Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Pérdidas en negocios y arrestos en Santa Tecla

La nueva jornada de protestas de vendedores fue contrarrestada por policías antimotines

Protestas en Santa Tecla

Un vendedor es detenido por agentes de la UMO. | Foto por Marlon Hernández

Un vendedor es detenido por agentes de la UMO.

El quinto día de jornadas violentas por parte de supuestos vendedores en Santa Tecla, dejó a al menos diez personas afectadas por gases lacrimógenos, arrestos y pérdidas en los negocios formales aledaños a la zona de conflicto.

Los establecimientos cercanos al Parque San Martín, tuvieron que cerrar nuevamente sus puertas debido a los incidentes que protagonizaron los comerciantes informales que se rehusan al desalojo y agentes de la Unidad de Mantenimiento del Orden (UMO), de la Policía Nacional Civil (PNC).

Los comerciantes formales manifestaron que estos últimos días en que se han suscitado las protestas han preferido cerrar sus negocios por temor a ser agredidos por los inconformes.

Aunque no dieron un estimado de pérdidas por la baja de las ventas, lamentaron que tengan  que dejar de realizar sus actividades diarias.

La propietaria de una sala de belleza de la zona, dijo que no había tenido clientes desde que comenzaron los incidentes en el sector.

Otra vendedora de ropa se quejó de las mínimas ganancias que había tenido.

Bancos, tiendas de electrodomésticos, de comida y otros negocios han sido afectados desde que iniciaron las protestas.

Las rutas de buses también tuvieron que ser desviadas para evitar que quedaran en medio de los disturbios.

Enfrentamiento

Ayer por la mañana, los vendedores informales desalojados el viernes pasado de las inmediaciones del Parque San Martín se concentraron en ese lugar para iniciar con sus protestas.

Los comerciantes informales se apostaron sobre la 2a. Calle Poniente e impedían el paso del tráfico vehicular.

Ellos exigían ser atendidos por los representantes de la comuna.

También, los manifestantes interrumpieron los trabajos que empleados municipales realizaban en las aceras de la Casa Guirola, de la cual la fachada era usada por los comerciantes informales para ofrecer sus productos.

Ante la interrupción del paso vehicular, la Unidad de Mantenimiento del Orden (UMO) se presentó a la zona y tras tratar de disuadir a los manifestantes a despejar la vía a través de altoparlantes, lo hicieron a la fuerza.

Paso a paso, los antimotines avanzaban hasta ir repeliendo a los manifestantes. Algunos de ellos se enfrentaron a los agentes de la PNC lanzándoles piedras o palos.

Los agentes policiales hicieron uso de balas de goma y gases lacrimógenos para dispersar a los manifestantes.

Ante esto, los comercios formales aledaños cerraron sus puertas o bajaron las cortinas metálicas para evitar ser alcanzados por las piedras de los manifestantes o el gas que lanzó  la Policía.

Mientras los antimotines avanzaban las piedras les rozaban los cascos protectores pero a su vez, los comerciantes informales retrocedían y se apostaban en las esquinas de las calles adyacentes.

Socorristas de Comandos de Salvamento y de la Cruz Roja, auxiliaron a personas que fueron afectadas por el gas lacrimógeno.

Incluso, los vendedores del mercado central de la ciudad fueron evacuados, debido a que el gas había penetrado sus instalaciones.

Las comerciantes afirmaron que en el lugar habían niños que resultaron afectados por el gas.

Algunas personas auxiliadas fueron llevadas al Hospital San Rafael de Santa Tecla.

El comisionado Ciro Barrera, quien dirigió el operativo policial en la zona, dijo que hubo necesidad de despejar el sector por la fuerza para restablecer el paso vehicular.

En una entrevista radial, el alcalde de Santa Tecla, Roberto d’Aubuisson, pidió a la PNC que actúe cuando los manifestantes cierren importantes calles de la ciudad o los alrededores.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación