Domingo 11 de febrero


La búsqueda de la sanidad emocional después del sismo

Un estado de "emergencia emocional" ha surgido después del terremoto. Brigadas especiales de Cruz Roja están trabajando para contrarrestarlo

Ixchel Pérez
El Diario de Hoy

El terremoto del mes pasado dejó secuelas emocionales que deben resolverse. Por eso, Cruz Roja Salvadoreña ha puesto en marcha su programa de Primeros Auxilios Psicológicos, cuyo principal objetivo es "hacer de las víctimas seres victoriosos".

Según Joseph Prewitt, médico psiquiatra de Cruz Roja, después de una crisis, las personas son "incapaces de negociar con el medio ambiente", por lo que sufren estrés, insomnio, hipervigilancia, ansiedad y muchas otras reacciones emocionales. "Las personas normales han sido partícipes de un evento anormal y tratan de resolver la problemática causada por éste, pero no pueden... por eso necesitan ayuda", asegura.

En ese caso, todos los salvadoreños necesitan asistencia psicológica después del terremoto, pero especialmente las personas que han perdido sus viviendas o a seres queridos (víctimas primarias) y las personas que han trabajado en medio de la tragedia, como rescatistas, periodistas, etc. (víctimas secundarias).

Las Brigadas de Primeros Auxilios Psicológicos se desplazan por el interior del país para ayudar a esta clase de víctimas. Habitantes de distintos municipios de Usulután y de La Paz ya están recibiendo asistencia psicológica. El albergue del Cafetalón también contó con esta oportuna ayuda.

"Esta es la contribución que Cruz Roja Salvadoreña está dando a la gran comunidad... Ya hay otras organizaciones que están adoptando el mismo modelo, que se convertirá en nuestro legado", asegura Prewitt.

El modelo básico consiste en asesorar rápidamente a toda la comunidad, identificar a las personas con rasgos estresantes y brindarles ayuda y proveer educación en las aulas escolares. "No podemos esperar que la gente vaya a las clínicas, hay que ir casa por casa, y luego a las escuelas, porque los niños son los más afectados", comenta Prewitt.

Trazos

Lápices de colores se mueven en la mano de un niño de cinco años. Esta vez no pinta paisajes, ni divertidas caricaturas... Dibuja el desastre, su desastre. Casas soterradas, paredes destruidas y familias angustiadas; las figuras expresan lo vivido durante el terremoto. El sufrimiento es evidente, la incapacidad de que ellos lo superen solos, también.

El dibujo es parte del programa que las Brigadas de Primeros Auxilios Psicológicos desarrollan con los niños en las escuelas. "Los niños sufren y se les presta poca atención... Es necesario que se les dé apoyo y dirección", afirma Prewitt.

Para ello, Cruz Roja ha implementado un modelo sencillo de asistencia psicológica, que incluye tres estaciones: Presentación de títeres, libro de cuentos y juegos y regalos. Los títeres o "Pollitos del desastre" explican a los niños las reacciones emocionales, el libro de cuento incluye la fase de dibujo y explica lo que sucedió y los juegos enseñan pasos para protegerse en otros desastres. Todo termina con una entrega de regalos.

A través de estas estaciones se logra que los niños se expresen, se sientan apoyados y den un paso de la tristeza, al optimismo. No sólo hacen trazos de la tragedia, sino que también dibujan la forma en que ellos ayudan y ayudaron a su familia.


[Nacional] [Negocios] [Deportes] [Editorial] [Escenarios] [El País] [Chat]
[
Obituario] [Escríbanos] [Ediciones anteriores] [Otros Sitios] [Hablemos] [VIDA] [Guanaquín] [Vértice]
[
RUZ'01 [Portada] [Planeta Alternativo]

Copyright 1995 - 2001. El Diario de Hoy
Derechos Reservados. Prohibida su reproducción total o
parcial sin autorización escrita de su titular.
www.elsalvador.com