POLÍTICA: Ley de Agentes ExtranjerosCovid-19: Variante ómicron NEGOCIOS: Bitcoin en El Salvador SUCESOS: Casos de desaparecidos

La publicidad reverdece

La nueva estrategia pro ambiente tiene por finalidad fomentar la conciencia ambiental en el consumidor.

Por Carlos Francisco Imendia

El tercer viernes de octubre en El Salvador se celebra el Día del Publicista, para reconocer la labor y la capacidad creativa de los publicistas salvadoreños, desde sus trincheras: las agencias publicitarias. Ellos afilan el lápiz y papel para plasmar el borrador de la estrategia para sus clientes, primero concibiendo la idea, el brief, segundo presentándola, luego la someten a la crítica para finalmente entregarle al cliente la propuesta de la campaña y plantearle bien el asunto, deslumbrarlo, envolverlo, convencerlo y hacer partícipe de la campaña a ejecutarse con la finalidad de vender, estimular el consumo de los productos, fortalecer la marca, la fidelidad, el posicionamiento, etc. No es tarea fácil, ni mucho menos de soplar y hacer botellas; para eso se estudia detalladamente al consumidor, con observación, estudios de mercado, grupos focales para obtener los resultados más precisos y efectivos.
Pero en estos tiempos, donde el excesivo consumo está relacionado al daño ambiental, por envoltorios no tan amigables al medio ambiente, la publicidad y el mercadeo se convierten en cómplices de la indiferencia social por el medio ambiente, en donde la balanza se inclina más por el consumo que por la conciencia.
Las grandes marcas se ven obligadas a reevaluar su estrategia publicitaria para incentivar al consumidor, pasando del antiguo modelo publicitario al nuevo modelo. El antiguo construía y adecuaba el mensaje para persuadir al consumo; ahora, la nueva tendencia persuade para preservar y reducir, cuidar el medio ambiente.
La nueva estrategia pro ambiente tiene por finalidad fomentar la conciencia ambiental en el consumidor. Muchos dirán ¿cuál es la finalidad de que la publicidad busca frenar el consumo y cuidar el medio ambiente? ¿No se van a reducir las ventas? La respuesta es que los mismos consumidores están satanizando a las grandes marcas, culpándolas de que son los que generan la contaminación plástica a gran escala de los océanos, la contaminación atmosférica por la emisión de gases de Efecto Invernadero. Las consecuencias de eso han sido perder clientes y reducir ganancias, además de que se pierda la fidelidad por las marcas y busquen otras más comprometidas con el medio ambiente. Eso ha obligado a las marcas a acudir a los publicistas y mercadólogos para ayudarles a reverdecer su estrategia y mensaje, crear nuevos servicios y productos eco-amigables, además de nuevos conceptos, pero no a cualquier publicista sino aquellos que se han especializado en el tema y promueven la publicidad verde y sostenible.
El trabajo incluye incidir en muchas áreas, incluso transformar la filosofía y mística empresarial. La publicidad verde gana espacio y aceptación y puede transformar la imagen obsoleta que una marca o producto puedan tener; han vuelto a ganar lugar en el mercado, el que perdieron por malas estrategias y prácticas, además ganar aceptación, fidelidad y han incrementado sus ventas, ahora hay botellas hechas de material reciclado, zapatos de plástico recuperado en el mar, bolsas bio-solubles, pajillas a base de semilla de aguacate, eso lo promueve la publicidad verde.

Publicista y ambientalista/Chmendia

KEYWORDS

Medio Ambiente Opinión Publicidad

Patrocinado por Taboola

Inicio de sesión

Inicia sesión con tus redes sociales o ingresa tu correo electrónico.

Iniciar sesión

Hola,

Bienvenido a elsalvador.com, nos alegra que estés de nuevo vistándonos

Utilizamos cookies para asegurarte la mejor experiencia
Cookies y política de privacidad