Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Panorama incierto para los cubanos

El apoyo de EE.UU. y Cuba es clave para la solución a crisis en frontera de Costa Rica y Nicaragua

Miembros de la policía impiden el paso de inmigrantes cubanos hacia Nicaragua.

 Miembros de la policía impiden el paso de inmigrantes cubanos hacia Nicaragua. | Foto por Agencia EFE

 Miembros de la policía impiden el paso de inmigrantes cubanos hacia Nicaragua.

Estados Unidos y Cuba deben trabajar de conjunto para aliviar la crisis migratoria cubana que enfrenta a Costa Rica y Nicaragua, considera el presidente costarricense Luis Guillermo Solís.

Para el mandatario costarricense, tanto las autoridades del país de origen como las de la nación de destino deben ayudar a buscar una solución definitiva a los migrantes, según reportó el diario costarricense  La Nación.

El mandatario espera que la reunión de cancilleres del Sistema de la Integración Centroamericana (SICA), que tendrá lugar este martes 24 de noviembre en El Salvador, ayude a paliar el problema, con el compromiso de todas las naciones incluidas en la llamada “ruta cubana”.

La llegada de más de 2.500 cubanos a Centroamérica, en camino hacia territorio estadounidense, se ha convertido en un dilema regional debido a que el flujo de los caribeños no cesa. 

Solís ha insistido en que las autoridades estadounidenses y cubanas se deben sentar con Ecuador, Colombia, Panamá, Costa Rica, Nicaragua, El Salvador, Honduras, Guatemala y México, en la próxima cita.

 El Gobierno costarricense llevará a la reunión la propuesta de crear un corredor humanitario libre de violaciones, robos y otras vejaciones que caracterizan al actual trayecto, plagado de peligros naturales y traficantes de personas.

“Hay que construir un espacio de tránsito para que el flujo de emigrantes cubanos puedan viajar con seguridad, documentados, en condiciones adecuadas, sin recurrir al crimen organizado”, enfatizó Solís. recalcó que “Si hubiera voluntad política habría posibilidad de éxito”.

Estados Unidos estará atenta a los resultados de la reunión extraordinaria de cancilleres del SICA sobre la emigración cubana, declaró la embajadora estadounidense en Nicaragua, Laura F. Dogu. 

“Vamos a esperar para ver qué es lo que estará ocurriendo en esa reunión en San Salvador la semana que viene”, señaló la diplomática. 
Pero Nicaragua tiene una lectura diferente. Según Daniel Ortega, Costa Rica se victimiza y se autoproclama como defensor de los derechos humanos. 

Ante esto, Solís respondió que su país no se victimiza y tampoco “cambiará de política sobre la entrega de visas”. 

“Este es un conflicto de orden humanitario, no geopolítico. Nuestros temas bilaterales (con Nicaragua) se están resolviendo donde se debe, en los tribunales internacionales de justicia. La población migrante no debe sufrir por los problemas entre ambos países”, añadió Solís.

A la reunión de los cancilleres asistiría la esposa de Ortega, Rosario Murillo. El Gobierno de Costa Rica espera que ella adopte una “posición solidaria” con la población migrante y que su país les permita el paso hacia el norte.

La crisis por el flujo de cubanos, con pasaporte pero sin visas, que cruzan del sur al norte de América se complicó el domingo, cuando tropas nicaragüenses atacaron con gases lacrimógenos en Peñas Blancas, puesto limítrofe entre Costa Rica y Nicaragua, a casi un millar de personas nacidas en la isla para impedirles ingresar a la nación vecina.

Costa Rica recibió a 12,166 cubanos de enero a septiembre del 2015, un promedio de casi 44 por día, y casi 2,000 la semana pasada, frente a 5,114 en el 2014, según cifras oficiales.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación