Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

En el mes de la niñez

Escondelero y el famoso "1, 2, 3 para mí y todos mis amigos"

Con esa frase el niño más audaz en esconderse libraba a todos sus amigos.

Escondelero y el famoso "1, 2, 3 para mí y todos mis amigos"

Jugar escondelero o a las escondidas es emocionante, divertido y ayuda a que el niño se ejercite. En el mes de octubre, dedicado a la niñez, elsalvador.com recopilará los juegos tradicionales que jugaron varias generaciones.

Cómo jugar escondelero

Se puede jugar con un mínimo de dos personas, aunque a mayor número de participantes es más entretenido.

Se rifan quien contará, sin ver y en el "tay" (se supone que viene de "time", un tipo de base segura), para que los demás puedan esconderse.

Al terminar de contar, empieza la búsqueda. Si encuentra a alguien, tanto el buscador como el que fue encontrado, deben correr hasta el "tay" y tocarlo. Si el primero llega antes, el segundo ha sido sentenciado para contar después que encuentren a los demás.


También te puede interesar: Estos juguetes te traerán buenos recuerdos (si tienes más de 30 años)


La tensión es más cuando la agilidad de quien busca supera la astucia de quienes se esconden y los encuentra a todos.

El último es quien puede librar a todos sus amigos, si logra engañar al buscador y toca primero el "tay".

Reglas del juego

- Deben escoger el "tay" y el área límite para esconderse.

- Se rifa quien será el buscador

- Quienes se escondan, pueden moverse de lugar siempre y cuando no sean vistos.

- El que ha sido encontrado, no puede indicar los lugares en donde están escondidos los demás.

- Al primero que encuentren y no toque el "tay" antes que el buscador, será el siguiente en contar, a menos que lo libre otro.

Glorsario

¿Has jugado "escondelero"? Cuéntanos tu experiencia.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación