Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Palacio Nacional joya ecléctica

Su arquitectura está definida por el estilo ecléctico, el cual responde al orden jónico, corintio y romano. Aún conserva la mayoría de materiales originales

Palacio Nacional joya ecléctica

Palacio Nacional joya ecléctica

Palacio Nacional joya ecléctica

Sus muros no solo albergan historia, sino también arte y cultura. Se trata del Palacio Nacional, una joya arquitectónica que se impone en el Centro de San Salvador y el cual desde el siglo XIX fue escenario de personajes e increíbles acontecimientos de la historia política de El Salvador.

El Palacio se construyó de 1866 a 1870 y un fuerte incendio acabó con las estructuras el 19 diciembre de 1889. Años más tarde, el gobierno de Pedro José Escalón, en 1903 realizó un concurso público para la nueva edificación del Palacio. El ganador fue el ingeniero José Emilio Alcaine quien propuso el plano iconográfico de la edificación, bajo la dirección del maestro de obra Pascasio González Erazo.

El pórtico principal está compuesto por seis imponentes columnas que combinan con las estatuas de Cristóbal Colón e Isabel la Católica, donadas por el Rey Alfonso XIII en 1924. El Palacio fue declarado Monumento Nacional en 1980 lo cual impulsó a que se realizaran trabajos de restauración para rescatar este tesoro histórico, para abrirlo al público en 2008.

Un recorrido a través del tiempo

En su interior, los detalles como la cristalería procedente de Bélgica, el mármol importado desde Italia y la madera procedente de El Salvador pueden ser apreciados por los visitantes. Además, entre los pasillos se encuentra una exposición permanente de fotografías que destacan la evolución del Palacio Nacional desde 1889 en adelante.

Tiene más de 100 habitaciones y los salones más significativos son los salones Rojo, Rosado, Amarillo, Azul y Jaguar.

En el salón Rojo se celebraban los cocteles y festines políticos, contiene los medallones que nombran a los 14 departamentos de El Salvador. También están los retratos de presidentes como el general Fernando Figueroa, Francisco Morazán, Francisco Menéndez, Rafael Campos, el capitán Gerardo Barrios y Manuel Enrique Araujo, quien tras su asesinato en 1913, fue velado en ese mismo lugar.

En el salón Rosado laboró la Corte Suprema de Justicia hasta 1974. Ahí se conserva la pintura del primer escudo salvadoreño.

El salón Amarillo fue el despacho del presidente hasta 1930. En él se desarrollaron reuniones de negociación y se recibían a diplomáticos.

El salón Azul es el más importante ya que actualmente conserva los 28 escritorios y sillas originales y el área que se dejaba para la prensa nacional e internacional que presenciaban las decisiones de la Asamblea Legislativa desde 1906.

Y el salón Jaguar se puede visualizar la conceptualización de la cultura indígena a través de elementos mitológicos que están plasmados en sus paredes.

El Palacio Nacional está abierto al público. Su horario de visitas es de lunes a viernes de 8:00 a.m. a 4:00 p.m. sin cerrar al mediodía. Para información sobre tours, llame al 2510-7640.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación