Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Comercios pierden $60 millones por boicot al transporte

Decenas de negocios han cerrado entre tres y cuatro horas antes debido a la inseguridad, otras han bajado su producción.

Comercios pierden por boicot al transporte

Según estimaciones de la Cámara de Comercio e Industria de El Salvador, al menos $60 millones se han perdido en tres días.

Al menos 60 millones de dólares han perdido los comercios en tres días del boicot al transporte, según estimaciones de la Cámara de Comercio e Industria de El Salvador (Camarasal).

Luis Cardenal, presidente de la Cámara, explicó que esto se divide en 12 millones de dólares diarios que los comercios pierden en ventas, y a esto se le suman otros gastos en transporte y seguridad para los empleados, elevando esta cifra a 20 millones de dólares por día.

La gremial recibió llamadas por parte de asociados y no asociados, reportando que han visto una baja de afluencia de personas de 20%, lo que significa una reducción de ventas para los negocios.

Hasta ayer, habían empresas importantes con reportes de una caída del 60% de sus ingresos diarios.

Negocios en centros comerciales a nivel nacional, empresas ubicadas en el Centro de San Salvador y establecimientos comerciales en Apopa, Mejicanos y Soyapango, reportaron baja en las ventas en los últimos días.

Pero adicional a esto, “hay otras consideraciones que hacer y es que en los días del paro no llega toda la gente a trabajar y además se labora menos horas”, reiteró Cardenal. Esto ha generado que los empresarios busquen flexibilizar sus horarios con el fin de solidarizarse con sus colaboradores.

Cardenal explicó que en días como estos es normal que el personal de las empresas llegue una hora tarde y se vaya una hora antes, esto también tiene un costo para las empresas, ya que son dos horas de producción las que pierden .

A esto se le deben sumar otros gastos adicionales en que las compañías deben incurrir como seguridad y transporte para los colaboradores de las empresas y comercios.

“Esta es una suma adicional a los 12 millones de dólares, las pérdidas económicas son considerables en una momento de crisis en que la economía está contraída, donde no tenemos crecimiento y además se le pega otro golpe adicional a la inversión”, afirmó el directivo.

Uno de los principales golpes que recibe la economía debido a esta situación es en las inversiones. El representante de la Camarasal aseveró que la inversión es el primer paso para el crecimiento, la creación de oportunidades y la generación de recursos para el fisco.

Es debido a esto que califica el boicot como “un golpe fuerte a la economía”. Más allá de las pérdidas que tienen los comercios, el “costo más grande está en la calidad de vida de los salvadoreños”, agregó. El costo social del paro del transporte es grave, ya que implica mayor inseguridad en las personas y se convierte en un gasto para ellos, tomando en cuenta que deben pagar más por movilizarse, afectando su economía personal.

De acuerdo con el presidente de la Asociación Nacional de la Empresa Privada (ANEP), Jorge Daboub, “estamos cosechando toda la incapacidad del gobierno anterior y la falta de voluntad del gobierno actual. Las empresas han tenido que cerrar temprano y eso afecta la producción”.

Daboub aseguró que “el gobierno anterior no tuvo política pública de seguridad, se sustentó en una tregua que no funcionó, que fue falsa, el gobierno mintió en eso y entonces, hoy estamos cosechando mucho de lo que eso generó para el país”, agregó.

El problema con el boicot de transporte es que no solo las personas se retrasan en sus lugares de trabajo, también los comercios pierden recursos para continuar con su labor diaria. “Todo esto es una cadena, se pierde competitividad las empresas, pueden perder entregas de productos, es una cadena que desgraciadamente va debilitando aún más la economía, la sociedad, la seguridad y la paz de los salvadoreños”, añadió Daboub.

También el director ejecutivo de la Asociación Salvadoreña de Industriales (ASI), Jorge Arriaza, coincidió que con esta paralización se deteriora más la economía del país. “Esto afecta primero a los trabajadores porque deben movilizarse en un ambiente difícil y luego retrasa la producción en un año que no es el mejor por el tema de la sequía, que al final puede dar un resultado económico muy débil”, aseguró Arriaza.

Grave impacto para todos los sectores

El golpe para los empresarios del transporte colectivo no es menos significativo. Según lo informó el presidente de la gremial de transporte AEAS, Genaro Ramírez, las pérdidas para el sector ya rondan los $5 millones, en los 3 días que miles de buses y microbuses han mantenido apagados sus motores.

De acuerdo con Juan Pablo Álvarez, representante de Rutas Unidas, cada unidad genera un ingreso bruto diario entre $180 a $200 y se estima que hay cuatro mil unidades sin circular. Eso implicaría una pérdida diaria $720 mil a $800 mil.

A ese monto habría que sumar las pérdidas sufridas por los transportistas del servicio interdepartamental, “si se incluyen todas las zonas afectadas, las pérdidas diarias podrían ser de dos millones y medio”, expuso Álvarez.

“Eso impactará a la hora de pagar compromisos”, advirtió el representante de Rutas Unidas.

Esta gremial tenía reportes, ayer al mediodía, de que el servicio de transporte público estaba paralizado al 100 % en la zona sur del Gran San Salvador y el sector de Mejicanos. En Santa Tecla había algunas rutas circulando y en Soyapango el servicio era de un 10 % .

“Es triste, lamentable para mi pueblo que camina todos los días”, expresó el transportista Catalino Miranda, dirigente de Fecoatrans y miembro de la Mesa Nacional de Transporte.

La realidad de los más pequeños

El caos e incertidumbre que se ha generado en el país, también ha alcanzado a las pequeñas empresas de todos los rubros.

De acuerdo con el presidente del Consejo Nacional de la Pequeña Empresa de El Salvador (Conapes), Ernesto Vilanova, por lo menos un 40 % del comercio de pequeños empresarios se ha visto impactado.

“Cada quien pierde, dependiendo al rubro al que pertenece, porque no solo les afecta en lo que compran o venden, sino en trasladarse de un lugar a otro para abastecerse”, apuntó Vilanova.

De acuerdo con los datos de la gremial, al menos 15 mil pequeñas empresas del área de San Salvador y de municipios aledaños podrían estar perdiendo entre $30 y $40 mil diarios porque además de experimentar irregularidades en el comercio, deben buscar formas alternativas de mover sus mercancías.

“El transporte para el empresario es primordial porque es la forma que se trasladan de un lugar a otro y también para los empleados”, aseguró.

El líder de la gremial, advirtió que todos los salvadoreños sufrirán las consecuencias de esta crisis.

Según lo informó Vilanova, en estos tres días los precios de los productos de la canasta básica han aumentado entre 10 y 15 %, esto se debe al incremento en los costos para los empresarios.

"Estamos cosechando toda la incapacidad del gobierno anterior y la falta de voluntad del actual. El gobierno no tuvo política pública de seguridad”. Jorge Daboub, ANEP
Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación