todo las relacionadas al campo sexual. Esto, por supuesto, incluye el de poder practicarse un aborto bajo ciertas condiciones.

Lea además

 

 

La oferta
Para todos los gustos

Sin embargo, ambos sectores se muestran en contra del funcionamiento de las clínicas clandestinas de abortos.
Para echarle más condimento a la discusión, aparece sobre el ruedo político una propuesta del FMLN para ratificar el protocolo facultativo de la Convención sobre la eliminación de todas las formas de discriminación contra la mujer.

Esta aprobación, significaría, según funcionarios de la conservadora Fundación “Sí a la Vida”, una eventual derogación de la legislación actual, que prohíbe la práctica del aborto, incluido el terapéutico.

 

 

  HACIA ARRIBA


Derechos Reservados - El Diario de Hoy, El Salvador, C.A. - Aviso Legal