Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Jorge Argueta, un autor de mágicos relatos

Este ingenioso poeta salvadoreño radica en los Estados Unidos, en donde ha publicado más de una decena de libros infantiles que han conquistado varios reconocimientos.

El autor también es reconocido por impartir talleres de literatura en Estados Unidos y en El Salvador. Foto / EDH

El autor también es reconocido por impartir talleres de literatura en Estados Unidos y en El Salvador. Foto / EDH

El autor también es reconocido por impartir talleres de literatura en Estados Unidos y en El Salvador. Foto / EDH

Los frijoles, el arroz, los tamales y tomates no solo se usan en la cocina, también son ingredientes fundamentales en los cuentos y poemas de Jorge Argueta, un compatriota radicado en EE.UU., dueño de una creatividad única en función de los más pequeños.

Su talento y perseverancia lo han llevado a ser reconocido en su tierra natal y en el exterior; además, es docente e imparte talleres de literatura a niños y adultos en Norteamérica y El Salvador.

"Comencé a escribir poesía desde muy temprana edad y al llegar a los Estados Unidos la nostalgia familiar, la de los amigos, la tristeza por lo que sucedía en El Salvador, me provocaron el deseo de escribir poemas sobre nuestra realidad y publiqué 'La puerta de Diablo', con Co.Press, Berkeley CA", rememora el autor.

Menciona también que publicar en periódicos, tener lecturas en cafetines, librerías, universidades, radios y plazas públicas le permitió hacer contactos claves, como fue la editorial "Children's Books Press". Con ellos publicó su primer libro infantil en inglés y español: Una película en mi almohada.

"Yo llegué al maravilloso mundo de la literatura infantiles por arte de magia, por mi perseverancia y trabajo, y por el apoyo de mi buen amigo, el gran poeta chicano Francisco X Alarcón", afirma Argueta.

Luego añade que "algunos libros para niños y niñas, como cualquier otro, se encuentran en nuestro pasado. Lo que nosotros debemos hacer es ir por ellos, buscarlos como se busca a un buen amigo".

El poeta está convencido de que sus libros hablan de su identidad como salvadoreño y también de su vida como inmigrante. Su colección de poesía sobre cocina es de las más gustadas, porque resaltan los valores culturales de El Salvador.

"Yo tuve la dicha de vivir entre el campo y la ciudad. En el campo, mi familia sembraba maíz, frijol, tomates, entre otros vegetales, y hacían tareas del campo. Mi abuela, María Luisa Pérez, "Mama Wicha", fue una gran inspiración. Era curandera y con mucho orgullo hablaba mejor el náhuat que el español", expresa emocionado.

"En la ciudad, mi tía Victoria, Toyita, mi mamá y primas tenían a su cargo un comedor muy popular y concurrido por su sabrosa comida. Desde temprano en la mañana me levantaba y escuchaba la gran fiesta de los aplausos. Era la fiesta de las tortillas o las pupusas que se hacían... De esta experiencia escribí un libro: La fiesta de las tortillas", agregó.

Reconocimiento

El ingenio que Jorge Argueta posee ha cosechado sus frutos. Ha escrito una variedad de libros, como Arroz con leche, Sopa de frijoles, Guacamole y tamalitos, su más reciente publicación.

Gracias al apoyo que ha recibido de otros poetas y organizaciones culturales, Argueta ha creado en el país un festival infantil de literatura. Este año se estaría realizando la cuarta edición, bajo el nombre Festival de Poesía Infantil Manyula, en el mes de noviembre.

Vale decir que el autor ha sido galardonado con el "The America's Book Award" y recibió premios al mejor libro-álbum bilingüe del "International Latino Book Awards" y el de "The Lion and the Unicorn Award", por su libro Hablando con la madre tierra.

Asimismo, su más reciente publicación, Tamalitos, un poema para cocinar, acaba de ganar el premio "Junior Library Guild Award", lo que acredita aún más a este autor y le da la posibilidad de que su obra sea incluida en varias bibliotecas públicas de EE.UU.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación