Paul Polman y el plan de vida sostenible

Ene 07, 2019- 20:55

Cuando un año termina y comienza otro siempre se tiene la tentación de hacer balances, metas personales, metas corporativas o de país. Casi siempre lo hacemos. Pudiéramos hablar de las tragedias ocurridas en 2018, o de la administración Trump y los retrocesos en la EPA y en el Departamento del Interior de los EE. UU., o del acuerdo de Escazú, o las prohibiciones a las bolsas plásticas en todo el mundo.

En vez de esto, quiero dedicarle este primer artículo del año a Paul Polman, quien después de 10 años al mando de Unilever se retira. Polman es un graduado de administración de empresas, con maestría en Economía y otra en Finanzas. Es un hombre de negocios que antes de estar en Unilever, fue gerente en Procter & Gamble y Nestlé. Normalmente de un CEO se escribe sobre su legado por las ganancias o pérdidas que generó su gestión. En el caso de Polman, su legado es de sostenibilidad. Durante su gestión Unilever obtuvo rendimientos muy buenos, hubo crecimiento del valor para los accionistas, pero esto lo obtuvo haciendo las cosas de manera distinta.

La primera gran decisión fue suspender los reportes trimestrales. Wall Street está acostumbrada a medir el éxito en períodos de tres meses y predecir el crecimiento (o disminución) del valor de las acciones. Cuando Polman decide que no iba a revelar la información de esta manera estaba indicando que se sometería la dictadura cortoplacista de los inversionistas de Wall Street. Su segunda acción fue crear un nuevo modelo de negocios el cual llamó: Plan de Vida Sostenible (Sustainable living plan). No hay un plan de sostenibilidad en Unilever, hay un plan de negocios que es sostenible y así lo ampara su primera línea: “Creemos que el crecimiento sostenible y equitativo es la única forma de crear valor a largo plazo para nuestros grupos de interés. Por eso hemos colocado el Plan de vida sostenible de Unilever en el corazón de nuestro modelo de negocio”.

Polman logró generar sólidos resultados financieros al adquirir nuevas marcas, expandirse en mercados emergentes y ampliar el negocio de cuidado personal de la compañía. Al mismo tiempo, defendió el Plan de Vida Sostenible, que estableció objetivos ambiciosos como reducir el impacto ambiental de Unilever a la mitad para 2030, al tiempo que duplicaría las ventas. Una arriesgada meta que lo hizo tambalear con algunos de sus accionistas, pero creyeron en él y le apostaron, tanto que a pesar de tener una sustancial oferta de Kraft Heinz, decidieron pasar por que implicaba un cambio de cultura empresarial que no estaban dispuestos a perder, a pesar que les ofrecieron una prima del 18 % de sobre precio, Polman estaba seguro que Unilever en el largo plazo valdría mucho más que eso.

Para lograr esto, Polman les dio a los gerentes una amplia libertad para realizar cambios que podrían reducir el uso del agua y las emisiones de gases de efecto invernadero, mejorar la salud del suelo y generar menos residuos.

La estrategia de Polman no es sobre la sostenibilidad, es apoyarse en esta para traer rendimientos positivos de largo plazo a la empresa y lo realizó. Todavía Unilever tendrá un largo camino y Alan Jupe hereda unos zapatos muy grandes. Pero valdrá la pena ver el legado de Polman y el futuro desarrollo de esta empresa. En el camino a la sostenibilidad no solo es para ambientalistas hippies veganos radicales, sino que nos guían empresarios como Paul Polman.

Si quieres saber más sobre sostenibilidad puede visitar

https://samayoavaliente.wordpress.com/
Consultor en sostenibilidad empresarial

Te recomendamos

Noticias Mandala Eco Villas, el lugar perfecto para relajarse
Noticias Familia salvadoreña recorre el país en su combi llamada Kike
Noticias Maestro por la mañana y vendedor de dulces por la tarde, así se gana la vida Vicente Vásquez