Leches vegetales, deliciosas aliadas de tu salud

Si eres intolerante a la lactosa, vegano o si simplemente prefieres no consumir leche de vaca, las mezclas de origen vegetal, sobre todo las de frutos secos, son una excelente opción. Conoce algunas de ellas.

FOTO EDH / Shutterstock

Por Osmín Monge

Nov 25, 2018- 16:57

A pesar de que las leches de origen animal son las más gustadas y consumidas en el mundo, en algunos casos sus efectos en la salud hacen que se busquen otras opciones, entre ellas las leches vegetales.
Estas son suspensiones de material vegetal disuelto y desintegrado en agua, que tienen un aspecto similar a la leche de origen animal, pero no son productos lácteos.

“Las leches vegetales son una buena opción para las personas intolerantes a la lactosa, siguen una dieta vegana o vegetariana o para aquellos que simplemente quieren alimentarse de forma saludable”, manifiesta la licenciada Carolina Roque, nutricionista.

Conoce los beneficios de los frutos secos y semillas

Almendras, nueces, pistachos, pepitorias y cacahuetes, entre otros, son muy beneficiosos para el organismo. Pueden reducir el riesgo de sufrir enfermedades cardíacas, prevenir el envejecimiento, controlar la diabetes y hasta fortalecer los huesos.

Se elaboran a partir de ciertas variedades de frutos secos, cereales, legumbres y otras semillas, dejando por un tiempo el material vegetal en agua fría, separando el líquido y agregándoles otros ingredientes para su conservación y mejorar su sabor y sus propiedades nutricionales.

A continuación te detallamos algunas de las leches vegetales más conocidas.

Leche de almendras

Una de las cualidades de esta leche es que no contiene lactosa ni gluten. Es ideal para aquellas personas que tienen problemas gastrointestinales o dificultades para llevar una digestión adecuada. Es una fuente rica en potasio, esto la hace muy recomendable para tratar diarreas y los vómitos, principales causas de la pérdida de potasio en el organismo. Asimismo, posee calcio, minerales y ácidos grasos esenciales.

FOTO EDH / Shutterstock

Leche de soya

Se obtiene a partir de las semillas de soya molidas con agua y calentadas al vapor durante un periodo comprendido entre 15 y 20 minutos. Tiene muchas propiedades nutricionales, proteínas y elementos antioxidantes provechosos para el organismo. Al carecer de colesterol, es beneficiosa para el corazón y para el sistema circulatorio. Puede ayudar a prevenir la osteoporosis.

FOTO EDH / Shutterstock

Leche de coco

Proviene del tratamiento de la pulpa del coco. Puede aportar múltiples ventajas en la salud. Es un alimento rico en hierro, por lo tanto es un gran aliado para prevenir la anemia.

El magnesio que contiene ayuda a bloquear la sobreestimulación de calcio y de esa forma, evitar que se sientan calambres y dolores musculares. Por contener selenio, se convierte en un alimento antioxidante que controla los radicales libres que causan el envejecimiento de la piel, así como también el deterioro de las articulaciones. Es rico en fósforo, lo cual es útil para tener huesos fuertes. Se utiliza para humectar la piel y aliviar las erupciones cutáneas.

FOTO EDH / Shutterstock

Leche de macadamia

Su contenido alto en proteínas, calcio, hierro, magnesio y vitamina E, la convierten en una bebida ideal. Ofrece propiedades antioxidantes que favorecen el organismo y fortalecen el sistema inmune.

Gracias a su elevado contenido en grasas saludables, previene enfermedades cardiovasculares; asimismo, las propiedades de sus lubricantes permiten un correcto funcionamiento del tránsito intestinal.

FOTO EDH / Shutterstock

Consume frutos secos y cuida tu corazón

Por su contenido de ácidos grasos insaturados y otros nutrientes, los frutos secos consumidos con regularidad son de gran beneficio para tu salud cardiovascular.

Leche de maní

Esta leche le provee al organismo antioxidantes y nutrientes, entre ellos la niacina, que favorece la rapidez y agilidad mental, así como también el correcto flujo sanguíneo y circulatorio. Otras de las principales propiedades de esta bebida es que reduce el colesterol en sangre y estimula el proceso digestivo. Posee vitaminas E, B, B3 y B6, magnesio, ácidos grasos saturados, fósforo, potasio, proteínas, zinc y sodio.

FOTO EDH / Shutterstock

Leche de ajonjolí

Se elabora a partir del licuado o batido de las semillas de ajonjolí crudas o tostadas, después de haberlas dejado en remojo durante algunas horas para facilitar su posterior licuado. Es rica en lecitina, ácidos grasos insaturados (sobre todo omega 6 y omega 9), vitaminas y minerales. Reduce los niveles altos de colesterol, previene el agotamiento nervioso y cerebral, y evita la arteriosclerosis y la osteoporosis.

FOTO EDH / Shutterstock

Leche de quinoa

Su sabor es neutro. Además de su aporte de vitaminas favorece el tránsito gastrointestinal. Tiene acción antinflamatoria y fortalecedora del sistema inmunitario. Su aporte de micronutrientes y electrolitos permite reponer líquidos aliviando condiciones desequilibrantes como diarrea, vómitos o deshidratación. Es una excelente opción para veganos y deportistas.

FOTO EDH / Shutterstock

Queso fresco, delicioso y saludable

Blanco, de consistencia pastosa y suave aroma, el queso fresco es uno de los grandes aliados de la sana nutrición, que acompaña bien cualquier tiempo de comida.

Leche de semilla de marañón

Esta leche es más baja en calorías de lo que muchas personas piensan. Es una bebida perfecta para aquellos con intolerancia a la lactosa. Es rica en minerales, como fósforo, cobre, selenio, calcio, hierro, magnesio, potasio y zinc. Contiene vitaminas A, C, D y E. Controla el colesterol y ayuda a eliminar el colesterol malo. Ayuda a mantener una salud cardiovascular perfecta.

FOTO EDH / Shutterstock

Leche de avellanas

Se elabora a partir de los frutos del avellano. Como otras leches naturales, es de fácil digestión y ofrece al organismo importantes aportes de vitamina E, ácido fólico, cobre y magnesio. Se trata de un antioxidante natural que previene la acción de los radicales libres. Puede ser de gran ayuda en la lucha contra las alzas de lípidos (colesterol y triglicéridos) especialmente para descender el “colesterol malo” (LDL) y propiciar el incremento del “colesterol bueno”.

FOTO EDH / Shutterstock

Leche de arroz

Además de los convalecientes, también los deportistas, vegetarianos y personas que buscan bajar de peso encuentran en la leche de arroz una opción muy apetecida, ya que esta presenta muy bajos niveles de grasas y, en cambio, altas concentraciones de nutrientes.

La leche de arroz destaca sobre todo por ser una fuente rica de minerales, tales como el selenio, el potasio, el magnesio y el hierro.

FOTO EDH / Shutterstock

Comentar Comentar

Te recomendamos

Noticias Las cinco multas de tránsito más extrañas en El Salvador
Noticias Niña salvadoreña padece una de las siete enfermedades más raras del mundo
Noticias Así será la nueva Plaza Marinera en el Puerto de La Libertad