Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Preocupa alza de casos de zika y Guillain Barré

Salud reportó 46 casos sospechosos de Guillain Barré secundarios a zika. Dos pacientes ha fallecido con sospecha de síndrome de Guillain Barré. Los casos de zika se han elevado durante las últimas semanas. 

Salud reporta alza en casos de Zika

Las autoridades de salud confirman una relación entre el virus del Zika y el síndrome de Guillain Barré.  

Las autoridades del sistema nacional del Ministerio de Salud, preocupadas,  han confirmado  una relación entre la llegada del virus del zika con un aumento de casos del síndrome de Guillain Barré.


En tan solo seis semanas, después de que se confirmara la circulación del virus, el Ministerio de Salud ha reportado 3,836 casos de zika.
Pero además, tanto el Minsal como el Instituto Salvadoreño del Seguro Social (ISSS) han detectado un incremento inusual de los casos del síndrome de Guillain Barré.


“Coincidentemente, cuando confirmamos la circulación del virus zika a finales de noviembre y en diciembre se nos comienzan a subir los casos de parálisis”, expresó la ministra de Salud, Violeta Menjívar.


Salud realizó un estudio en diciembre, el cual identificó 22 casos sospechosos del síndrome; entre siete y 15 días previos a la parálisis, el 54 % de los pacientes había tenido una enfermedad febril eruptiva, como zika, dengue o chikunguña.


Hasta el 6 de enero, han  sido atendidos 46 casos sospechosos del síndrome.


El ISSSha reportado 24 casos, 20 han sido atendidos en el Rosales y dos más en San Miguel. El 54 % de los casos corresponden a hombres y el 80 % a mayores de 30 años.


“Todos los años tenemos enfermedad de Guillain Barré, lo que pasa es que ahora tenemos un incremento inusual”, señaló Menjívar. 
Susana Peña, neuróloga del Hospital Rosales, informó que el síndrome de Guillain Barré está conformado por una serie de síntomas, como dificultad para movilizarse y respirar o una sensación de falta de aire.


El síndrome se da por una reacción inmune del cuerpo, que produce defensas que en lugar de atacar la bacteria o el virus que lo está afectando, como el zika, comienza a atacar estructuras del propio organismo.


En este caso, estructuras nerviosas, por lo que las personas pierden la movilidad en los miembros e incluso la capacidad para respirar.

Muertes en estudio 

El Seguro Social ya reportó la muerte de dos pacientes con Guillain Barré, que pudo haber aparecido como secuela del zika o del chikunguña.
“Uno de los pacientes falleció en el Hospital General y la segunda muerte fue en el Médico Quirúrgico”, detalló el subdirector del ISSS, Milton Escobar. El primer deceso ocurrió el 29 de diciembre, se trató de un paciente de 66 años, que además de la parálisis padecía de cáncer de próstata y era diabético.


Escobar agregó que el caso también estaba en estudio porque posiblemente el paciente tuvo chikunguña.


El 5 de enero registraron la muerte de una paciente de 54 años. Escobar comentó que no tenía informes de que ella padeciera alguna enfermedad subyacente.


Ambos pacientes requirieron ventiladores mecánicos para poder respirar debido a lo grave que se volvió su condición. Escobar indicó que hay tres pacientes más que han necesitado respiradores artificiales.


Después de un proceso infeccioso viral, “el paciente puede empezar a sentirse  con sensación de adormecimiento de las piernas, que es bilateral, que va ascendiendo la pierna, llega al muslo y puede llegar al abdomen, llegar al tórax. Cuando llega al tórax, se afectan los músculos del tórax y el paciente no puede respirar bien y hay que ponerle un respirador en un hospital. Es progresivo”, explicó el infectólogo, José Ernesto Navarro Marín.


Él recomendó que, si después de haber tenido una enfermedad viral, un catarro agudo, influenza, zika, dengue o chikunguña, se presenta adormecimiento de los miembros inferiores (que progrese de los pies hacia arriba) se debe consultar inmediatamente a un médico.
Escobar expuso que los nuevos casos recibidos aparecen con síntomas que no son los descritos normalmente.


Los pacientes presentan parálisis facial, hipotensión y hasta taquicardia.


El infectólogo particular, Jorge Panameño, detalló que también en los casos que ha atendido ha visto una forma más agresiva del síndrome.
“Es extremadamente agresivo, capaz de matar a las personas afectadas”, detalló el médico, quien señaló que los síntomas del síndrome aparecieron entre tres días a una semana después de haber padecido zika.

Durante el 2015, Salud registró 50,144 casos sospechosos de dengue, de los que 9,621 fueron confirmados. También se confirmaron 365 casos de dengue grave. Aunque hubo una reducción del 38 %  de casos confirmados, con respecto al 2014, las hospitalizaciones se incrementaron 108 %. Tanto en 2014 como en 2015 se confirmaron seis muertes por dengue. 

Mientras tanto, los casos de chikunguña en el 2015 disminuyeron en 71 %, con relación al 2014. El año pasado hubo 48,949 casos, durante 2014 los casos sospechosos de chikunguña registrados fueron 167,957.

Urge elevar alerta

“El que estemos teniendo un incremento inusitado de síndrome posterior a fiebres exantemáticas agudas debe ser decretado una alerta”, consideró el infectólogo Iván Solano Leiva.


Él expresó que es urgente llamar tanto al gremio médico como a la población para que estén informados sobre la relación de la parálisis con la fiebre por chikunguña o zika.


Al respecto, la ministra de Salud, dijo que pronto se modificará la alerta estratificada que existe desde agosto del año pasado en el país.
Actualmente, hay alerta amarilla para 14 municipios  y verde en los 248 restantes.


Pese a las alertas, las acciones implementadas para elimiar los criaderos de zancudo todavía son insuficientes. 
El índice larvario a escala nacional es de 10 % y en algunos departamentos, como San Salvador, asciende a 20 %. 


“Creo que el país no está preparado para el manejo de estas complicaciones graves que estamos viendo de síndrome de Guillain Barré posteriores a fiebres exantemáticas agudas”, manifestó Solano Leiva. 


El infectólogo, quien también labora en el ISSS, dijo que en el Hospital Médico Quirúrgico tendían a ver entre 10 a 14 casos de Guillain Barré al año y que desde el 23 de diciembre ya han visto 17 casos:“Eso se llama epidemia porque se sale de las estadísticas”.


En su opinión, la situación es crítica y  requiere que el país adquiera los reactivos necesarios para poder hacer las pruebas a los casos de parálisis e identificar si tuvieron zika o chikunguña previamente.  


“Quieren que los médicos estemos dando diagnósticos presuntivos de zika o chikunguña” cuestionó.


Pero el director de Vigilancia Sanitaria de Salud, Rolando Masis, dijo que no hay disponibilidad en el mercado de los reactivos para hacer las pruebas a todos.


“Para actuar con un paciente nos basta la sospecha de la enfermedad”, aseguró Masis.


Respecto a la atención del síndrome, Solano Leiva añadió que el país tampoco está preparado desde el punto de vista terapéutico.


Uno de los tratamientos para el Guillain Barré consiste  en aplicar inyecciones inmunoglobulina humana, un producto costoso y del que actualmente hay desabastecimiento en la región.


Por ello, tanto Salud como el ISSSse han basado en la plasmaféresis, que consiste en limpiar o extraer los anticuerpos que están dañando las estructuras nerviosas.


“Las dos tienen la misma efectividad”, aseguró Peña.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación