Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Por segundo año, la violencia obligó a más de 15 mil alumnos a dejar las aulas

 Las cifras de deserción son mayores, según sindicatos de profesores.

Los alumnos fueron llevados a la delegación Centro de la Policía Nacional Civil, tras retenerlos cuando se enfrentaban a otros estudiantes, dijo la PNC. Foto EDH / Jaime Anaya

En marzo, los alumnos fueron llevados a la delegación Centro de la Policía Nacional Civil, tras retenerlos cuando se enfrentaban a otros estudiantes, dijo la PNC. Foto EDH...

En marzo, un grupo de alumnos fue llevados a la delegación Centro de la Policía Nacional Civil, tras retenerlos cuando se enfrentaban a otros estudiantes, dijo la PNC. Foto EDH / Archivo.

La violencia e  inseguridad por la que atraviesa el país ha obligado a más de 15 mil alumnos  a desertar de las escuelas este año, según las estimaciones del Ministerio de Educación (Mined). 

De acuerdo con las estadísticas del ministerio, en 2014 hubo unos 15 mil alumnos que abandonaron las escuelas por situaciones de violencia, y según las proyecciones que han hecho para este año, habría una cantidad  similar de estudiantes.

Sin embargo, la percepción de los sindicatos de docentes es diferentes. 

Para ellos la cifra de deserción por inseguridad es mucho más alta y dejaría relegada la que maneja el ministerio.

“Esperamos mantener y cerrar con una baja deserción; con un bajo nivel porcentual” declaró el viceministro de Educación, Francisco Castaneda, durante una entrevista a El Diario de Hoy. 

Castaneda explicó que la gravedad del problema de deserción escolar se encuentra en los 50 municipios más violentos del país. Ahí los alumnos, por temor a sufrir un atentado, han terminado abandonando el año escolar, explicó.

El funcionario expuso que este año, a nivel nacional, en los primeros seis meses del año, el abandono escolar por la inseguridad no era tan alta; sin embargo, a partir de  finales de mayo y junio, la violencia se agudiza y con ella la deserción escolar.

El viceministro expuso que las cifras concretas de abandono de alumnos de las instituciones educativas públicas es difícil establecerlo porque no tienen un buen método estadístico para calcularlo.

“Tenemos bien identificado el hecho de que por no tener un buen control estadístico, de pronto teníamos un centro educativo que perdió 25 ó 50 alumnos; pero muchos de ellos aparecían en otro centro escolar, y ese centro escolar seguía manteniendo la misma estadística”, explicó.

Castaneda añadió que el número oficial de deserciones escolares por inseguridad y violencia de 2015, la tendrán a principios de noviembre.
La deserción escolar ha golpeado a los 50 municipios más violentos del país, por ejemplo en San Juan Nonualco, departamento de La Paz, las autoridades del Complejo Educativo Alberto Varela, dijeron que en esa institución 18 estudiantes la abandonaron por problemas con pandillas.
Deserción es mayor

Las estadísticas que maneja el Ministerio distan de lo que piensan el Sindicato de Maestro (Simeduco) y Bases Magisteriales.

Las estimaciones que maneja Francisco Zelada, secretario general de Simeduco, son muy elevadas respecto a las del Mined. Él aseguró que el año pasado la deserción en general fue de 55 mil estudiantes, pero que la mayor parte fue provocada por la inseguridad. 

Pero el Ministerio de Educación reporta  que la deserción escolar, por diversas causas, fue de 44 mil 946 alumnos.

Zelada expresó que este año Simeduco estima que la cifra por deserción podría sobrepasar los 100 mil estudiantes.

“Ellos podrían estar diciendo que podrían ser 80 mil; pero nosotros decimos que son alrededor de 100 mil porque eso tiene que ver que hay muchos centros escolares que mantiene las estadísticas para que no les bajen el presupuesto”, explicó.

Aunque existen diversas causas para que los estudiantes abandonen las aulas, la mayor parte lo hace por amenazas de pandillas, añadió.

Incluso, existen alumnos que no solo han desertado de un centro escolar, sino que hay caso que han logrado matricularse en otro, pero también han terminado yéndose, dijo Zelada.

El sindicalista insistió que algunos de los municipios que son muy problemáticos por grupos de pandillas son Apopa, Ciudad Delgado, Cuscatancingo y Soyapango.

Para ilustrar esa deserción, se puede tomar como ejemplo la población beneficiada del programa de gobierno de refrigerio escolar. En el departamento de San Salvador, la cantidad de beneficiados pasos de 271,431 alumnos en el año 2012 a tener 255,010 este año; eso ha pesar de que le Gobierno extendió el programa desde parvularia hasta bachillerato.  

“Ahí la deserción es bastante grande; pero hay zonas que los medios de comunicación no reportan y el abandono es silencioso”, acotó.

Por su parte Paz Zetino Gutiérrez, secretario general de Bases Magisteriales, expresó que la cifra que maneja el Mined es muy conservadora.
“Un funcionario nunca va a decir una cantidad como se debe; pero lo cierto es que los alumnos que han abandonado su centro educativo es alarmante”, dijo.

De acuerdo con Zetino Gutiérrez, el dato que da el Ministerio de Educación “no es tan real” porque la deserción de estudiantes a nivel nacional es muy grande.

Bases Magisteriales no se casa con una cifra porque dijeron que no manejan las estadísticas de cada centro escolar; pero aseguran que la causa principal por lo que los alumnos se han ido es por la inseguridad de la escuela y de los barrios y colonias.

Y en el peor de los casos esos estudiantes se fueron del país, lamentó.

“Es una derrota para el sistema educativo en momentos en que ahora se le da útiles escolares, uniformes, zapatos y hasta merienda escolar”, sostuvo el sindicalista.

El problema de la inseguridad se ha extendido a nivel nacional;para Zetino eso llevado  a los alumnos a que migren a Estados Unidos.
Para Bases Magisteriales, el próximo año no se vislumbra una mejoría en el área de seguridad para el sector educativo.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación