La industria de la moda se suma a los esfuerzos por combatir la pandemia por coronavirus

Este rubro de la economía internacional es uno de los grandes afectados por la emergencia por coronavirus. Peso a ello, grandes firmas se han sumado al combate de la enfermedad con donaciones y fabricación de material necesario para contrarrestar el virus.

La potente y vibrante industria de la moda suma esfuerzos en todas las trincheras para afrontar la crisis causada por el coronavirus. Foto EDH / AFP

Por Walu Hernández

Abr 01, 2020- 04:30

Muchas empresas del rubro están luchando por hacer su parte mientras el brote de COVID-19 continúa extendiéndose por todo el mundo. Desde donaciones multimillonarias hasta esfuerzos de fabricación, te presentamos lo que están haciendo algunos de los nombres más importantes en la industria de la moda.

En uno de los primeros movimientos importantes en la esfera del lujo, el grupo LVMH Moët Hennessy Louis Vuitton, liderado por Bernard Arnault, anunció a mediados de marzo que su rama de perfumes y cosméticos adaptaría sus líneas de producción para fabricar alcohol gel que será entregado al sistema de salud publica debido a la escasez de este producto en Francia.

Sumado a eso y gracias a su red de distribución global, el gigante de la moda europea aseguró un cargamento de 10 millones de mascarillas para afrontar la escasez que afecta a los hospitales en Francia.

Según las declaraciones de Arnault a la prensa “el pedido se repetirá durante al menos cuatro semanas en cantidades similares, es decir, aproximadamente 40 millones de mascarillas” y señaló que el grupo LVMH financiará la primera semana de producción para asegurar que la fabricación de los insumos comience de inmediato. Agregó que “la donación para cubrir la primera semana asciende a más de cinco millones de dólares. El gobierno se encargara de financiar las tres semanas restantes y LVMH correrá con los gastos de logística y despacho de las futuras entregas”.

Las instalaciones que en tiempos normales producen los perfumes para Christian Dior, Guerlain y Givenchy, ahora fabricarán alcohol en gel durante el tiempo que sea necesario. Foto EDH / Cortesía LVMH

Ante esta crisis sin precedentes, la casa de modas Chanel ha movilizando a su equipo, incluidas 150 costureras de los talleres de alta costura, prêt-à-porter y casas de arte, para producir mascarillas y trajes médicos. Las instalaciones se encuentran en proceso de obtener la aprobación de las autoridades sanitarias y comenzaran la producción tan pronto como se aprueben los prototipos y las materias primas.

Chanel se ha comprometido, por un período de ocho semanas, a mantener la totalidad de los salarios de sus 8,500 empleados en Francia. Este beneficio incluye a sus maestros artesanos y personal en sitios de producción. El objetivo de esta acción es aliviar las cuentas públicas, de modo que el Estado francés pueda tener prioridad para ayudar a las empresas más vulnerables y concentrar sus medios en el sistema de salud, el personal de enfermería y organizaciones de rescate. En un espíritu de solidaridad, la casa de modas francesas aportó 1.3 millones de dólares al fondo de emergencia creado por la Fundación AP-HP (Asistencia Pública – Hôpitaux de Paris) y la Fundación Georges Pompidou. Estos fondos se utilizarán para apoyar al personal hospitalario que ha estado en primera línea desde el comienzo de la epidemia.

Por su parte Inditex, el conglomerado textil en España, ha puesto a disposición del gobierno español todos sus recursos logísticos, de abastecimiento y gestión comercial, especialmente los que vienen desde China, para atender la falta de material sanitario. El primer envío de suministros sanitarios está compuesto por 300.000 mascarillas, imprescindibles para evitar contagios en el personal médico que se encuentra haciendo frente a la pandemia.

La tienda Chanel ubicada en la 5ª Avenida de Nueva York permanece cerrada por el avance del COVID-19 en la ciudad. Foto EDH / AFP

El material estaba ya preparado el pasado sábado en un almacén en China para su envío a las instalaciones de Inditex en Zaragoza, España. Desde donde serán distribuidas bajo indicaciones de las autoridades sanitarias a todo el país. El grupo de marcas controlado por Amancio Ortega también ha ofrecido fabricar material sanitario en las líneas de producción de su principal marca, Zara. Esto aún se encuentra en etapa de análisis, ya que se deben realizar algunas adaptaciones sanitarias y asegurar la disponibilidad de la materia prima.

En Italia, la casa de moda de lujo Prada ha donado dos unidades completas de cuidados intensivos y reanimación a tres de los hospitales más grandes de Milán: San Raffaele, Sacco y el hospital pediátrico Vittore Buzzi. Con Italia como el país más afectado por la enfermedad en Europa, Milán y la región de Lombardía se han convertido en el centro del brote. Miuccia Prada y su esposo también anunciaron la fabricación de 80,000 trajes médicos y 110,000 mascarillas a petición urgente de algunos hospitales en la región de Toscana. Se estima que los insumos que se fabrican en sus instalaciones lleguen al personal médico antes del 6 de abril.

En Estados Unidos
El Consejo de Diseñadores de Moda Americanos conocido por sus siglas en inglés como CFDA, al mando del diseñador Tom Ford, se unió a la revista norteamericana Vogue liderada por Anna Wintour para crear un fondo económico especial para ayudar a los diseñadores que se vean afectados por la crisis económica, a raíz de la paralización de actividades debido a la pandemia.

Miuccia Prada, Ralph Lauren y Anna Wintour. Foto EDH / AFP e Instragam oficial de Ralph Lauren

En un mensaje publicado en el sitio web de la revista, Anna Wintour dijo que “uno de los peores sentimientos que puede provocar una crisis es la sensación de impotencia… Hace falta muchísima ayuda, especialmente porque las pequeñas empresas y los trabajadores de todo el país están sufriendo consecuencias económicas devastadoras”, añadió.

La comunidad de la moda es uno de las grandes afectados en todo el mundo, desde diseñadores hasta empleados y trabajadores minoristas, en todos los niveles económicos. Para impulsar esta iniciativa, el CFDA y Vogue han publicado una serie de videos en los que se exponen las historias de personas de la industria de la moda cuyos negocios y medios de vida se han visto afectados en medio de la crisis.

Vanessa Friedman, editora y critica de moda para el periódico neoyorquino The New York Times, cuestionó por medio de Twitter la falta de apoyo de las grandes marcas de moda estadounidenses para combatir la pandemia de coronavirus en ese país.

Días después de las declaraciones de Friedman, el diseñador estadounidense Ralph Lauren, a través de su fundación, se embarcó en la producción de 250.000 mascarillas y 25.000 trajes médicos.

Inditex es la mayor compañía textil del mundo, pero tiene sus más de tres mil 800 tiendas cerradas. Foto EDH / AFP

“Mientras nos enfrentamos a este reto como una comunidad, nuestra esperanza es continuar con el mismo optimismo y con la unidad que Ralph Lauren y nuestras marcas han tenido a lo largo del mundo”, asegura la firma.

A los suministros médicos se sumarán 10 millones de dólares con los que pretende ayudar a los miembros de su equipo, sus socios y comunidades afectadas por la nueva pandemia de coronavirus. “En el corazón de nuestra empresa, siempre ha habido un espíritu de unión que inspira nuestra creatividad, nuestra confianza y lo más importante, nuestro apoyo mutuo. En las últimas semanas y meses, ese espíritu nunca ha decaído”. Así lo ha asegurado el propio Ralph Lauren.

Utilizamos cookies y otras tecnologias para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestro sitio web.

Política de privacidad