Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Gremios docentes estiman que más de tres escuelas han tenido que cerrar

Bases Magisteriales dice que cierres son por la violencia. Simeduco alega que es  política del Mined

Inseguridad colegios

 Los estudiantes tienden a dejar las aulas presionados por la violencia.  | Foto por Archivo

 Los estudiantes tienden a dejar las aulas presionados por la violencia. 

El año pasado tres centros educativos del sistema público cerraron sus puertas y según el reporte de la Oficina de Información y Respuesta (OIR) del Ministerio de Educación (Mined) la causa de cierre fue la baja matrícula.

Las instituciones que dejaron de funcionar son el Centro Escolar Cantón San José El Porvenir, ubicado en Comasagua, La Libertad; el Centro Escolar Cantón San Carlos, de Talnique, también de La Libertad; y el Centro Escolar  caserío La Laguna de Las Ninfas, de Apaneca, Ahuachapán.

Ante el reporte de la OIR los representantes de las gremiales de profesores, Bases Magisteriales y Simeduco, no descartan que la cifra de instituciones públicas que han cerrado sea mayor dadas las circunstancias que rodean a los estudiantes y sus familias.

¿Qué puede haber incidido?
Para  Zetino Gutiérrez, secretario general de Bases Magisteriales, el cierre tiene que ver fundamentalmente con la deserción por el nivel de violencia y delincuencia que hay en el país.

“Tengo entendido que en el departamento de La Paz también han cerrado dos instituciones. El nivel de violencia y delincuencia que se da conlleva a que algunos alumnos ya no quieran asistir a  instituciones que están en lugares bastante conflictivos”, dijo.

Movilidad
El dirigente advierte que la movilidad de las familias, forzada por el mismo clima violento que se vive en las comunidades, también pesa en la deserción.
“Los padres de familia están migrando de un lugar a otro dentro del territorio o simplemente se están iyendo del país”, enfatiza.

También expone que hay casos de estudiantes que están dejando las escuelas públicas y se marchan a los centros de enseñanza privada.

En palabras del sindicalista la situación es preocupante porque riñe con el derecho que tiene el estudiantado a recibir educación.

De allí que hace un llamado a las nuevas autoridades de seguridad pública para que tomen medidas efectivas frente a este nivel de violencia que en lo que va del año ya cobró la vida de un docente y de tres estudiantes.

Política de cierre
Francisco Zelada, el secretario general de Simeduco, explica que según los reportes que la gremial recibe hay una tendencia a disminución de la población estudiantil de algunas escuelas, pero señala que el cierre de las mismas también depende de las directrices que el Ministerio de Educación está aplicando a nivel nacional.

“Nosotros creemos que no son los únicos centros educativos que han cerrado”, aseveró Zelada, tras insistir que en los últimos tiempos algunos directores  han recibido presiones, desde  el ministerio, para que cierren las instituciones.

“A mi juicio tienen interés de ir concentrando la población estudiantil en determinados centros educativos; y tienen la política de ir ahorrando recursos financieros porque si cierran una escuela ya no tendrán que asignarles presupuesto”, afirmó Zelada. 

El dirigente también reconoce que la inseguridad que rodea a las escuelas afecta el funcionamiento de los centros escolares.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación