POLÍTICA: Ley de Agentes ExtranjerosCovid-19: Variante ómicron NEGOCIOS: Bitcoin en El Salvador SUCESOS: Casos de desaparecidos

La ESEN comparte las historias más inspiradoras y positivas

Las vivencias de los jóvenes se convierten en una luz en momentos de crisis.

Por Alejandro Pacas | Oct 28, 2020- 09:22

Carolina Iglesias, Kelsi Popp y María Reneé Molina fueron las ganadoras de la primera edición de Impacta con tu Historia de la ESEN. Foto EDH / Cortesía ESEN

El mundo entero vive momentos de mucha incertidumbre: la actual pandemia por COVID-19 ha creado una crisis que ha sembrado preocupación dentro de las personas.

Sin embargo, en medio de tantas malas noticias, la Escuela Superior de Economía y Negocios (ESEN) se dio cuenta que los jóvenes tenían algo positivo qué decir. Con el objetivo que todo El Salvador los escuchara y sacara ejemplo e inspiración de sus palabras, la institución de educación superior creó el espacio “Impacta con tu Historia”.

Después de poco más de un mes de convocatoria, la ESEN seleccionó a 43 finalistas y de estos últimos resultaron tres ganadoras en igual número de categorías: Emprendimiento, Liderazgo y Superación.

Tres historias de tres jóvenes que han decidido no quedarse de brazos cruzados y compartir con quien desee una historia inspiradora y que se convierta en una especie de bálsamo.

El director general de la ESEN, Everardo Rivera, se mostró orgulloso de poder decir que esta primera edición del certamen superó las expectativas, a tal punto que esperan que esta iniciativa se convierta en una tradición dentro de la casa de estudios.

“Cada joven, al compartir su historia, demuestra que sí se puede, que se necesita un ingrediente básico: voluntad de hacer las cosas. Cada uno de estos jóvenes nos regaló su tiempo porque nos compartieron sus historias, nos nutran con lo que ellos han vivido y den palabras de aliento a otras personas”, comentó Rivera.

En total, “Impacta con tu Historia” recolectó más de 17,000 visitas en un par de semanas. El director general anunció que las historias seguirán vinculadas al sitio para que los salvadoreños interesados puedan escuchar estas vivencias.


Kelsi Popp, con su idea de negocio en cuarentena, ganó en la categoría de Emprendimiento.

“El propósito principal de mi negocio es hacer felices a las personas”

En medio de la cuarentena, Kelsi Popp, una joven de 18 años, quiso hacer algo diferente. Las malas noticias invadían a las personas por todas partes y esta estudiante quiso sacar un emprendimiento, no para generarse ingresos, sino para poder llevar una sonrisa a la gente.

Kelsi se describe a sí misma como una joven “que busca el lado positivo de las cosas”. Esa virtud y su creatividad fueron el arranque definitivo para darle vida a Yupi! The Gift Lab, una opción para dar regalos atractivos a familia y amigos sin que las personas salieran de casa.

La joven confesó que al inicio sintió un poco de miedo porque no sabía si era capaz de lograr lo que pensaba.

“Estaba más motivada por dar algo bueno de mí y de verdad hacer algo en mi vida (…) La misión de mi negocio es hacer a las personas felices y facilitarles obtener un regalo especial y que no fuera estandarizado”, comentó.

Si bien es cierto, Kelsi está muy interesada en que su negocio crezca y se vuelva rentable, ella misma aseguró que lo más importante es que la misión de su emprendimiento permanezca intacta. “Mi meta principal es que la misión de este negocio no se pierda en el dinero o las ganancias. Queremos dar felicidad a las personas”, aseguró.

Gracias a ella y su idea, mucha gente pudo compartir momentos de felicidad en familia.

“En el servicio hacia los demás se encuentra la verdadera satisfacción”

La mayor inspiración de Carolina Iglesias es la sonrisa que se dibuja en cada niña y joven con la que trabaja.

Carolina María Iglesias lleva un ritmo de vida bastante agitado. No es solamente una estudiante de educación media, sino que también ella guarda una relación muy especial con unas niñas a las que visita cada sábado en San José Villanueva y otro grupo de Comasagua.

Desde los 12 años, esta joven trabaja en proyectos sociales que trabajan con niñas y jóvenes que viven en condiciones de riesgo. Estas iniciativas buscan que las menores de edad se puedan valorar a sí mismas y sean capaces de salir adelante.

El liderazgo de esta estudiante ha beneficiado a más de 50 niñas y adolescentes con las que ella tiene contacto. A todas ellas, Iglesias no solo les lleva clases, sino también tiempo, alegría y mucha energía.

Iglesias motivó a que más jóvenes compartan lo que tienen, a que salgan y regalen un sonrisa a quienes tienen una vida mucho más complicada.

“Cualquier cosa que tenga una persona la puede compartir con los demás. Todas las habilidades pueden ponerse al servicio de los demás para impactar en ellos. En este país hay muchas maneras de ayudar a quienes lo necesitan”, expresó la ganadora en la categoría de Liderazgo.

Esta entrega y perseverancia le ha abierto muchas puertas y ha tenido la oportunidad de trabajar en proyectos sociales en Estados Unidos.

“A pesar de no ganar, he descubierto lo que significa el éxito”

A su corta edad, María Reneé Molina entendió que el éxito no es de quien más gana, sino quien mejor se prepara.

María Reneé Molina es un vivo ejemplo de perseverancia, de lucha y de compromiso por hacer las cosas que de verdad le gustan. Ella destaca en su colegio en diferentes concursos y certámenes. Sin embargo, ha tenido que quedarse en el segundo lugar.

Donde muchos se vendrían abajo, se lamentarían y se rendirían, María Reneé hizo todo lo contrario: cada vez que se caía, se levantaba más fuerte, con ganas de hacerlo mejor y de demostrarle a todos lo que de verdad era capaz de hacer.

En su historia no existe un final feliz, porque esta joven entendió que el éxito no es solamente el triunfo, sino que es una construcción de procesos, en los que van incluidos los errores y fracasos.

Molina ganó en la categoría de Superación, pero su historia no es de una victoria, sino que es la vivencia de una joven que nunca se rindió y demostró el mundo era buena en hacer lo que le gusta.

“Los errores son súper importantes ya que de eso es donde más se aprende. De ahí es donde crecés y es lo que te forma en la persona que eres ahora. También ayudan a ser fuertes ante las dificultades de la vida”, reflexionó.

Con esta historia diferente de superación, Molina quiere transmitir el mensaje de nunca darse por vencido y sentirse orgulloso de lo que se hace a diario.

KEYWORDS

Emprendimiento ESEN Historias Humanas Jóvenes Negocios Ver Comentarios

Patrocinado por Taboola

Te puede interesar

Ver más artículos

Inicio de sesión

Inicia sesión con tus redes sociales o ingresa tu correo electrónico.

Iniciar sesión

Hola,

Bienvenido a elsalvador.com, nos alegra que estés de nuevo vistándonos

Utilizamos cookies para asegurarte la mejor experiencia
Cookies y política de privacidad