La prioridad es rescatar al país de una década de postración

La Alianza por un Nuevo País ha ofrecido, con el concurso de los diferentes sectores, la creación de trescientos mil empleos formales, pero la cifra puede ser mayor si las condiciones en las que opera la economía se libran de regulaciones y cargas, además de facilitar la inversión en nuevas empresas de todo tamaño.

Ene 29, 2019- 21:54

Las prioridades del programa de gobierno de la Alianza por un Nuevo País, que postula la candidatura de Carlos Calleja y Carmen Aída Lazo, coinciden con lo que la mayoría de salvadoreños anhela: rescatar la economía de la condición depresiva en la que se encuentra después de dos gobiernos efemelenistas, generar empleo, cambiar la finalidad de aduanas, combatir la violencia dotando a la PNC de mejor información, recursos y tecnología, erradicar la violencia y obviamente mejorar la educación y los servicios asistenciales.

La Alianza por un Nuevo País ha ofrecido, con el concurso de los diferentes sectores, la creación de trescientos mil empleos formales, pero la cifra puede ser mayor si las condiciones en las que opera la economía se libran de regulaciones y cargas, además de facilitar la inversión en nuevas empresas de todo tamaño.

Y en esto no debemos olvidar una realidad fundamental: reglas claras, bajos impuestos y seguridad jurídica son el mejor incentivo para el crecimiento.

De allí que revisar la maraña de cargas fiscales y regulaciones que los efemelenistas han venido imponiendo en los últimos años para suprimirlos o aterrizarlos a las realidades del país, debe ser un paso esencial.

Tómese como ejemplo el veto de Sánchez Cerén al decreto legislativo que ordenaba suprimir regulaciones y exigencias que afectan la eficiencia en el quehacer económico, un veto sin sentido que se trató de justificar con pobres argumentos para defender burocracias inútiles.

La eficiencia es como el lubricante para los equipos: cuando no la hay, estos se deterioran rápidamente; el veto fue una especie de revanchismo alimentado por complejos sociales profundos.

Entre los puntos del programa de la Alianza por un Nuevo País está además hacer de las aduanas un sostén para la actividad económica más que un ente recaudador de impuestos, considerando como lo dijo en una ocasión Ludwig von Mises, el más importante pensador en cuestiones económicas de su época, que tales regulaciones equivalían a impedir la entrada de riqueza a los países, más en el mundo globalizado de hoy.

Sin cooperación internacional no
se puede combatir el narcotráfico

Es lógico que prevenir la delincuencia sea mucho mejor que combatirla, pero alcanzar esa etapa pasa por muchas luchas y derramamiento de sangre, pues ese enemigo está alimentado por el narcotráfico, por un esquema esclavista y por ramificaciones que se extienden por muchos países, por el mundo entero, como lo comprueba la irritación de Estados Unidos con la penetración de las pandillas en su territorio.

Lo declarado por el almirante Craig S. Faller, del Comando Sur, en su visita a El Salvador, de asistir a los países del Triángulo Norte a combatir el crimen organizado, demuestra que sin cooperación internacional las redes del crimen, del tráfico de personas, el lavado, seguirán activas, lo que daña profundamente el desarrollo de nuestros países.

La modernización de la PNC, por su parte, debe apoyarse en la revisión a fondo de la ley minoril que convierte a los menores de edad en potenciales sicarios y extorsionistas, así como dejar de apoyar narcodictaduras como la venezolana.

Te recomendamos

Noticias La inspiradora historia del chef salvadoreño que ganó la lotería en EE. UU.
Noticias Las ventajas y desventajas de alquilar una casa
Noticias ¿Sabes quién diseñó los planos del Hospital Rosales?