Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

La prioridad en Salud debe ser la prevención

Esto implica el acceso al agua potable,  el fomento de la higiene y no descuidar la vacunación. El infectólogo Jorge Panameño cree necesario escuchar “otras voces” tomar medidas novedosas para erradicar el zancudo.

El infectólogo Jorge Panameño considera necesario usar las técnicas científicas más novedosas para erradicar el zancudo.

El infectólogo Jorge Panameño considera necesario usar las técnicas científicas más novedosas para erradicar el zancudo. | Foto por René Estrada

El infectólogo Jorge Panameño considera necesario usar las técnicas científicas más novedosas para erradicar el zancudo.

Con dengue, chikunguña y zika la perspectiva sanitaria para este año es crítica. El infectólogo Jorge Panameño cree necesario escuchar “otras voces” tomar medidas novedosas para erradicar el zancudo.

Usted insiste en que la prioridad en cuanto a Salud Pública deben ser las actividades de prevención. ¿A qué actividades se refiere?

Primero, dentro de las actividades de prevención más importantes que existe está la vacunación. La educación, la promoción de la higiene o de conductas higiénicas en el diario vivir de la población. 

También la evaluación de opciones que la ciencia ofrece hoy y que deberían ser estudiadas para evaluar su probable utilidad en El Salvador.

Entre las actividades de prevención ¿tiene un papel el acceso al agua potable?

Ese es otro punto importante de prevención. Es la mejoría en las condiciones socio-sanitarias de la población en general. En particular de aquellas con menos ingresos económicos, dentro de las cuales juega un papel fundamental tres factores: el acceso al agua potable en cantidad y calidad; el acceso a una red de alcantarillados y letrinas apropiadamente… y en tercer lugar la disposición apropiada de desechos sólidos y no sólidos. Léase basura. De hecho, es un criterio para el desarrollo.

Nosotros vamos a decir que somos una nación donde la mayoría de la población puede satisfacer la mayoría de sus necesidades cuando todo mundo en El Salvador tenga servicio de agua potable. No es posible que eso no suceda en un país tan pequeño como el nuestro y con una cantidad tan grande de precipitación fluvial. Tenemos unos inviernos que son copiosos y si supiéramos aprovechar nuestros recursos realmente habría probabilidad de proveer de agua a nuestra población.

Si el Ministerio de Salud le consultara ¿qué le sugeriría cambiar y conservar en el actual Sistema Nacional de Salud?

(...) Tal vez ahí sería importante que hubiera mayor comunicación con la sociedad en general de cómo es el accionar del Ministerio de Salud, para poder hacer observaciones en ese sentido.

Es urgente eliminar el zancudo transmisor

¿Qué necesita el país para disminuir la incidencia de dengue, zika y chikunguña?

El eslabón clave de la cadena, el común denominador asociado a estas tres enfermedades, es la existencia en nuestro medio del mosquito transmisor Aedes aegypti; se ha señalado también la posibilidad de otro zancudo; pero el Aedes aegypti es el denominador común.

Lo que necesitamos es abatir las poblaciones de este insecto en todo el país, lo cual pasa no solamente por actividades que buscan destruir las formas adultas del mosquito, me refiero a las fumigaciones.

El asunto este de atacar al mosquito transmisor de estas enfermedades es un problema complejo que requiere no solo el concurso de salud pública, sino de otros sectores  e inclusive de la ciudadanía.

Salud Pública tiene cosas que hacer, definitivamente, pero los gobiernos locales, las alcaldías, no están contribuyendo como deberían. Todos en general, lo he visto a lo largo de 20 años que tenemos de convivir con el dengue, ya estamos llegando a 20 años de que esta enfermedad nos abata, casi todos los años hay emergencias. 

Administraciones van, administraciones vienen y no cambia. No cambia el estilo de cómo se combate esto. Digamos, una forma de apaga fuegos: se decreta emergencia (estratificada)… y viene otro año otra emergencia.

¿Qué más hace falta?

La clase política tiene que involucrarse en este tipo de problemas. (...) Se necesita que  aquellos que hacen legislación en este país, apoyen a la sociedad en este sentido.

Debe conformarse un grupo de expertos para que asesoren a la Asamblea Legislativa sobre qué necesitamos (para prevenir estas enfermedades).

Los puntos débiles del esquema de vacunación

¿Cuáles son las otras infecciones que el sistema de salud no debería perder de vista?

Es bien importante comentar las enfermedades que se pueden evitar a través de vacunas. Aquí hay un punto importante cuando hablo de fortalecer el programa de vacunación. No descuidando la influenza. Esta campaña, la primera vez que se implementó, entre 2003 y 2004, quedó demostrado que la enfermedad cayó mucho, que las hospitalizaciones cayeron un 77 % el primer año que se implementó la vacunación a través del programa de inmunización del Ministerio de Salud.  Luego tenemos el riesgo del resurgimiento de enfermedades como tosferina, sarampión, rubeola, si de descuidan las vacunas.

Entonces, el punto es que es bien importante mantener tasas altas de vacunación, arriba del 90 % de cobertura, para garantizar que enfermedades que en el pasado atacaron, afectaron a la población, no vuelvan. Incluida la poliomielitis, el sarampión, la rubio y la papera. 

¿Cómo mejorar el esquema de vacunación?

Considerar la importancia de implementar nuevas vacunas. No nuevas vacunas que existen, pero sí nuevas vacunas en el calendario de vacunación. Aquí tenemos, por ejemplo, la vacuna antipapiloma virus, la vacuna combinada para adultos. No solamente casos especiales, sino para adultos en general.

Estar pendiente de nuevos desarrollos que están a la puerta ya. Finalmente, hablando de la vacuna contra el dengue, la cual hay tres países que ya oficializaron y legalizaron su utilización una vez que esté disponible en el mercado. Me refiero a  México, que lo hizo el 9 de diciembre; el 17 de diciembre lo hizo Filipinas y el 28 de diciembre, Brasil. Hay que estar pendientes de este tipo de circunstancias. El próximo año plantea un escenario complejo, porque vamos a tener que estar lidiando contra tres enfermedades trasmitidas por este vector.

Evaluar el uso de los avances científicos

Usted habla de usar las novedades y la tecnología ¿a qué se refiere?

Existen opciones nuevas y diferentes que deben ser evaluadas. Por ejemplo, tuve la oportunidad de conversar con el Embajador de Inglaterra… Él me comentaba que existe una nueva tecnología de control biológico de los mosquitos. Que en forma simple consiste en liberar mosquitos modificados, machos, de la especie Aedes aegypti, modificados genéticamente para que sean estériles. Entonces estos mosquitos entran en competencia con los mosquitos nativos y no fertilizan a la hembra, esto tendría un impacto positivo en cuanto a disminuir los índices de crecimiento de los criaderos.

Una estrategia que está siendo valorada en este momento por un grupo de expertos de la OMS, que se llama Comité Asesor en Control del Mosquito. La estrategia ya está en el nivel 3 de evaluación. 

Existe la posibilidad de comenzar a estudiar esta modalidad en El Salvador, hay ofertas para hacerlo. Hago un llamado a Salud Pública para que considere estas posibilidades, porque el factor fundamental es el mosquito.

Controlar al mosquito Anopheles, que era el causante de la malaria (...) en El Salvador llevó de 40 a 50 años. ¿Tenemos los salvadoreños que esperar 40 o 50 años antes de lograr controlar por la vía tradicional el mosquito? Me pregunto eso y me preocupa. 

Yo creo que no, yo creo que haciendo uso de las estrategias actuales se puede poner como una meta para un quinquenio, poder disminuir a través del uso de tecnología y estrategias modernas el problema de los mosquitos, siempre y cuando haya un esfuerzos integral. Donde se integren y participen varios actores. No podemos dejar de considerar  el uso de nuevas tecnologías. Obviamente hay que evaluar su impacto, su viabilidad y su costo.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación