Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Iglesia pide garantizar que Ley de Probidad combata la corrupción

Monseñor Escobar Alas dice que este es un “cáncer” en el país Recordó que se ha avanzado en este tema y espera que la Sala de lo Constitucional resuelva según derecho y a favor de la gente

La Conferencia Episcopal de El Salvador consideró que la derogatoria de la Ley de Amnistía da lugar a que se consiga la reconciliación de la sociedad salvadoreña.

La Conferencia Episcopal de El Salvador consideró que la derogatoria de la Ley de Amnistía da lugar a que se consiga la reconciliación de la sociedad salvadoreña.  | Foto por RE

La Conferencia Episcopal de El Salvador consideró que la derogatoria de la Ley de Amnistía da lugar a que se consiga la reconciliación de la sociedad salvadoreña. 

Luego de enfatizar en el llamado del Papa Francisco de combatir la corrupción en las naciones, el Arzobispo de San Salvador, José Luis Escobar Alas, instó a las instituciones a que garanticen una Ley de Probidad que permita eliminar “este cáncer” de la sociedad para favorecer al desarrollo del país.

En ese sentido, pidió que se establezca una Ley de Probidad que garantice el combate de la corrupción”, en vista de que la recientemente aprobada ha sido rechazada por diferentes organizaciones sociales, porque fue aprobada “sin dientes”.

La nueva Ley quita al pleno de la Corte Suprema de Justicia la facultad de enviar casos de presunta corrupción a los tribunales y se lo deja sólo a la Sala de lo Civil. Además no inhabilita a los infractores para ejercer cargos públicos.

En vista de lo anterior, las organizaciones sociales agrupadas en el Equipo Gestor de la Ley presentaron una demanda ante la Sala de lo Constitucional en contra de la nueva normativa porque, señalan, viola la Carta Magna.

“Ojalá que al final de todo este proceso se garantice una ley que pueda combatir la corrupción como debe ser”, consideró por su parte monseñor Escobar en su conferencia dominical.

Según el Arzobispo, este tema sigue siendo “muy sensible”.

La nueva Ley de Probidad  fue aprobada en la última plenaria de 2015 y sancionada con rapidez por el presidente  Salvador Sánchez Cerén, pese a múltiples peticiones  de diversas organizaciones como Fusades, ISD y Funde agrupadas en el Equipo Gestor.

El Arzobispo advirtió que si en un intento por mejorar las cosas “se terminan empeorando” es una obligación de las instituciones corregirlas.

La Ley de Probidad, que sustituyó la Ley de Enriquecimiento Ilícito que databa de 1959, ha sido cuestionada y calificada incluso de ser un “fraude a la Constitución”.

“Son muchos los que opinan que esta nueva ley es inconstitucional, yo no voy a opinar al respecto, pero que la Sala de lo Constitucional estudie y resuelva conforme a derecho y por el bien de la población, eso es lo que siempre va a pedir la Iglesia”, enfatizó monseñor Escobar.

El Equipo Gestor solicita a la Sala que suspenda los efectos de esa normativa, ya que también está eliminando facultades a la Corte Plena para ordenar las investigaciones en los casos de enriquecimiento y las está dejando en manos de la Sala de lo Civil, que sólo podrá dar aviso a la Fiscalía General de la República en caso de que se detecten anomalías en algunas declaraciones patrimoniales de funcionarios y exfuncionarios públicos.

Por ello el prelado dijo que espera una “ley buena”, donde prevalezca el bien común sobre todo porque en la discusión y actualización de leyes debe de ganar la ciudadanía y no sectores particulares.

“El Papa Francisco dice que hay que corregir la corrupción, sea del color que sea, es un cáncer que causa mal a la sociedad, sin distinción”, valoró el Arzobispo.

Aplaude elección

Por otra parte, la Iglesia Católica aplaude el nombramiento de Douglas Meléndez como nuevo Fiscal General de la República y espera que su trabajo sea intachable. 

Además, Escobar espera que sus actuaciones “sean con justicia” y apegadas al cumplimiento de la ley, sobre todo a favor de los más necesitados.

“El nuevo fiscal no debe hacer excepciones de unos y otros. Debe actuar conforme a la Constitución, libre,  y más que todo no debe obedecer a ningún grupo de poder y mucho menos a partidos políticos, espero que así sea por el bien de toda la gente que sigue buscando esperanza en el país”, instó el prelado.

Escobar subrayó que la Iglesia Católica siempre estará a favor de la justicia y dijo que pondría a disposición archivos de Tutela Legal del Arzobispado para esclarecer crímenes de guerra ocurridos en El Salvador en la década de los 80, entre ellos el asesinato de los padres jesuitas el 16 de noviembre de 1989.

“Estamos dispuestos en colaborar con la justicia salvadoreña y ponemos a disposición archivos en derechos humanos para que investiguen algunos hechos y acompañaremos jurídicamente a las víctimas, para que se busque justicia, porque ese es uno de los principios del a Iglesia”, puntualizó el obispo.

Finalmente, sobre la continua y prolongada situación de violencia e inseguridad que vive el país, Escobar reiteró el llamado a la unidad nacional y a buscar más entendimientos para solventar este tema, más allá de su complejidad.

“No solo se trata de ver lo que hace bien o mal el gobierno, se trata de ver cómo podemos salir adelante para erradicar este mal que va en contra de todo sentido cristiano, de todo principio de fe y bondad”, finalizó Escobar.

Los primeros días de 2016 mantienen una alta cifra de  26 homicidios diarios.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación