Las parejas deben desterrar la violencia y el maltrato en el hogar

La paz entre las parejas es fruto del amor, la comprensión y el esfuerzo permanente. En esto de las relaciones entre parejas vale el viejo dicho de “se necesitan dos para bailar el tango”.

Dic 13, 2018- 21:55

Pese al alto número de feminicidios —crímenes que conmueven profundamente a nuestra sociedad— podemos asumir que la mayoría de matrimonios o uniones de hecho son relativamente estables, con ambos miembros cuidándose o al menos tolerándose y llevando relaciones tranquilas.

Y ante la serie de feminicidios que ha sacudido al país este año, los salvadoreños debemos hacer conciencia y luchar por que se respete a las mujeres de todas las edades y condiciones.

Ya hay leyes y sanciones al respecto, pero se necesita que las víctimas denuncien y la sociedad las acompañe para que los delitos que se cometen al interior de los hogares no queden en la impunidad.

Pero así como hay mujeres que son maltratadas por sus parejas, se sabe que hay también casos de hombres maltratados, inclusive asesinados por sus mujeres, sobre todo hombres jóvenes que caen en manos de inescrupulosas e inclusive de las famosas “viudas negras” que los aseguran y luego los asesinan para cobrar dinero.

En estos casos son las compañías aseguradoras las que tienen que investigar cada caso, para proteger a muchachos incautos que caen en manos de arpías.

La Procuraduría General de la República lleva procesos de hombres maltratados física o sicológicamente, procesos que se siguen por el principio de que todos, hombres y mujeres, somos iguales ante la ley.

El respeto entre las parejas, ante todo, es antídoto de cualquier crisis, y si la hay, queda la posibilidad de hablar con la ayuda de buenos amigos o guías espirituales.

En esto se llega a la gran lección: convivir en paz, sin ser sujeto a abusos de la pareja, es algo en lo que debe trabajarse.

La paz entre las parejas es fruto del amor, la comprensión y el esfuerzo permanente.

En esto de las relaciones entre parejas vale el viejo dicho de “se necesitan dos para bailar el tango”.

El amor y la comprensión
conjuran las grandes tragedias

Y esto puede decirse figurativamente de nuestra sociedad, se necesita el concurso de una mayoría de salvadoreños y de los no salvadoreños que viven entre nosotros, para volver a poner en pie el país, lograr la convivencia pacífica, rescatar la institucionalidad, revitalizarnos después del desbarajuste y las maldades perpetradas por los comunistas y su marxismo de los caites.

Hay que pensar en el futuro de nuestros niños, muchos de los cuales no van a la escuela o a colegios pues sus padres tienen temor de que los secuestren las pandillas, pero también en el presente de los padres de las familias que se esfuerzan por superarse, como de los adultos mayores que quieren tener paz en su vejez. Todos merecen protección.

Don Napoleón Viera Altamirano decía, con un dejo de humor, que la estabilidad social británica era resultado de la Carta Magna, que fijó el marco jurídico y moral de la nación, pero también del imperio de la ley y quien la quebrantaba iba a la Torre de Londres. Pero nadie pudo anticipar a los hinchas y gamberros británicos que donde van son una plaga… lo que comprueba que cada generación debe imponer su Carta Magna y su Torre de Londres. Por supuesto, sin llegar a abusos ni atrocidades como las que se ha denunciado se cometen en las cárceles orteguistas contra los opositores nicaragüenses.

¡Todos unidos y marchando para rescatar a esta noble Patria de El Salvador!

Te recomendamos

Noticias Las cinco multas de tránsito más extrañas en El Salvador
Noticias Niña salvadoreña padece una de las siete enfermedades más raras del mundo
Noticias Así será la nueva Plaza Marinera en el Puerto de La Libertad