Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Unicef: aumenta la migración infantil en México y C.A.

Dice que niños deben superar la violencia que los obligó a huir. Apoya con tecnología para el registro de niños y adolescentes.

Unicef: aumenta la migración infantil en México y C.A.

Archivo | Foto por Archivo

MÉXICO. El número de casos de niños y adolescentes extranjeros que migraban sin la compañía de un adulto y fueron detectados por autoridades migratorias mexicanas aumentó un 333 % de 2013 a 2015 (5,596 y 18,650 casos cada año, respectivamente), por lo que esta problemática requiere toda la atención para garantizar que sus derechos sean respetados, informó la sede mexicana del Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef, por sus siglas en inglés).

El 97 % de los niños migrantes en 2015 provenía de Honduras (27.4 %), Guatemala (49.6 %) y El Salvador (20.5 %). La mayoría de ellos eran adolescentes de entre 12 y 17 años, indicó el organismo.

También agregó que en el mismo año hubo más de 11 mil eventos de repatriación de niños y adolescentes migrantes mexicanos desde Estados Unidos. De ellos el 84 % (9,841) viajaban  sin la compañía de un adulto.

Los niños migrantes no acompañados enfrentan graves peligros como accidentes, la trata de personas, el posible reclutamiento por el crimen organizado, el maltrato y la explotación, por lo que requieren protección inmediata, expuso Unicef.

Aspiraciones de los menores
Esos niños “tienen sueños, quieren estudiar y tener una vida plena, y necesitan todo nuestro apoyo para que puedan reunirse con sus familiares y superar la violencia que los ha llevado a huir de sus casas y logren vivir la vida a la que tienen derecho, sin violencia, con educación y oportunidades” dijo Isabel Crowley, representante de Unicef en México.

Ante esta realidad, esa oficina destacó la importancia que tiene la nueva Ley General de Derechos de Niñas, Niños y Adolescentes aprobada en el país para avanzar hacia la plena garantía de los derechos de la infancia migrante.

“Antes que migrantes, los niños son personas con derechos. Por esa razón desde UNICEF estamos acompañando a las autoridades para que todas las personas que trabajan con niños se especialicen en la protección de sus derechos, sepan cómo comunicarse con ellos, cómo hablarles sin ocasionarles más daño psicológico y que puedan gestionar cada caso para que prevalezca el interés superior del niño”, enfatizó Crowley. 

Añadió que los derechos de los niños y adolescentes deben ser respetados sin importar su nacionalidad, situación migratoria, raza, etnia, sexo o religión”.

Los niños y adolescentes que no cuentan con documentación migratoria experimentan dificultades para acceder a la justicia, a los servicios educativos, de salud y sociales básicos. Viven con el temor de ser retornados a sus lugares de origen o de no volver a ver a sus familias, por lo que con frecuencia no se atreven a solicitar ninguna ayuda.

“UNICEF acompaña los esfuerzos nacionales para que el país cuente con instituciones más sólidas en materia de derechos de infancia y eso redunde en beneficio de los niños y adolescentes migrantes”, dijo Crowley.

Recientemente se llevó a cabo un curso para el personal consular de México en Estados Unidos, que les permita adquirir las herramientas para tener un mejor acercamiento hacia los niños y adolescentes migrantes no acompañados. 

Además, Unicef ha puesto a disposición de las autoridades tecnología desarrollada por la organización para el registro de los niños a través de teléfonos celulares o tablets, desde cualquier lugar del país, en tiempo real.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación