Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Batalla constante de los 33 mineros chilenos para reconstruir sus vidas

Lejos de la fama y la fortuna prometidas, los 33 mineros de Atacama aún se esfuerzan por reconstruir sus vidas. La mayoría viajó por el mundo contando su historia y cada uno recibió 7,000 dólares de regalo

Los 33 mineros permanecieron atrapados durante 70 días, a más de 600 metros bajo tierra.

Los 33 mineros permanecieron atrapados durante 70 días, a más de 600 metros bajo tierra. | Foto por internet

Los 33 mineros permanecieron atrapados durante 70 días, a más de 600 metros bajo tierra.

Los 33 mineros de Atacama corrieron suertes diferentes y muchos siguen librando una batalla por reconstruir sus vidas, marcadas a fuego por el accidente que los mantuvo 69 días bajo tierra hace cinco años, publica el diario estadounidense El Nuevo Herald.

Explica que desde octubre de 2010, muchos han tenido éxito, como Mario Sepúlveda, convertido en próspero empresario de la construcción y dueño de una fundación social. Otros, en cambio, tuvieron fracaso, frustración y celos por no haber sabido capitalizar la fama mundial que les propició el accidente, como ocurre con muchos de ellos.

“Desde el comienzo nos sentimos abandonados. Y lo digo porque soy la que vivo día a día con él en estos años de angustia, de ver cómo se deprime por no conseguir trabajo, por sentirse estafado”, reclama Jessica Cortés esposa de Víctor Zamora, uno de ‘Los 33'.

Para Zamora, su esposa y dos hijos -de 4 y 9 años- el final feliz de esta historia de sobrevivencia seguida en todo el mundo y que hoy vuelve a centrar la atención con el estreno en Estados Unidos de la película de Hollywood “Los 33”, es un recuerdo lejano.

Otras tragedias familiares posteriores, como la vivida en marzo pasado después que un inusual temporal que azotó el norte de Chile los dejara en la calle, obligaron una vez más a esta familia a levantarse, afirma el diario.

Con una casa obtenida en un plan social, una pensión concedida por el gobierno a los 33 mineros de unos 450 dólares y algunos trabajos casuales, Zamora se enfrenta a las mismas penurias que vivían antes del accidente en la mina.

Para el psicólogo Alberto Iturra, que los asistió la mayor parte del tiempo que estuvieron encerrados a más de 600 metros de profundidad, los mineros “han sido marcados negativamente como trabajadores, porque se estima que en cualquier minuto van a pedir licencia, van a dejar de trabajar o lo que es peor, no van a soportar el estrés”.

Urzúa, el último de los mineros en ser rescatado, reconoce sin embargo que algunos de sus compañeros lograron ubicarse en la gran minería y viven mejor que antes de la tragedia.

En su caso, estuvo mucho tiempo desempleado hasta que recientemente se sumó al equipo de trabajo del Servicio Nacional de Geología y Minería de Chile.

“Cada compañero tiene una historia, lo vivió a su forma”, dijo Sepúlveda, el minero más carismático del grupo, que en la película “Los 33” es encarnado por el español Antonio Banderas.

Los 33 es una película dramática chileno-estadounidense dirigida por la mexicana Patricia Riggen. Grabada en Colombia y Chile, y que fue estrenada el 6 de agosto de 2015 en Chile y será estrenada el 13 de noviembre de 2015 en Estados Unidos.

Pero no todo son sombras. Tras el electrizante rescate que se concretó el 13 de octubre de 2010, que fue retratado minuciosamente por los medios de todo el mundo, el grupo vivió su momento de gloria.

La mayoría viajó por el mundo contando su historia y cada uno recibió 7,000 dólares de regalo por parte de Leonardo Farkas, un excéntrico empresario minero chileno.

Sin embargo, la historia más maravillosa llegó gracias al amor que tocó la puerta del minero Daniel Herrera. Una mujer alemana siguió por televisión el rescate y se enamoró de él. Lo contactó a través de las redes sociales y terminó casándose con el minero. Hoy ambos viven felices en Chile.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación