Transportistas temen que haya escasez por bloqueos fronterizos

Los transportistas de carga advierten que si los gobiernos no dan solución a las restricciones de tránsito va a generar escasez de productos en los países de Centroamérica

Son más de 1,600 conductores que se encuentran varados en condiciones inhumanas esperando pasar con mercancía, dicen dirigentes. Foto EDH / efe

Por Jessica Guzmán

May 23, 2020- 04:30

Transportistas de carga advierten que las restricciones de tránsito por las fronteras impuestas por los gobiernos de Nicaragua, Costa Rica y ahora Panamá, como medidas para evitar los contagios del COVID-19, generen desabastecimiento de productos en el país y en toda Centroamérica.

Guillermo Massana, presidente de la Asociación de Transportistas de El Salvador, señaló que la situación es complicada por toda la mercancía expuesta y varada que en cinco días no ha llegado a su destino.

“Son más de 20 kilómetros de unidades expuestas, unidades paradas, que tienen que estar con sistema de refrigeración, unidades que llevan medicamentos, papel higiénico y lo que creo que Costa Rica ya va a empezar a sentir también la necesidad de abrir las fronteras por el desabastecimiento que ellos mismos tendrán”, dijo Massana.

El gran bloqueo está del lado de Nicaragua en la frontera Peñas Blancas y del lado de Costa Rica tampoco dejan entrar transportistas de otros países.

Según dijo Massana, El Salvador exporta para Costa Rica y Panamá medicamentos, papel higiénico, productos perecederos, cajas de cartón, empaques de plástico, bolsas plásticas y de cartón plegables, entre otros. Y El Salvador importa de esos dos países otro tipo de medicamentos y alimentos. “Y todo eso está estancado”, señaló Massana.

Propuesta inviable

La propuesta de Costa Rica es que el cabezal desenganche el furgón en Peñas Blancas y que un conductor con cabezal costarricense lo agarre y lo vaya a descargar y luego lo regrese.

Tanto Massana como Raúl Alfaro, presidente de la Asociación de Transporte Internacional de Carga, señalaron que esa propuesta es totalmente inviable.

“Cómo voy a confiar yo mi furgón con mercancía a un costarricense y quién me asegura a mi que esa mercancía llegará bien, que mi furgón me lo regresarán bien, no”, cuestionó Alfaro.

Los transportistas señalan que los gobiernos deben tomarlos encuenta para generar protocolos eficientes que no pongan en riesgo de contagio a los conductores y que llegue o venga la mercancía con eficiencia, ya que de lo contrario el desabastecimiento de muchos productos será inevitable.

Actualmente, según dijo Massana, la población no ha notado la afectación porque los supermercados aún tienen productos en bodegas, pero advierte: “pronto se empezará a notar el desabastecimiento”.

Por su parte, el presidente de la Asociación de Distribuidores de El Salvador, Ernesto Soler, señaló que “actualmente los distribuidores que importan marcas provenientes de Costa Rica sí están teniendo dificultades con el abastecimiento por el cierre de fronteras. Tenemos la esperanza que el tema se resuelva pronto”.

Mientras que los camioneros de Panamá rechazaron el acuerdo de su país con Costa Rica de movilizar carga bajo estrictas medidas sanitarias por el COVID-19 y aseguraron que seguirán bloqueando el Paso Canoas, que es el principal paso fronterizo entre ambas naciones, hasta que el acuerdo tenga balance.

“No creo que aceptemos eso, porque no nos conviene para nada. Por el momento, la frontera seguirá cerrada, hasta llegar a un acuerdo más favorable”, dijo a la agencia EFE el presidente de la Asociación de Transportistas de Carga de Panamá (Atracapa), René Paredes.

Paredes asegura que el gobierno de Panamá “negoció todo esto sin consultar al sector transporte panameño y el tico queda nuevamente en condiciones favorables. Ellos pueden entrar libremente” a Panamá, reclamó.

El presidente del Consejo Empresarial Logístico de Panamá, Antonio García-Prieto, le dijo a EFE que tras un análisis del acuerdo es evidente que el mismo favorece a Costa Rica e instó al Gobierno de Panamá a renegociarlo tras haber escuchado a los transportistas panameños.

Condiciones inhumanas

Massana también señaló que no solo se trata de que habrá escasez de productos o de las pérdidas o aumento de costos de operación, sino de las condiciones que están afrontando los conductores de las unidades de carga.

“Ellos están a la intemperie, sin comida, sin acceso a servicio sanitario, no se pueden bañar, no tienen acceso a atención médica, es inhumano y quienes toman estas decisiones no piensan en ellos. Los conductores nos piden que nosotros hagamos algo, pero no podemos hacer nada, porque son decisiones de gobiernos”, dijo el dirigente.

¿La solución?

Carmen Aída de Meardi, vicepresidenta ejecutiva de la Comisión Intergremial para la Facilitación del Comercio (Cifacil), dijo que ante esta situación la alternativa es usar la vía marítima a través del Puerto de Acajutla, mientras se busca una solución a nivel regional y se avanza en la aprobación del Protocolo de bioseguridad.

“Como Cifacil hemos solicitado la atención a esta problemática regional a nivel de presidentes, para que se acuerde una solución urgente a efecto de conservar la salud de la población de cada uno de los países de Centroamérica y de los transportistas. Y a la vez normalizar el tránsito terrestre de mercancías, a fin de mantener y garantizar el abastecimiento de bienes de consumo y materias primas”, manifestó de Meardi.

La dirigente de la gremial también señaló que es primordial evitar el incremento en los precios de los productos.

Utilizamos cookies y otras tecnologias para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestro sitio web.

Política de privacidad