Ley especial contra el desplazamiento forzado interno

Hay que comprender y tener mucha claridad que una ley no terminará con el desplazamiento forzado porque los generadores de esta violencia siguen operando y utilizan la violencia, amenaza, incluso llegar asesinar para desplazar a los ciudadanos; pero se convierte en un gran paso

Por Ricardo Sosa
Experto en seguridad y crimino

Ene 13, 2020- 19:00

La semana anterior se aprobó en la Asamblea Legislativa, con 82 votos, la denominada “Ley especial para la atención y protección integral de personas en condición de desplazamiento forzado interno”.
Con treinta y cinco artículos, era una deuda que se tenía con las víctimas en El Salvador y ha sido un verdadero calvario y sufrimiento para llegar hasta etapa. Con solo hacer memoria de los dos últimos gobiernos que no reconocieron el fenómeno, lo escondieron bajo las alfombras de Capres y otros despachos y utilizando “palabras suaves” se intentó negar una y otra vez, y cuando ya era innegable se prefirió utilizar el término “movilidad interna”, pero lo que siempre sucedió desde finales del gobierno del ex presidente Saca fue que las pandillas y crimen organizado en El Salvador como parte de su control territorial y mini-”estados” paralelos que fortalecieron en la última década, obligaban a los ciudadanos abandonar su casa de habitación producto de muchos años de trabajo y esfuerzo simplemente por que a un individuo le gustaba esa casa o terreno, como un agotamiento de no poder pagar la extorsión, por no seguir financiando a la pandilla, por acoso adolescentes y jóvenes de esa familia que se resisten a ingresar a un clica determinada, por acoso sexual. En resumen —y siempre lo sostuve—, que la principal causa era la violencia generada por estos grupos criminales que se creen los dueños del territorio y con la capacidad de hasta cobrar por vivir en ellos. Es más, muchas personas tenían que pagar por “abandonar” su territorio. Y dentro de este grupo había negocios de las mismas familias que dejaban de funcionar y quedaron en poder de la pandilla hasta la fecha.
Esta Ley no llega por convicción o sensibilidad de los nuestros funcionarios del Estado, sino por la sentencia de la Sala de lo Constitucional mediante el Amparo 411-2017 que se convirtió en un mandato al Estado salvadoreño, por la omisión de elaborar o promover leyes secundarias, normativa, políticas, programas, protocolos y otros para la protección de las víctimas de desplazamiento forzado interno.
La Ley especial aprobada brinda la respuesta a la resolución de la Sala de lo Constitucional de la CSJ, porque reconoce el desplazamiento forzado interno con una serie de derechos para las víctimas como: catálogo de derechos, ámbito y condiciones de aplicación, competencias, reconoce el marco conceptual y las fases del desplazamiento, asignación de recursos como lo son normas para el financiamiento.
Hay que comprender y tener mucha claridad que una ley no terminará con el desplazamiento forzado porque los generadores de esta violencia siguen operando y utilizan la violencia, amenaza, incluso llegar asesinar para desplazar a los ciudadanos; pero se convierte en un gran paso y se le cumple a las víctimas; ahora hay que asegurar su regreso a casa, que se cumpla la Constitución en el espíritu de la Ley, y sobre todo que se le pueda garantizar que viva en paz y logre cumplir sus sueños y desarrollo en su lugar de residencia.
Nunca más queremos ver a miembros de la PNC y FAES escoltando para que los ciudadanos abandonen el territorio.

Experto en seguridad y criminología

Tags Opinión |

Te recomendamos

Movistar “Quiero que sepan la verdad de mí”: el príncipe Harry rompe el silencio y explica su salida de la Familia Real británica
Movistar Así era la vida en los antiguos colegios internados de El Salvador
Movistar Esta es la casa que Meghan Markle eligió para vivir con Harry y su hijo en Canadá

Utilizamos cookies y otras tecnologias para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestro sitio web.

Política de privacidad