Lee la versión Epaper

Casi un centenar de embarazadas con sospecha de zika

OPS advirtió que el virus llegará a toda América Latina. En El Salvador suman ya 1,561 casos de zika en lo que va del 2016.  

El Ministerio de Salud ha registrado a 96 embarazadas con sospecha de zika entre 2015 y 2016.

El Ministerio de Salud ha registrado a 96 embarazadas con sospecha de zika entre 2015 y 2016.  | Foto por EDH

La alarma ante la expansión del virus del Zika en América ha comenzado a enfocarse en sus secuelas, particularmente en las embarazadas y el riesgo de que sus hijos nazcan microcefalia.  

Países como Colombia y Jamaica han llegado a recomendar a sus ciudadanas que eviten quedar embarazadas mientras la propagación del virus continúa con fuerza, facilitada por la falta de inmunidad de la población latinoamericana al zika y la alta presencia del vector Aedes aegypti.  

La Organización Panamericana de la Salud (OPS) ha advertido que el virus se expandirá por toda Latinoamérica y llamó a los países a reforzar las acciones para controlar al zancudo. 

En El Salvador, el Ministerio de Salud ha reportado 96 embarazadas con sospecha del virus; 33 casos en 2016 y el año pasado se mantenía en observación a 63 mujeres. 

Pero la rápida expansión del virus en el resto de la población también es evidente. 

En las primeras dos semanas del 2016, Salud ya reporta 1,561 casos sospechosos de zika.  Solo en la última semana hubo 1,069 casos nuevos. 

El 2015 cerró con 3,836 personas atendidas por sospecha de esa enfermedad. 

El peligro de que una embarazada padezca zika, sobre todo en los primeros tres meses de embarazo, yace en la posibilidad de que su hijo sufra microcefalia.  El trastorno neurológico es caracterizado porque el cráneo no alcanza un tamaño normal durante la gestación, afectando al cerebro y la capacidad de desarrollo psicomotor del bebé. 

El neonatólogo y presidente del Colegio Médico, Miguel Majano, explicó que la microcefalia puede verse como un sinónimo de parálisis cerebral infantil, el niño presentará un retraso psicomotor y de capacidad para comunicarse. 

La alarma por la relación entre zika y microcefalia en recién nacidos surgió después de que Brasil detectara un incremento inusual de casos de microcefalia en octubre de 2015. 

En Brasil los casos de microcefalia ya suman 3, 530. En años anteriores el promedio anual era de 163 casos. 

Colombia, que ha notificado 11, 712 casos de zika, entre ellos 297 de embarazadas, ha recomendado a las mujeres no embarazarse hasta julio de 2016 y el Ministerio de Salud de ese país calcula que la epidemia del zika podría afectar a entre 600 mil y 700 mil  persona.

Majano consideró que la recomendación a las mujeres colombianas podría aplicarse en el país, ante el riesgo de un alza de casos de microcefalia y la carga que implicarían al sistema de Salud.  “Va a generar una carga al Estado porque es un niño que no podrá desarrollarse, se pierde la calidad de generación de vida del futuro del país”, dijo Majano.

El riesgo de infección es alto para toda la población salvadoreña. Además de no tener inmunidad por ser un virus nuevo, la alta presencia de zancudos permite que el zika se expanda con mayor rapidez 

Actualmente el índice larvario a escala nacional es de 11%, es decir que 11 de 100 casas tienen criaderos de zancudo. Pero en departamentos, como San Salvador, el índice es mucho mayor llegando a un 20%. 

El infectólogo, Iván Solano Leiva, concordó que ante las circunstancias actuales el país también podría ver un alza de casos de microcefalia y la recomendación de que las mujeres eviten quedar embarazadas es válida.

Señaló que todas las embarazadas deben tomar las medidas necesarias para protegerse de los zancudos, especialmente durante los primeros tres meses de su embarazo. 

Majano dijo que, mediante ultrasonografías, es posible detectar la microcefalia antes del nacimiento, sin embargo no es una condición que se puede revertir. 

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación