Lee la versión Epaper

Mientras gobiernen los Castro, la gente seguirá saliendo de Cuba

Salir de Cuba implica vender la casa para poder tener entre seis mil y ocho mil dólares para emprender el viaje, cuentan migrantes.

Cubanos en Costa Rica

Entre los cubanos hay niños, mujeres embarazadas, hombres y personas de la tercera edad.  | Foto por Óscar Iraheta

Entre los cubanos hay niños, mujeres embarazadas, hombres y personas de la tercera edad. 

Francisco y René (nombres ficticios) son padre e hijo que están varados en un albergue de Santa Cruz. Francisco sobrepasa los 60 años y René tiene menos de 40. Ambos eran obreros del gobierno cubano. Pero ahora ninguno quiere oír hablar más de trabajar para el gobierno.

Ambos desechan la idea de que la isla sea un paraíso para quienes viven ahí. Lo es para los turistas que llegan a gastar dólares. “Si usted llega como turista, usted verá una Cuba muy bonita, un paraíso del que no podemos disfrutar la mayoría de cubanos”, explicó René.

Padre e hijo van en busca del sueño que tiene la mayoría de cubanos, excepto quienes ocupan altos cargos en el gobierno y sus familias, porque éstos si viven bien. 

“Por lo general, el 60 por ciento de la población no come los tres tiempos (desayuno, almuerzo y cena) porque el sueldo no da para el mes”, indicó el joven.

Lo que le vale al gobierno, afirman estos migrantes, es que cuba no tiene fronteras con otros países, por eso no se sale más gente. Porque salir de Cuba implica vender tu casa para poder tener entre seis mil y ocho mil dólares para emprender el viaje. Eso implica que el resto de la familia que se queda, debe ir a vivir con otros familiares con la esperanza de que sus padres, hermanos o esposos lleguen a EE.UU. y, transcurrido un año y un día, apelando a la Ley de Ajuste Cubano, puedan obtener la residencia norteamericana para luego llevárselos de Cuba.

Eso es lo que pretenden Francisco y René. Cada uno con su propia familia a la que quieren sacar lo más pronto posible pero ya por la vía legal, es decir, que no tengan que hacer la peligrosa travesía por al menos siete países.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación