Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Cubanos refugiados pasarán por El Salvador

En enero, un primer grupo irá de Costa Rica hacia El Salvador y luego a México

Cubanos refugiados pasarán por El Salvador

En enero, un primer grupo irá de Costa Rica hacia El Salvador y luego a México | Foto por elsalv

GUATEMALA. Funcionarios centroamericanos acordaron el lunes permitir el paso a los migrantes cubanos varados en Costa Rica y se espera que la primera semana de enero se realice un primer traslado “piloto”, informaron ayer autoridades costarricenses y guatemaltecas.

La cancillería costarricense informó en un comunicado que tras un encuentro de funcionarios en Guatemala, los países de la región determinaron que los migrantes cubanos saldrán vía aérea de Costa Rica hacia El Salvador, desde donde continuarán su camino por autobús hacia México.

Las autoridades de Guatemala y Costa Rica han evitado dar más detalles bajo el argumento de que algunos países pidieron discreción por la seguridad de los inmigrantes.

“Varios países han solicitado reserva y discrecionalidad sobre los detalles de lo acordado y debemos ser respetuosos de esa solicitud, ya que algunos aspectos técnicos deben ser confirmados con las autoridades políticas y principalmente, por la seguridad de las personas que iniciarán este tránsito”, dijo Manuel González, ministro de Relaciones Exteriores costarricense.

Unos 8,000 cubanos que buscan llegar a EE.UU. están varados en Costa Rica después de que Nicaragua cerró en noviembre sus fronteras, lo cual desató una crisis migratoria en la zona. Apenas el domingo, el Papa Francisco hizo un llamado para resolver la situación.

Costa Rica mantiene habilitados 37 albergues en donde permanecen los cubanos.

La vocera de la cancillería de Costa Rica, Melissa Durán, dijo que los cubanos costearán la compra de los boletos aéreos de la ruta Costa Rica-El Salvador y los pasajes de autobús para trasladarse desde esa nación hasta México. 

Desde allí proseguirán su paso hasta EE.UU., donde, al ingresar por tierra, serán recibidos por las autoridades migratorias de forma legal, gracias a la Ley de Ajuste Cubano, que data de 1966.

Por su parte, la cancillería de El Salvador, mediante un comunicado manifestó la voluntad de facilitar el tránsito ordenado y seguro  de estos migrantes, según las capacidades logísticas y operativas que dispone el país.

La Cancillería tica indicó que los cubanos saldrán del país con la garantía de que los países de paso mantendrán una coordinación “constante” para garantizar el éxito de la logística.

 “Se ha conformado un grupo de trabajo que tendrá la responsabilizar de realizar las coordinaciones necesarias para este primer traslado”, señaló la cancillería guatemalteca.

El canciller costarricense recalcó que la medida sólo aplica para los cubanos que ya están en su territorio.

A partir del 18 de diciembre, el gobierno de Costa Rica dejó de emitir visas de tránsito extraordinarias para los migrantes cubanos y anunció que después de esa fecha cualquiera que llegara sin documentos para permanecer en su territorio serán detenidos y deportados a la isla.

De hecho, las autoridades migratorias informaron el fin de semana que iniciaron el trámite de deportación de 56 cubanos que ingresaron después de esa fecha.

El número de cubanos que han salido de la isla y pretenden llegar a Estados Unidos se ha incrementado en lo que va de 2015, debido a que muchos temen que la normalización de relaciones entre EE.UU. y Cuba termine con sus privilegios migratorios para obtener la residencia estadounidense.

Los gobiernos de Cuba y Nicaragua sostienen que las políticas migratorias de EE.UU. animan a los cubanos a usar rutas peligrosas y contribuyen a una fuga de cerebros de la isla.

Muchos cubanos viajaban desde la isla a Ecuador, donde hasta el 1 de diciembre no se les requería visa para entrar, y luego subían por Centroamérica y México en su camino a EE.UU. 

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación