Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

“La violencia en El Salvador está llegando a niveles epidémicos”

Charles Katz especialista en criminología explicó su visión sobre la violencia.

Policía herido

Al menos cinco agentes han resultado lesionados durante la temporada de Semana Santa, según la Policía. (Foto ilustrativa) | Foto por EDH/ Archivo

Charles Katz, quien visita el país como parte de un equipo que ha venido a intercambiar experiencias con el gobierno en materia de combate a la violencia, expuso que la situación en el país “es muy grave”, pero por la experiencia que tiene con otros países considera que no es única.
Él es doctor en criminología y experto en violencia escolar de la Universidad de Arizona, Estados Unidos. Y dirige un equipo que ha planteado crear un instituto para investigar la problemática con apoyo de las universidades.


Katz explicó que si se revisa la experiencia de otros países se puede ganar más conocimientos y más esperanza de que se pueda lograr una situación mejor a largo plazo.


Sin embargo, reconoció que “el problema de violencia en El Salvador ha estado escalando muchísimo durante los últimos años; y aunque esperamos que la violencia suba y baje tal vez a través de todo el tiempo, en El Salvador está llegando a niveles epidémicos”.


El doctor Katz expuso que  realiza una investigación sobre el tema de violencia a nivel de centros educativos salvadoreños y están viendo los factores de riesgo que pueden llevar a un niño o joven a conductas de este tipo. También están revisando los factores que pueden ayudar a proteger a este sector para que no se vea inmerso en un ambiente violento.


“Sabemos que principalmente hay cinco factores que pueden tener una influencia en que un joven se vuelva una persona violenta. Esos factores son la comunidad, la escuela, la familia, sus pares o amigos y características individuales específicas. Y en cada uno de esos dominios separados hay ciertas características específicas que pueden llevar a que la persona se convierta en una persona violenta”, señaló.


El criminólogo explica que en el país se tiene que comprender cuáles son las características únicas que generan el ambiente para que las personas se vuelvan violentas.


De allí que insiste que están tratando de identificar temas específicos, en relación a las personas dentro de la cultura salvadoreña, para poderlos proteger, para que puedan responder y tratar de prevenir    que se conviertan en personas violentas con una precisión si pudiera decirse láser.


El especialista, quien visita el país junto con Tim Nelson, ex fiscal del Estado de Arizona y especialista en justicia criminal, dijo que en  ningún lugar se ha logrado erradicar la violencia completamente. Sin embargo, expresó “creo firmemente que los niveles de la violencia pueden  bajar de forma significativa en El Salvador, si se responde adecuadamente al problema con la unidad de las comunidades, con los ciudadanos trabajando todos juntos”.


Charles Katz pone de ejemplo que en los últimos 20 años varias naciones han sufrido violencia y han podido responder de forma evidente y reducir de forma significativa la violencia en sus países.


 ¿Qué se requiere para disminuir las manifestaciones de violencia? Al respecto sostiene que las naciones suman dos caminos, uno de ellos es una respuesta al problema inmediato; y lo segundo es que las naciones comienzan, al mismo tiempo que están resolviendo los problemas inmediatos, con el ataque a aquellas causas de  raíz por ejemplo la inequidad, la discriminación, la falta de acceso a oportunidades, la pobreza.


Sobre el papel que juega la familia, los maestros y la comunidad en la prevención señaló que primero es necesario identificar, analizar y recolectar información sobre cuáles son las comunidades, escuelas, barrios o familias donde se presentan los problemas para descubrir a donde está el riesgo más alto y allí enfocar los recursos.


En este sentido señala que las escuelas, los directores y los profesores  se tienen que involucrar en lo que llaman resolución de problemas.  “Después de examinar sus problemas específicos ellos llegan a tener una solución que es específica para la escuela, porque para cada escuela es una solución diferente”, dijo Katz tras comentar que esa estrategia se utilizó en un proyecto que trabajaron en Trinidad y Tobago.


Esto implica que se tiene que identificar lugares y horas donde se desarrollan las acciones violenta para aplicar estrategias de prevención puntuales.


Advierte que uno de los problemas que enfrentan las naciones cuando quieren combatir el problema es que se quieren llevar tantos recursos como se puedan a tantos lugares como sea posible, pero él considera que El Salvador ha avanzado muchísimo en esta área y ha logrado implementar programas que están basados en el problema y enfocados en el lugar donde es importante enfocarse. Al consultarle sobre los vínculos  que la pandilla MS13 en Estados Unidos tiene con El Salvador, Katz dijo que ese es un tema de muchísimo debate entre las diferentes agencias de la policía en diferentes países, Estados Unidos y acá “y parece todavía haber una relación entre estos grupos en los Estados Unidos, en Los Ángeles y en el corredor de Washington DC”.


Añade que estas relaciones  dan la impresión que son más bien un resultado natural de la migración.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación