Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Grupos pro inmigrantes ayunan frente a Casa Blanca

Protestan para pedir protección “diversa” a favor de inmigrantes no autorizados. Acnur considera positiva expansión de programa para países del Triángulo Norte.

inmigrantes

Activistas iniciaron ayer un ayuno de dos días frente a la Casa Blanca en Washington, en protesta por manejo de la crisis de refugiados centroamericanos. | Foto por EFE

Activistas iniciaron ayer un ayuno de dos días frente a la Casa Blanca en Washington, en protesta por manejo de la crisis de refugiados centroamericanos.

Carlos Mauricio, integrante de la Red Nacional de Salvadoreños en el Exterior, inició al mediodía de viernes un ayuno de 48 horas junto a otra decena de personas, para solicitar que el gobierno estadounidense conceda protección temporal, conocida por sus siglas en inglés TPS, a centroamericanos que llegaron a Estados Unidos buscando asilo.

“Denuncio que las deportaciones violan el derecho de los niños estadounidenses a tener una familia, a crecer junto a sus padres”, dijo el maestro de escuela de 63 años. Era parte de los activistas e inmigrantes que protestaron ayer frente a la Casa Blanca y a la Corte Suprema para pedir protecciones diversas a favor de inmigrantes no autorizados en EE.UU.

Unas diez organizaciones con sede en la capital estadounidense pidieron con pancartas ante la Casa Blanca que el Departamento de Seguridad Nacional detenga inmediatamente las deportaciones de guatemaltecos, hondureños y salvadoreños que llegan a Estados Unidos sin documentación, huyendo de la violencia del crimen organizado.

Legisladores demócratas y activistas de diversos sectores han criticado al gobierno del presidente Barack Obama por arrestar a 121 inmigrantes centroamericanos sin autorización durante un operativo nacional realizado el primer fin de semana del año.

El secretario de Estado John Kerry anunció esta semana que el gobierno facilitará a ciertos centroamericanos en situación vulnerable su solicitud de estatus de refugiado.

Previamente, docenas de activistas e inmigrantes se habían congregado el viernes frente a la Corte Suprema para pedir a los magistrados que admitan una demanda interpuesta por 26 gobernadores republicanos contra una medida del presidente Barack Obama para proteger de la deportación y conceder permisos de trabajo a unos cinco millones de inmigrantes sin autorización.

“Pido a la Corte Suprema que no nos dé una bofetada ni de la espalda a millones de niños estadounidenses que nos necesitan”, dijo Maya Mendoza, un ama de casa 33 años quien junto a su esposo también mexicano podría beneficiarse del amparo migratorio porque ambos tienen una hija de siete años estadounidense por nacimiento.

“Levanto mi voz con fuerza soñando que la Suprema Corte saque del miedo a millones que estamos al borde de la deportación”, agregó.

El gobierno de Obama pidió en noviembre a la Corte Suprema que revise el fallo emitido en octubre por un tribunal de circuito, el cual impidió la implementación de los beneficios migratorios anunciados en noviembre del 2014.

Un total de 218 congresistas demócratas interpusieron en diciembre un documento conocido en la jerga jurídica como “amicus curiae” para expresarle al máximo tribunal su opinión de que Obama tiene la autoridad para proteger de la deportación a cinco millones de inmigrantes no autorizados a través de acciones ejecutivas.

El calendario indicado por la Corte Suprema le permitiría escuchar argumentos de ambas partes en abril y emitir una decisión en junio, cuando a Obama le restarán apenas siete meses en la Casa Blanca.+

Aplauden iniciativa para el Triángulo Norte
La agencia de las Naciones Unidas para los refugiados, Acnur, celebró la decisión anunciada por EE.UU. de que planea “expandir” su programa de admisión de refugiados para acoger a ciertos inmigrantes de El Salvador, Guatemala y Honduras que huyen de la violencia en sus países. 

“La iniciativa de los Estados Unidos que busca reasentar a refugiados de América Central es un paso positivo para  ayudar a abordar la creciente crisis de los refugiados”, señaló en un comunicado el representante regional de Acnur en Estados Unidos, Shelly Pitterman. 

La nota se divulgó después de que el secretario de Estado de EE.UU., John Kerry, anunciara este miércoles que su Gobierno planea “expandir” su programa de admisión de refugiados para acoger a ciertos inmigrantes de El Salvador, Guatemala y Honduras que escapan de la violencia en sus países, mediante centros de procesamiento gestionados por la ONU. 

Para Acnur, el anuncio refleja “la urgente necesidad” de llevar a cabo una acción global coordinada para “hacer frente a esta situación humanitaria”, y se mostró “seriamente preocupada” por el bienestar de las personas que continúan escapando de la violencia mortal en el Triángulo Norte de Centroamérica. 

“Acnur está trabajando codo a codo con los gobiernos de la región y en conjunto con sus socios de la sociedad civil, con el objetivo de mejorar la capacidad de identificación de aquellas personas provenientes de la región que deben huir debido a la violencia”, indicó la agencia. 

El organismo internacional instó a los gobiernos a introducir recursos legales para proteger a los refugiados “de la explotación por parte de traficantes” y se mostró partidario de que se planteen “procedimientos claros y accesibles” a solicitantes de asilo. 

En cuanto a las repatriaciones de inmigrantes indocumentados, Acnur pidió que se practiquen siempre tras el debido proceso legal, y que se ejecuten “de forma ordenada, segura y respetuosa para la dignidad” de los individuos y las familias involucradas. 

“En  particular, la devolución de niños separados o sin acompañamiento deberá basarse en un análisis sobre el interés superior de los niños y niñas”, concluyó. 

Al comenzar 2016, el gobierno que dirige Barack Obama llevó a cabo una serie de redadas en varios estados del país dirigidas a acelerar las deportaciones de inmigrantes centroamericanos, algo a lo que se han opuesto la mayoría de congresistas demócratas y la favorita a la candidatura presidencial del partido, Hillary Clinton. 

Demandan respetar derechos humanos
Los comisionados de los Derechos Humanos de Honduras, El Salvador y Guatemala expresaron hoy su preocupación por las capturas de centenares de migrantes realizadas por Estados Unidos y pidieron al país norteamericano que respete los derechos humanos de estas personas. 

En una declaración conjunta divulgada en Tegucigalpa, los comisionados centroamericanos exhortaron a Estados Unidos a “respetar el debido proceso y los derechos humanos de los inmigrantes”. 

Organizaciones defensoras de los inmigrantes llevan semanas protestando en contra de la campaña de redadas masivas desvelada por el diario The Washington Post para deportar a miles de familias de inmigrantes centroamericanos indocumentados. 

Las detenciones y deportaciones masivas de centroamericanos pueden “atentar” contra los derechos humanos de los migrantes reconocidos en los diferentes instrumentos internacionales de protección de esos derechos, indicaron los comisionados. 

También hicieron un llamado “respetuoso” a las autoridades migratorias de EE.UU. para que “se garantice el debido proceso y se respeto el interés superior del niño”. 

Además solicitaron un “trato digno” para los migrantes centroamericanos, especialmente mujeres y menores de edad, que viven en el país norteamericano. 

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación