Así fue la evolución de los teléfonos en El Salvador

Las fotografías y la publicidad de antaño son un buen referente para recordar cuáles eran los teléfonos que los salvadoreños usaban y cómo estos fueron evolucionando.

Los teléfonos públicos eran el medio de comunicación para muchos salvadoreños. Antes se activaban con monedas, pero luego migró al uso de tarjetasr. Foto EDH/ Archivo

Por Karen Molina

Jul 25, 2019- 06:49

Muchos salvadoreños usamos hoy un smartphone de última generación con el que podemos acceder a internet y usar una infinidad de aplicaciones que nos hacen más fácil la vida. Pero las fotografías de El Diario de Hoy y la publicidad de ese tiempo nos recuerdan cómo eran los aparatos telefónicos con los que nos comunicábamos y algunas de sus singularidades.

A través de esta nota puedes hacer un viaje en el tiempo para conocer o recordar la evolución que el teléfono ha tenido en las últimas décadas en El Salvador.

Teléfonos públicos: Durante muchos años la administración de los teléfonos públicos y privados corría por cuenta de la Administración de Telecomunicaciones (Antel), una institución estatal que colocaba estos aparatos en las calles o era el encargado de ofrecer el servicio en casa. En los hogares la tarifa fija en 1994 era de 8 colones y en los públicos, los minutos costaban pocos centavos de colón. En esta nota se cuenta el debate que hubo por los “call-backs” que eran compañías telefónicas privadas para llamadas internacionales. También se discutía sobre el reajuste de la tarifa fija.

Teléfonos públicos en El Salvador. Foto EDH/ Archivo

A finales de los 90 los salvadoreños ya tenían varias opciones de telefonía pública. Empresas privadas competían con Antel en un mercado que se ampliaba rápidamente. Esta es una fotografía tomada en el Parque Morazán del centro de San Salvador que muestra la diversidad de opciones que había para los consumidores. Las monedas pasaron a ser una opción más y se introdujo el uso de las tarjetas con saldo que se deslizaban en la ranura del teléfono y consumía determinada cantidad de minutos.

Teléfonos móviles: Para cuando llegó el año 2000, El Salvador ya se había sumado a una ola mundial de teléfonos celulares de todos los modelos. Eso sí, los aparatos solo servían para hacer llamadas, enviar mensajes cortos y con suerte, jugar Snake. Las empresas como Fotolab Crisonino, que se especializaban en la venta de cámaras fotográficas comenzaron a comercializar los teléfonos celulares en alianza con compañías como Movistar. Para que el consumidor no dudara en comprar el teléfono, la tienda le regalaba una cámara fotográfica con 3 rollos de 36 fotos además de la tarjeta con el saldo para llamadas.

La empresa Telemóvil (ahora Tigo) hizo una fuerte campaña publicitaria para ofrecer lo más novedoso en teléfonos celulares. Su gancho era ofrecer “Internet” un término muy poco conocido por la mayoría de la población. Los teléfonos públicos así como las llamadas y mensajes cortos comenzaron a disminuir y los consumidores se comenzaron a familiarizar con palabras como el e-commerce.

Las empresas de telefonía hicieron un agresivo trabajo por importar al país los teléfonos móviles más novedosos y con características diferenciadoras que los prefirieran frente a la competencia. Aparecieron modelos de teléfonos como Nokia, Sony Ericsson, Motorola y otros que ya incluían un mejor teclado o pantalla, reproductor de música y otros accesorios. Los precios al consumidor comenzaron a abaratarse mientras que los teléfonos públicos comenzaron a quedar en el olvido.

Utilizamos cookies y otras tecnologias para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestro sitio web.

Política de privacidad